Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Rambla Nova se convierte en enoteca en la Fira del Vi

La 19a Fira del Vi a Tarragona ha sido todo un éxito, que por un ticket de 10 euros, han podido degustar hasta seis vinos
Whatsapp
Clientes degustando los difeentes vinos y productos en la Rambla Nova Foto: Lluís Milián

Clientes degustando los difeentes vinos y productos en la Rambla Nova Foto: Lluís Milián

Vino, cava, cocas, vermut y vino bajo el sol. Incluso embutidos, callos y arroces se podían degustar junto a más de un centenar de vinos de la DO Tarragona, de 23 bodegas del territorio. 

La 19a Fira del Vi permite que las bodegas, que suelen ser de pequeñas dimensiones, se exhiban y puedan llegar así al consumidor final. Los visitantes pueden comprar un ticket que, por 10 euros, permite probar seis vinos. Y es que para las bodegas, los consumidores son lo más importante: «cada cual es un prescriptor, y luchamos porque este público, después de la Fira, vaya a los restaurantes y tiendas y pida estos vinos», ha explicado la gerente de la DON Tarragona, Àngels Collado

En esta edición, marcada por la calorada, se han hecho más de 20.000 degustaciones. La novedad de la programación de este año ha sido el maridaje de los vinos con pruebasgastronómicas del aceite de la DOP Siurana.

Se han ofrecido más de 20.000 degustaciones en los tres días que ha durado la Fira

Según Collado, año tras año, la Feria del Vino atrae más visitantes –muchos de los cuales jóvenes-, cada vez más interesados en el vino y que es «la manera de plantarse en medio de la ciudad porque el territorio te conozca». «Es una edición donde las bodegas tienen muchas ganas de explicar cosas y el público tiene ganas de conocer el que se está haciendo», ha explicado. 

Es el que comparte también el presidente de la Cooperativa Agrícola de Bràfim, Antoni Campanera, que ha explicado que la feria representa poder dar a conocer los productos y animar que la gente «se acostumbre a beber algo más de vino, de los que son naturales y como alimento». Uno de los espacios que este año se ha renovado es la Sala de Catas, que ahora puede utilizar cada bodega para presentar sus vinos, en lugar de ser la misma DON Tarragona quién los exhibe.

Según el Mas Vicenç y sus integrantes, Montse, Vicenç y Jandro, el fin de semana ha sido un «no parar de promoción» y es que «el vino de Tarragona necesita ser promocionado y estamos encantados de estar en el centro de la ciudad haciéndolo». Además de vinos, en la Feria también se han podido encontrar vermuts.

Temas

Comentarios

Lea También