Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Urbanismo

La URV proyecta una nueva residencia y un pabellón

La universidad está a la espera de la entrega por parte del Ayuntamiento de unos terrenos de 7.000 metros cuadrados cerca de la Av. Andorra 

Norian Muñoz

Whatsapp
Plano del Plan Parcial 1 y del terreno que se entregará a la URV.

Plano del Plan Parcial 1 y del terreno que se entregará a la URV.

La Universitat Rovira i Virgili se plantea la construcción de una nueva residencia, un polideportivo y una sala de actos de gran formato. Dichos equipamientos se ubicarían en un terreno de unos 7.000 m2 ubicados entre la Avinguda d’Andorra y la A-7. Dichos terrenos se encuentran dentro del Plan Parcial 1 (PP1) del POUM, y provienen de permutas por otros solares entre la universidad y el Ayuntamiento de Tarragona.

El PP1 se había quedado paralizado durante la crisis de la construcción y ahora finalmente ya cuenta con el proyecto de urbanización aprobado y ejecutivo, tal como confirmaba hace unas semanas el concejal de urbanismo, Josep Maria Milà.

El Delegat del rector d’Organització i Recursos de la URV, Xavier Farriol, explica que para la universidad será una buena noticia poder contar con estos terrenos ubicados en una zona privilegiada entre el Campus Catalunya y el Campus Sescelades.
Aunque advierte que el proyecto todavía se encuentra en un punto embrionario, la universidad sí que tiene identificadas cuáles son las grandes necesidades a las que se podría dar respuesta en dicho terreno. 

Además de la residencia, que vendría a completar la oferta de plazas actual, permitiría construir un gran auditorio para descongestionar el del Campus Catalunya. Se piensa también en un polideportivo cubierto para poder acoger lo que actualmente no tiene cabida en Sescelades. Igualmente se plantea crear un área de servicios de informática y telecomunicaciones para dar servicio a ambos campus. 

De momento no existe un calendario, puesto que el primer paso será disponer de los terrenos. Además, explica Farriol, habrá que buscar ‘partners’ para conseguir la financiación de la obra que, apunta, sería imposible con fondos propios de la universidad.

La movilidad pendiente

La ejecución del PP1 trae otra noticia positiva para la universidad y es que mejorará la comunicación caminando entre el centro de la ciudad y Sescelades. Este desarrollo obligará a urbanizar y construir aceras ahora inexistentes. Las obras comenzarán en unos seis meses.  

Temas

Comentarios

Lea También