Tarragona Fiestas

La Santa Tecla sin tumultos ha movilizado cerca de 20.000 tarraconenses 

El escenario principal ha sido el Teatre Auditori del Camp de Mart, que se ha reivindicado como un espacio seguro para celebrar conciertos y otros espectáculos

CARLA POMEROL

Whatsapp
Stay Homas fue uno de los grupos de éxito que actuó en el Teatre Auditori del Camp de Mart. FOTO: ALBA MARINÉ

Stay Homas fue uno de los grupos de éxito que actuó en el Teatre Auditori del Camp de Mart. FOTO: ALBA MARINÉ

Las Festes de Santa Tecla han conseguido movilizar a casi 20.000 tarraconenses entre los 200 actos programados durante los últimos doce días. Son muchas las opiniones que ha generado la organización de esta Santa Tecla tan atípica, marcada por la pandemia y alejada de las aglomeraciones. Ayer, era el turno del Ayuntamiento. «Han sido unas fiestas memorables, que siempre recordaremos, y a la vez, seguras. Lo hemos conseguido gracias a la complicidad, tanto de las entidades como de la ciudadanía en general», valoraba ayer el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, quien aprovechó para agradecer la tarea de todos los actores implicados en las Festes de Santa Tecla.

El alcalde quiso destacar la recuperación del Teatre Auditori del Camp de Mart, equipamiento que acogió la mayoría de actos importantes de las fiestas. «Hemos sabido recuperar un espacio maravilloso, al aire libre y con un aforo amplio y seguro», decía Ricomà. Els Manel, Stay Homas, Miguel Póveda o Izal fueron algunos de los artistas que subieron al escenario, junto con el exitoso concierto de la Banda Unió Musical y la Xaranga Tocabemolls o la oferta musical de las Barraques. El Teatre Auditori del Camp de Mart también acogió programación infantil, como el concierto de El Pot Petit o el de Reggae per a Xics, organizado por la Colla Jove.

Ricomà destacó también la Anella Tapa, una iniciativa de las comparsas de Carnaval, que sustituía a la mítica Teclatapa, tradicionalmente celebrada en la Plaça Verdaguer. La actividad, que en esta ocasión tuvo lugar en el Anillo Mediterráneo, se alargó durante el primer fin de semana de fiestas y contó con una importante afluencia. El alcalde felicitó a los organizadores de la iniciativa. «Parecía la típica fiesta mayor, todo un éxito», decía.

La música tradicional también llegó a los barrios con el Traditrenet, y la celebración de La Crida en el Passeig Arqueològic fue un gran acierto. Ricomà quiso destacar el lanzamiento de 1.200 voladors desde distintos puntos de la ciudad, justo en el momento en el que, en circunstancias normales, el Braç de Santa Tecla entraría a la Catedral –el día 23 de septiembre, a las nueve de la noche–. La sorpresa llegó la mañana del mismo día, durante el Oficio, cuando L’Àliga y el Lleó ofrecieron un majestuoso baile en el templo metropolitano.

A parte del Teatre Auditori del Camp de Mart, las fiestas también se llevaron a cabo en otros escenarios, como es el caso de los jardines de la Casa Canals o El Seminari, espacio que acogió la representación de La Moixiganga. Por otro lado, el Parc Saavedra volvió acoger, como desde hace años, la Terrasseta, «una programación cultural en estado puro», según el alcalde.

Ricomà también señaló cómo la iniciativa de la Festa per a tothom se ha reinventado y adaptado a las condiciones de la Covid-19. En circunstancias normales, los usuarios de algunos centros especiales disfrutaban a primera línea de las fiestas. Este año, la fiesta ha ido a las residencias.

Los castells no podían faltar en la fiesta mayor de la ciudad. Lo cierto es que collas y Ayuntamiento han sorprendido a la ciudadanía, buscando el simbolismo de los actos. Según el alcalde, se trata de «propuestas sencillas, cargadas de emoción», como los totems ubicados en la Plaça de la Font el día 23 con los castells más importantes de la historia, o el despliegue de cuatro pancartas de los pilars caminant en el balcón del Ayuntamiento y el recorrido marcado por adhesivos de los cuatro colores. Los castells también estuvieron presentes con la presentación de un documental sobre el Concurs.

Los números de las fiestas

El objetivo era vivir las fiestas desde casa. Justo por esto, Ayuntamiento y balls parlats se conjuraron para hacer llegar los parlamentos a las casas. Durante los días previos se grabaron los versots de algunos balls que, días más tarde, fueron colgados en el canal de Youtube municipal. Los vídeos han llegado a las 11.000 visualizaciones. Además, la difusión de contenidos digitales festivos han tenido un importante eco en las redes sociales de Santa Tecla. Tanto los ocho capítulos de Històries de la Festa, los de La Lia et guia per Santa Tecla y el juego en línea Salvem el Seguici, han sido bien recibidos por los tarraconenses.

Las fiestas, alejadas de los tumultos, han conseguido movilizar 19.530 personas. Solo el Teatre Auditori del Camp de Mart reunió 10.000, y la Casa de la Festa, 4.500.

Finalmente, el alcalde Ricomà quiso destacar el número de profesionales del ámbito cultural que han trabajado durante esta Santa Tecla. En total se trata de unas 250 personas, entre empresas de vigilancia y seguridad, músicos, actores, técnicos municipales, programadores y promotores. «De esta manera, hemos ayudado a reactivar el sector», apuntó Ricomà, quien acabó el balance asegurando que «ésta ha sido una Tecla que ha hecho repensar muchos actos». El alcalde confía en que el año que viene, la pandemia ya no condicione las fiestas y se pueda celebrar por todo lo alto los 700 años de la llegada del Braç a la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También