Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La URV entra en el Año del Gallo

La Universitat Rovira i Virgili da la bienvenida al Año Nuevo Chino con decenas de actividades. Además de festejar el 2017, el objetivo es crear relaciones entre nativos y recién llegados tradiciones

Carlos Domènech Goñi

Whatsapp
Una estudiante china toca el Gu Zheng bajo la atenta mirada de algunos espectadores. FOTO: PERE FERRÉ FOTO: PERE FERRÉ

Una estudiante china toca el Gu Zheng bajo la atenta mirada de algunos espectadores. FOTO: PERE FERRÉ FOTO: PERE FERRÉ

Las cuerdas del Gu Zheng impregnan de serenidad el Campus Catalunya. Son pocas las veces que los tarraconenses pueden apreciar en directo cómo se toca este instrumento tradicional chino. Por ello, una decena de personas contempla la escena con atención. Sus 21 cuerdas se dejan acariciar, pellizcar y golpear por una de los más de 100 estudiantes chinos que estudian Lenguas Hispánicas en la Universitat Rovira i Virgili. Al fondo, partidos de bádminton y ping-pong rompen la tranquilidad del íntimo concierto. Los estudiantes chinos sonríen. Los nativos, también.

Esto sucedió ayer por la mañana en uno de los muchos actos que la Associació d’Estudiants i Investigadors Xinesos ha programado para celebrar la llegada del Año Nuevo Chino. El año del Gallo ha sido recibido con ilusión por la comunidad china que cursa en la URV. Sin embargo, no sólo ellos lo celebran. Tanto ayer como hoy, los estudiantes nativos serán partícipes de una fiesta que «debe servir para crear relaciones entre los alumnos chinos y los catalanes». Así lo manifiesta Zhu Rongrong, encargada de la asociación y una de las primeras estudiantes chinas en llegar a Tarragona.

Cristina, que es como llaman a Zhu desde que llegó, piensa que las relaciones entre los alumnos mejoran año a año. «Los estudiantes que han llegado este curso son muy activos», asegura. La estampa del Campus evidencia sus palabras. En una mesa, catalanes y chinos juegan una partida «a algo parecido al dominó». El que así lo define es Oliver Mellado. «Es muy gratificante acercarte a ellos y que se abran a contarte los secretos de su cultura», asegura Oliver, que añade: «Momentos como este, en los que aprendes cosas de otras culturas, producen felicidad».


‘Nunca imaginé una vida así’
Wenquian Lee y Yang Ruikang cuentan orgullosos que ya llevan dos años en Tarragona. Llegaron para estudiar Lenguas Hispánicas, como la mayoría de sus compañeros de procedencia. Sus nombres, traducidos al español, son Alicia y Rafa.

«Lo que más me ha impactado es la fiesta», se sincera Rafa. «Pues para mí lo mejor es la gastronomía. Los postres, concretamente. La crema catalana es... Es increíble», asegura Alicia. Sin embargo, ambos coinciden en que «la vida de aquí es mucho más tranquila que la vida en China». De hecho, la diferencia les ha sorprendido tanto que Rafa se puso nervioso cuando regresó a China durante el verano. «Yo nunca me había imaginado una vida como esta», asegura.

Tanto uno como otro han hecho amistad con alumnos nativos. Y actos como los que se celebran desde ayer en la universidad tienen que servir para conocer a más gente. «Nos gustaría que se hicieran más cosas así», expresa Alicia. Ella es partidaria de aquel refrán que dice ‘cuantos más seamos, más reiremos’. «Ojalá vengan alumnos de todas las nacionalidades. De este modo, más nos divertiremos. Hemos venido para conocer a gente», sentenciaba.

Enamorados de Tarragona y sus gentes, ni Alicia ni Rafa tienen claro cuándo van a regresar a China. «En teoría volvemos cuando termine este curso, aunque lo podemos alargar otro curso más... Todavía no hemos decidido qué haremos. Aquí se está muy bien», dice el estudiante.Si ellos no regresan, decenas de estudiantes procedentes de China les acompañarán durante el curso 2017-18. La comunidad China lleva creciendo más de diez años en la URV, algo que se debe, según Cristina, a la tranquilidad de Tarragona. «No es muy grande, tiene costa y es muy calmada», expresa la ahora profesora de la universidad.

Si quieren conocer un poco más de esta cultura, acérquense al Campus Catalunya. El año del Gallo ya está aquí.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También