Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La URV introduce la inserción laboral para todos los estudiantes de grado

La universidad tarraconense arranca oficialmente un nuevo curso en el que se ha incrementado en un 1,4% la cifra de nuevos matriculados. El total de estudiantes casi llega a los 13.000

NÚRIA RIU

Whatsapp
La Universitat Rovira i Virgili ha registrado más matrículas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La Universitat Rovira i Virgili ha registrado más matrículas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Fomentar la ocupabilidad de los estudiantes es uno de los principales retos del sistema universitario. Y, en este sentido, la URV ha introducido una nueva asignatura que quiere fomentar el proceso para encontrar un puesto de trabajo, en la etapa final de la carrera. Se trata de un módulo de inserción laboral, que a partir de este nuevo curso deberán hacer de forma obligatoria todos los alumnos de grado, así como en cinco másters y dos programas de doctorado.

María José Figueras, rectora de la Universitat Rovira i Virgili (URV), concretó que el plan quiere servir para que los graduados «sean capaces de mostrar sus competencias y entrenarse de cara a una entrevista de trabajo, saber cómo preparar un currículum o demostrar la capacidad de trabajo en grupo». Paralelamente, también se ha implantado una asignatura optativa para los futuros ingenieros cuyo objetivo es fomentar el emprendimiento. Se trata de iniciativa que se ha estrenado este curso académico de forma pionera en el Campus Sescelades y que quiere hacerse extensiva a otras facultades de cara a un futuro.

La rectora explicaba las novedades del nuevo curso académico antes de celebrarse el acto institucional de inauguración, en el Campus Catalunya. La universidad tarraconense afronta este año con un total de 11.464 alumnos matriculados en los estudios de grado, lo que representa un 0,9% más.

Los estudiantes que acceden por primera vez a la universidad son 3.136, un 1,4% más respecto al curso anterior. Asimismo, también han crecido los alumnos de master (+3,5%), alcanzando la cifra de 1.523 personas, aunque en este caso las matrículas aún no están cerradas.

La rectora se mostró «muy satisfecha» por este crecimiento generalizado. «Entendemos que algunas de las acciones que han llevado a cabo han tenido una repercusión y también en cuanto al abandono escolar». Un ámbito en el que quiere seguirse trabajando, con más jornadas de puertas abiertas, de cara al proceso de preinscripciones del año que viene.

Los estudios del ámbito biomético –como Medicina, Enfermería, Bioquímica y Biotecnología– son los que tienen más demanda. Hay que sumarle también el máster de Educación.

El curso 2019-2020 presenta novedades también en lo que respecta al plan para mejorar el conocimiento de la lengua inglesa. Tras la polémica que algunos estudiantes no podían obtener su título porque no tenían el B1, ahora al entrar a la universidad deberán hacer una prueba de nivel, que repetirán cuando finalicen los estudios.

El arranque del nuevo curso ha venido marcado por la reivindicación de los rectores en la mejora de la financiación y el compromiso de esta institución en cuanto a la emergencia climática. La Rovira i Virgili fue de las primeras universidades en Catalunya que firmó una declaración en este sentido. Un compromiso que estos días se ha visto con la jornada de cuatro días, en la que se ha hablado y debatido sobre esta cuestión. Una de las ponentes invitadas ha sido Clare Goodess, investigadora de la universidad de East Anglia (Reino Unido), que ayer pronunció la conferencia inaugural.

Goodess fue una de las primeras personas en alertar en los años ochenta sobre la incidencia de la actividad humana en el calentamiento global. Ayer, insistía en que «nos queda poco tiempo, pero aún estamos a tiempo de actuar», por lo que abogaba para hacer una firme apuesta para la reducción de las emisiones de carbono.

Temas

Comentarios

Lea También