Más de Tarragona

La URV recupera la normalidad en sus aulas

Las universidades catalanas se transforman e incorporan definitivamente tres modelos diferentes de docencia universitaria, después de casi 19 meses desde el inicio de la pandemia de la Covid-19

EFE

Whatsapp
Estudiantes, con separación y mascarilla, durante una clase presencial de este curso en la Universitat Rovira i Virgili. FOTO: ACN

Estudiantes, con separación y mascarilla, durante una clase presencial de este curso en la Universitat Rovira i Virgili. FOTO: ACN

El Govern y el sistema universitario catalán, formado por todas las universidades incluída la URV, han acordado este jueves, en una reunión de la Junta del Consell Interuniversitari de Catalunya (CIC), fijar un marco común para estos tres modelos de docencia con la aprobación de un documento que los regula, según ha informado hoy el Departament de Recerca i Universitats en un comunicado.

De esta forma, el sistema universitario catalán se transforma e incorpora definitivamente tres modelos diferentes de docencia universitaria, después de casi 19 meses desde el inicio de la pandemia de la Covid-19.

Así, por ejemplo, en el caso de un curso habitual de 60 créditos matriculados, la modalidad presencial establece un mínimo de 400 horas de actividad académica.

En la modalidad semipresencial o híbrida se establece un tramo de entre 60 y 400 horas y en la virtual, hasta un total de 60 horas presenciales de docencia, en este ejemplo.

En el acuerdo conseguido hoy se contempla que, en la modalidad de enseñanza presencial, esta es igual o superior a 2/3 de las horas de docencia.

En las titulaciones con modalidad semipresencial se requiere de una presencialidad física de los alumnos en el centro o en el espacio en el cual se desarrolle la docencia de entre 1/10 y 2/3 de las horas.

En las de modalidad virtual no se requiere la presencia del alumno, aunque en casos excepcionales estas titulaciones pueden llevar a cabo actividades presenciales hasta un 1/10 de las horas de docencia previstas, además de contemplar prácticas externas o bien sistemas de evaluación (exámenes) que requieren presencialidad.

Cada estudiante, independientemente de la modalidad de estudios que haya escogido, tendrá que hacer un trabajo autónomo ya contemplado en los créditos matriculados que no requiere presencialidad a las aulas, aunque puede decidir hacerlo en las dependencias del campus universitario.

Además de establecer las horas de docencia, el documento acordado hoy resalta la importancia de diseñar e incorporar a las titulaciones las metodologías docentes más adecuadas con criterios de innovación que permitan conseguir los resultados del aprendizaje según los estándares definidos, ha informado Universidades.

Temas

Comentarios

Lea También