Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Remullada Petita se estrena con un baño de multitudes sobre el asfalto

La primera edición de la adaptación para niños de este acto tradicional se abre con la participación de cerca de 2.000 personas en la plaça del Rei, como antesala de la cita nocturna que cumple 20 años

Agnès Llorens 

Whatsapp
El Càntir no paró de arrojar agua sobre los más pequeños –y algunos padres–. FOTO: Alba Mariné

El Càntir no paró de arrojar agua sobre los más pequeños –y algunos padres–. FOTO: Alba Mariné

Doble sesión; mañana y noche. La Plaça del Rei vivió, ayer sábado, una jornada maratoniana de agua y música. La celebración de las dos décadas de la Revetlla Remullada se coronó con una novedad, la Remullada Petita que, durante la mañana, reunió a niños de hasta doce años junto a sus familias, en una cita que sigue la estela de muchas otras citas del calendario festivo tarraconense, que optan por ofrecer una versión adaptada a las necesidades del público infantil.

Las familias, por su parte, cumplieron con su parte del trato. «Acabamos de llegar y, en un momento cambiamos a la niña y vamos a entrar en el agua», comentaba una pareja de conocidos que asistieron a esta primera cita de la iniciativa y que, antes de empezar, inmortalizaban el momento con sus teléfonos móviles. Ellos no fueron los únicos en mojarse. Pocos minutos después de las doce del mediodía –la hora indicada para dar inicio al chapuzón infantil– el asfalto de la plaza se tiñó de los colores vivos de bañadoras y toallas preparadas. 

Muchas familias optaron por desprenderse de la vergüenza y empezaron la operación de prepararse para el remojón, mientras los más frioleros y los abuelos optaron por permanecer en los extremos de la plaza, pendientes de la propuesta musical y de los animadores que, durante todo el tiempo, se ocuparon de que no cesara la actividad. Durante más de una hora, el pavimento gris de la Plaça del Rei se tiñó de los colores alegres de los flotadores y personas disfrutando del agua. 

«Es un acto difícil de calcular, ya que hay una gran rotación y constantemente entran y salen personas, pero creemos que cerca de 2.000 personas se han reunido en esta primera edición de la Remullada Petita», explicaba, pocos minutos después de finalizar, el técnico municipal del Ayuntamiento de Tarragona, Xavi Gonzàlez. Apuntaba que las buenas cifras de esta cita infantil auguran que el próximo año se repetirá la iniciativa. «Aunque en un primer momento temíamos por el tiempo, las condiciones han sido perfectas y hemos comprobado que no sólo los niños sino toda la familia ha disfrutado de la iniciativa», apuntaba Gonzàlez. 

20 años de remojones

La cita de este 2018 ha sido especial. Por una parte, por la celebración de los 20 años de esta cita, que se confirma como una de las más veteranas de Sant Magí y, por otra, por la apertura de la celebración que une al Carro, la Síndria, el Càntir y la Petxina Pelegrina con la celebración ancestral de la llegada del agua. Por otra, porque se constata una vez más que los actos destinados al público infantil gozan de un gran nivel de aceptación. «Además de Tarragona, la tendencia imperante de adaptar citas festivas a los más pequeños se da en ciudades como Vilafranca del Penedès y Berga, lo que confirma que es una tendencia al alza», explica Gonzàlez, mientras explica que, de momento, hay agua para rato. 

Temas

Comentarios

Lea También