La Via Augusta y su entorno es la zona más cara para alquilar en Tarragona

Por el contrario, Campclar y Sant Salvador son casi los únicos barrios donde se puede encontrar un piso por poco más de 300 euros. Los precios no paran de subir

Carla Pomerol

Whatsapp
El precio medio del alquiler en la Via Augusta es de 7,89 euros al metro cuadrado, según el Índex de Referència de Preus de Lloguer de l’Agència de l’Habitatge de Catalunya. El precio es muy parecido en las calles de alrededor. FOTO: Fabián Acidres

El precio medio del alquiler en la Via Augusta es de 7,89 euros al metro cuadrado, según el Índex de Referència de Preus de Lloguer de l’Agència de l’Habitatge de Catalunya. El precio es muy parecido en las calles de alrededor. FOTO: Fabián Acidres

Es prácticamente imposible encontrar un piso de alquiler –digno– por menos de 400 euros en Tarragona. Las inmobiliarias consultadas por el Diari aseguran que se ha detectado un aumento del alquiler desde hace aproximadamente unos ocho meses. Son muchos los factores que influyen directamente en el precio. Entre ellos, el barrio donde está ubicado el inmueble. Hay más, como por ejemplo su estado, si incluye aparcamiento o no, y si cuenta con ascensor. Por esta razón, tanto expertos como inmobiliarias se niegan a cifrar el precio medio del alquiler en la ciudad. 

El Diari sí se atreve, y lo hace utilizando los datos del Índex de Referència de Preus de Lloguer, una herramienta de l’Agència de l’Habitatge de Catalunya, que muestra los precios a través de contratos reales de alquiler, en lugar de contemplar el precio de oferta, tal y como hacen algunos portales inmobiliarios. La Càtedra de l’Habitatge de la URV, con el catedrático Sergio Nasarre al frente, lideró el proyecto que se puso en marcha hace un par de años. 

La herramienta permite obtener el precio de alquiler del metro cuadrado en Tarragona, rellenando un sencillo formulario. Para comparar los precios por barrios o zonas, el Diari ha escogido las calles más representativas de la ciudad. Las muestras recogidas hacen referencia a un piso de 90 metros cuadrados –según los expertos es el tamaño más estándard–, en buen estado, ubicados en una primera o segunda planta, que se construyeron entre el 1979 y el 2007, con ascensor, moblado y sin aparcamiento. 

El resultado fue que los barrios de Campclar y de Sant Salvador son los que cuentan con el precio del alquiler más bajo. Por el contrario, la Via Augusta y las calles adyacentes, como Robert d’Aguiló, los Músics o la Vall de l’Arrabassada, son las más caras para vivir de alquiler en Tarragona. Según el registro de la Cambra de la Propietat Urbana, el precio medio del alquiler en la ciudad es de 587 euros. 

Tanto en Campclar como en el resto de barrios de Ponent, se pueden encontrar alquileres de entre 300 y 350 euros. Según el secretario de la Cambra de la Propietat Urbana de Tarragona, Manuel Sosa, «Ponent se ha convertido en el destino de gran parte de población inmigrante», y añade que «hay propietarios que prefieren cobrar poco, pero tener el piso lleno para evitar la ocupación ilegal». Cabe destacar la promoción construida recientemente en la Rambla de Ponent. «Son pisos muy dignos que, si en vez de estar en Campclar estuvieran en la Via Augusta, serían muy bien valorados», reconoce Sosa. 

Al otro extremo del ranking se encuentra la zona de Llevant, la Via Augusta y sus calles adyacentes. No se han tenido en cuenta las urbanizaciones, como La Mora, ya que la mayoría de viviendas son chalets de propiedad. En la calle Ernest LLuch –paralela a la Via Augusta–, o en la Vall de l’Arrabassada se está llegando a pagar 1.200 euros de alquiler por pisos de 100 metros cuadrados.

La zona de Joan XXIII también está en la parte superior de la lista. Se trata de pisos nuevos, modernos y en buen estado. Además, hay variedad en el número de habitaciones. «Hay cierta facilidad en alquilar pisos de dos habitaciones. Y en la zona de Joan XXIII hay bastantes. Se pueden encontrar por 800 euros al mes. Es la residencia escogida por trabajadores de El Corte Inglés y del Hospital Joan XXIII», explica Sosa. 

Pasa una cosa parecida en las Torres Roma, ubicadas en la avenida Roma y alrededores. «Es la entrada a la ciudad y en las plantas superiores hay muy buenas vistas. Son pisos modernos con un centro comercial muy próximo», asegura Sosa, quien añade que «muchos de los que viven en esos pisos son hijos de vecinos de los barrios de Ponent». 

Otro punto interesante para analizar es la Rambla Nova. Aunque se trata de la avenida más significativa de la ciudad, no es la zona más cara para vivir. Los motivos principales son la dificultad a la hora de aparcar y que la mayoría de los pisos son antiguos. No obstante, el precio se dispara en aquellos inmuebles donde hay conserje y dos ascensores. «Al propietario le cuesta dinero mantenerlo y, de una manera u otra, debe repercutir en el precio del alquiler», asegura Sosa.

El fenómeno de la gentrificación
Hasta hace unos meses se podía encontrar algún piso por menos de 300 euros en la Part Alta. Ahora ya no. Los expertos coinciden en opinar que el fenómeno conocido como gentrificación ha influido en el incremento del precio. «Hablamos de barrios humildes que se han puesto de moda, como podría ser Malasaña en Madrid o el Born en Barcelona. Aquí es la Part Alta», asegura Sosa. En el casco antiguo hay de todo: desde casas señoriales en la calle Granada, que pueden llegar a pedir 1.100 euros, como pisos oscuros y sin ascensor por 500 o los inmuebles reformados de diseño, que estarían entorno a los 700 euros.

Temas

Comentarios