Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Universidad de Navarra desmiente que nunca se haya querido instalar en la Tabacalera

El alcalde había asegurado que una de las propuestas recibidas en los últimos años fue la posibilidad de que en la Tabacalera se instalase una facultad de Medicina privada

Whatsapp
La Tabacalera de Tarragona

La Tabacalera de Tarragona

La Universidad de Navarra hizo público ayer un comunicado en el que desmentía la afirmación del alcalde Ballesteros, durante el turno de preguntas posterior a su conferencia, respecto al supuesto interés mostrado hace cinco años para instalar en la Tabacalera una Facultad de Medicina: «La Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra desea aclarar que no ha existido plan o gestión alguna para comprar instalaciones ni para tener presencia directa ni indirecta en Tarragona en ningún momento», aseguraba el comunicado. El alcalde había asegurado que una de las propuestas recibidas en los últimos años fue la posibilidad de que en la Tabacalera se instalase una facultad de Medicina privada, aunque según fuentes conocedoras del caso en realidad la propuesta habría venido de un intermediario.

 

La oposición niega contactos con el alcalde para una alianza

Por otra parte, Los cinco partidos que están en la oposición del Ayuntamiento de Tarragona conocieron durante la conferencia del alcalde las intenciones de Josep Fèlix Ballesteros (PSC) para formalizar una gran alianza entre gobierno y oposición «para tirar hacia adelante los temas estratégicos de ciudad» y lograr que Tarragona «hable con una sola voz».

El portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, se mostró muy crítico con la propuesta. «La gran alianza la hizo con PP y Unió. Apelar a la oposicion sin asumir culpas siendo el alcalde, y con un pacto que le da mayoría en el pleno es una ausencia total de autocrítica y un flaco favor a Tarragona», asegura el líder de la formación naranja.

Por su parte, Pau Ricomà (ERC) recuerda que «justo antes de que el PSC firmara el pacto con el PP y Unió ofrecimos a los socialistas un acuerdo de gobernabilidad en el que nosotros no entrábamos al ejecutivo». En este sentido, el edil independentista considera que la propuesta «es una salida porque Ballesteros ve que el acuerdo de Casa Canals no funciona».

Albert Abelló (PDECAT) afirma que «no me he reunido con el alcalde para analizar una posible alianza», y reconoce que «no me sorprende su anuncio, ya que hace un año también dijo que negociamos entrar en el gobierno, cuando no era cierto». Pese a ello, los soberanistas indican que «por responsabilidad, ya hemos apoyado los Juegos o el proyecto de la Budellera».

Laia Estrada (CUP) ve «difícil» el acuerdo, sobre todo por el hecho de que la postura de cupaires y gobierno es diamentralmente diferente «en temas como la salud pública o las remunicipalizaciones de servicios públicos».

En la misma línea se expresa Arga Sentís (ICV), quien considera que la oferta de Ballesteros «no es cierta» y lo achaca «a la necesidad de justificar el pacto antinatura que firmó».

 

‘OK’ de las químicas

Por lo que se refiere a los representantes de la sociedad civil que el pasado miércoles estuvieron presentes en la conferencia, el presidente de la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT), Josep Francesc Font, destacó que «la industria química apoya a todos los liderazgos que busquen fer pinya en favor del territorio, sea del color político que sea».

Por su parte, el presidente del ADT, Robert Hernández, valora «positivamente» la «arriesgada apuesta por un gran pacto». Asimismo, el presidente del club de baloncescto destaca que «se valoró el trabajo de las entidades de la ciudad».

La presidenta de la Federació de Veïns de Llevant, Gemma Fusté, lamenta que «Ballesteros no tocó ningún tema fuerte para la ciudad», mientras que el presidente de la Agrupació de Càmpings de Tarragona Ciutat, Agustí Peyra, cree que «la apuesta por los cruceros debería ir de la mano de un empuje al sector hotelero y del cámping para mejorar la calidad y poder retener a los turistas».

Finalmente, el presidente del Col·legi d’Arquitectes, Joan Tous, indica que «el alcalde habla de espacio público sólo en términos de civismo y seguridad, pero también se deberían tomar medidas que mejoren la calidad urbana y arquitectónica».

El también arquitecto Enric Casanovas comparte con Ballesteros «la necesidad de ir todos a una» para tirar hacia adelante proyectos como el Museu Arqueològic o el Banco de España para pasar a ser una ciudad de Primera del siglo XXI».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También