Más de Tarragona

«La URV recuperará la presencialidad el próximo curso»

Entrevista a la rectora de la URV, María José Figueras 

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
María José Figueras en el rectorado de la universidad: «Somos una universidad presencial».   FOTO: FABIÁN ACIDRESFIGUERAS EN UN MOMENTO DE LA ENTREVISTA.  FOTO: FABIÁN ACIDRES

María José Figueras en el rectorado de la universidad: «Somos una universidad presencial». FOTO: FABIÁN ACIDRESFIGUERAS EN UN MOMENTO DE LA ENTREVISTA. FOTO: FABIÁN ACIDRES

María José Figueras (Tarragona, 1953) es bióloga y catedrática de microbiología. Desde 2018 es rectora de la URV y acaba de anunciar que se presentará a la reelección el año que viene. La última vez que la entrevistamos fue por videollamada, esta vez podemos hacerlo presencialmente en el rectorado.

¿Qué previsiones hay para el curso que viene? ¿Volverán las clases presenciales?

Justo el viernes recibimos una propuesta de Sanidad, que entiendo que está pendiente de que la apruebe el Procicat, para un nuevo plan sectorial para las universidades. En este plan se establece una vuelta a la máxima normalidad en función de lo que permita la pandemia. Se va a permitir un 70% de presencialidad que podría ir aumentando si la situación sanitaria mejorara... Para nosotros es un gran alivio volver a las clases normales, estamos contentos. Ya lo informamos a decanos y directores para que lo tengan en cuenta en la organización.

¿Qué pasará con el otro 30%?

En circunstancias normales ese 30% podría corresponder al alumnado que, por distintos motivos, iba menos a clases. El curso que viene, por ejemplo, se podría ver a qué alumnos, por su propia conveniencia, les interesa más seguir las clases a distancia... Pero todos esperamos que este 70% se convierta en un 100%. Somos una universidad presencial y nuestros valores están en el contacto con el alumnado, en que puedan venir todos a hacer las prácticas... Eso sí, seguirá siendo necesario el uso de la mascarilla, el lavado de manos, la ventilación...

¿Qué salió bien y qué salió mal con las clases on line?

Hemos ganado en conocimiento. El último semestre del curso anterior lo pudimos acabar correctamente y con lo que aprendimos este año ha sido de mejora. Hemos dado un salto tecnológico de unos diez años en una año y medio. Ahora tenemos másteres completamente on-line que nos permitirán atraer otro tipo de alumnos.

¿Y lo que no fue tan bien?

Con lo que lo pasamos peor es con el hecho de que somos personas, que nos gusta relacionarnos. Muchas personas lo han pasado mal. Hemos detectado alumnos con depresión y profesores muy deprimidos también. La pandemia les ha marcado y hemos tenido que hacer cursos de acompañamiento. Han tenido por una parte pérdidas de seres queridos pero también pérdida de libertad, de ilusión, de contacto... Con todo creo que hemos ganado en experiencia y en resiliencia. El gran objetivo era que ningún estudiante abandonara la universidad por culpa de la Covid y lo hemos conseguido. Hemos estado acompañando; hemos dado becas cuando se trataba de causas sobrevenidas y a las que no daban respuesta otras becas; hemos pospuesto los pagos de matrículas; hemos sido más empáticos y hemos intentado llevarlo lo mejor posible.

¿Cuánto tuvo que invertir la universidad para adaptarse?

Estábamos alrededor de 2,5 a 3 millones de euros, pero la Generalitat nos ha ido compensando. Una cosa es la inversión que hemos tenido que hacer en la adaptación de las instalaciones, cámaras, rotulación, limpieza y desinfección... Y luego hay cosas que todavía no están contabilizadas como indemnizaciones a terceros como los bares que todavía estamos en proceso de negociación.

¿Le preocupa que haya más familias que no pueden mandar a sus hijos a la universidad con la crisis que deja la pandemia?

A la par que ha pasado esto (la Covid-19) ha habido cambios que se exigían hace años y que por fin han llegado. El número de becas que se entregan ha aumentado; ha habido una reducción de un 30% en el precio de los grados aunque nos gustaría que tuvieran el mismo precio que en otras comunidades autónomas. Además hubo una rebaja en los másteres profesionalizadores y este año habrá una de los otros másteres. Además se han añadido nuevos supuestos para que más estudiantes puedan acceder a las becas, por eso creemos que estas medidas pueden ayudar a equilibrar.

Estos días se saben las notas de las PAU y muchos alumnos tienen que decidir qué estudiar ¿Cree que lo hacen con suficiente información?

Siempre ha habido las jornadas de puertas abiertas, pero ahora todo esto lo hemos hecho de forma virtual y hemos visto que ha aumentado la participación de una forma muy elevada; la virtualización ha hecho que mucha más gente pudiera acceder a la información. También hay mucha más información on-line y tenemos vídeos de los propios estudiantes explicando lo que hacen. Pero hemos de seguir trabajando.

Solo 3 de cada 10 profesores de la URV son fijos, es decir eran funcionarios o tenían contrato. ¿Se ha abusado de la figura del profesor asociado?

Este es un problema que viene de muy lejos, cuando en el período de crisis se establece que cuando se jubile una persona no siempre se va a reponer. No podemos tener más contratos de los que tenemos, esto nos lo vigila Madrid. Hubo un momento en que las clases continuaban y las personas se nos jubilaban. En este punto fue donde tuvimos que recurrir a los asociados. Gracias a los asociados las universidades nos hemos podido mantener abiertas... Se nos critica esto pero no está en mi mano, el que nos autoriza a tener personas fijas son los gobiernos catalán y español. Desde la CRUE reclamamos que se nos quite la tasa de reposición y que se nos dote de dinero en el capítulo de personal, porque desde el 2010 hasta el 2019 las universidades catalanas hemos perdido del orden 240 millones de euros... Aunque hay campos como la medicina y la enfermería que siempre vamos a necesitar muchos asociados porque son los que acompañan a nuestros alumnos en su formación en los hospitales.

Esto complica mantener el talento.

Sí, hay mucha gente que tenía su relevo generacional que lo ha ido formando, pero como las expectativas para que saliera una plaza para estas personas que estaban calificadas iban pasando los años y no llegaban, se han acabado iendo a la otros sitios... Nos preocupa la captación, la retención del talento y el relevo geneacional. Hoy en nuestra universidad llegas a tener una plaza fija cuando tienes cincuenta y tantos años y esto es muy desesperante. Esperamos que progresivamente lo podamos ir corrigiendo, pero para poderlo corregir necesitamos que se nos dote de mas recursos.

El Gobierno está proponiendo una nueva ley de Formación Profesional que implica cierta intercomunicación con los estudios universitarios ¿Cómo lo ve?

Creo que es positivo. La universidad pretende ser un organismo capaz de ayudar en el aprendizaje a lo largo de la vida. En esta misión la interacción con el mundo más profesionalizador de la FP es importante... La universidad ha de ayudar los alumnos de FP de grado superior para que sientan que la profesionalización de su labor la pueden complementar en la universidad. Vamos a encajar perfectamente, desde la universidad estamos hablando ahora de la formación dual; estamos pensando en titulaciones que el primer curso sea en la universidad y el segundo íntegramente en la empresa... Estaremos contentos de ayudar y de aprender.

¿En qué áreas del conocimiento que no vemos ahora se van a estar formando los alumnos en las próximas décadas?¿Se hace una prospección?

La ACUP hace estudios continuos y sesiones en que nos sentamos con el mundo empresarial. Está en auge la digitalizacion, las energías renovables, la inteligencia artificial y el big data... También estamos alertas a las competencias que pide el mercado. Se ha puesto en evidencia que hará falta la capacidad de trabajar en grupo, la empatía, la iniciativa, la resiliencia, el liderazgo... Por eso estamos generando pastillas de formación de emprendimeinto, ocupabilidad, perspectiva de género... La modificación de un plan de estudios es una cosa muy lenta, y se necesitan dos años para sacar un grado, somos muy normativistas, siempre me quejo por ello.

Hablando de futuro, la universidad se ha puesto al frente del proyecto del hidrógeno verde.

Como universidad, en un territorio donde hay una gran generación de CO2 a la atmósfera y en el que tenemos un polígono industrial que depende mucho del hidrógeno gris, nos parecía esencial ayudar a cohesionar a todo el mundo para que estos fondos Next Generation que pueden venir lo hagan a nuestro territorio y no a Barcelona. Agradecemos el apoyo del Govern. Tenemos del orden de 75 proyectos y tensemos socios empresariales.... Necesitábamos poner hilo a la aguja; nuestro liderazgo es de acompañamiento en el que todos pueden sumar. Sino podrían haber sido proyectos en que todos iban a la suya. Falta mucha investigación todavía.

En mayo del año que viene acaba un mandato que, asegura Maria José Figueras (primera mujer rectora de la URV), se ha quedado corto para lograr los objetivos debido, en parte, a la pandemia.

¿Qué hará cuando termine su mandato?

Mi intención es, si la comunidad universitaria me apoya, continuar como rectora con todo mi equipo. Tenemos una hoja de ruta muy ambiciosa. La pandemia nos ha permitido ejecutar unas cosas y otras no, y algunas ha costado que nuestro colectivo las entendiera porque no hemos podido defenderlas presencialmente.

¿Por ejemplo?

Como gobierno queríamos movernos por cada campus y después hacer una rueda de prensa y un café donde el que quisiera pudiera venir... Me queda como reto explicar cuáles son los proyectos: por qué tenemos que contar con una plantilla que nos permita hacer el relevo generacional, los objetivos del desarrollo sostenible, los logros en materia de igualdad... En el capitulo de personal administrativo hemos disminuido la bolsa de interinos.

Y el reto de la facultad de Psicología y pedagogía

Ahora esta en proceso de adjudicación una reforma con un dinero que teníamos, pero la contratación es muy lenta para una reforma mínima... Estamos pendientes de los fondos Next Generation para poder hacer la facultad, y la de medicina; y mejorar los servicios en los campus... Quedan muchos retos por delante. Hemos conseguido entrar una red de universidades europeas y necesitamos mantenernos y está el hidrogeno verde y el 5G...

Temas

Comentarios

Lea También