Más de Tarragona

La actividad quirúrgica en los hospitales de Tarragona, bajo mínimos por la pandemia

La elevada presión asistencial, especialmente de las UCI, ha obligado a cerrar quirófanos y mantener la cirugía más urgente, la oncológica y la traumatológica, sobre todo fracturas

J.MORALES-C.POMEROL-ACN

Whatsapp
Imagen de archivo de una operación en un quirófano del Hospital Sant Joan de Reus. FOTO: ALBA MARINÉFUENTE:: CATSALUT

Imagen de archivo de una operación en un quirófano del Hospital Sant Joan de Reus. FOTO: ALBA MARINÉFUENTE:: CATSALUT

La actividad quirúrgica en los hospitales de la provincia de Tarragona se encuentra bajo mínimos debido a la situación en las unidades de cuidados intensivos. Las UCI de hospitales como el Joan XXIII o Santa Tecla, en Tarragona, o del Sant Joan de Reus, han llegado a sus máximos y los pacientes críticos cada vez son más. Necesitan recursos, tanto de espacios como humanos. La mayoría de los planes de contingencia recomiendan cerrar quirófanos y llevar a cabo solo aquellas intervenciones urgentes, destacando las de carácter oncológico.

Los hospitales ya hace días que trabajan en este escenario. En el caso del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona, esta semana funcionarán dos quirófanos para aquella cirugía programada y otros dos más para cirugía urgente. Es decir, de los siete quirófanos habituales en el hospital de referencia de la Regió Sanitària Camp de Tarragona, solo estarán operativos cuatro esta semana.

Referente a la unidad de Cirurgia Major Ambulatòria, conocida como CMA, ya decidió cerrarse a principios del mes de enero. Esto significa que muchos profesionales del Joan XXIII se desplazan diariamente a otros hospitales de la región, como son la Clínica Monegal, el Centre MQ de Reus y al Activa Mútua, para realizar las operaciones de cirugía mayor ambulatoria.

Por lo que respecta al Hospital Sant Joan de Reus, solamente se mantienen la actividad quirúrgica para las urgencias y aquellas intervenciones no aplazables, además de oncología y fracturas. Traducido en números esto significa que el centro hospitalario reusense mantiene actualmente un 30% de su actividad quirúrgica.

Al realizarse menos operaciones, el trabajo en las dos plantas de cirugía del hospital ha descendido, por lo que estas dos plantas se han concentrado en una para poder dedicar la otra en exclusiva a enfermos de Covid.

Más actividad a domicilio

Por otro lado, el Hospital Sant Joan de Reus ha incrementado en un 30% la actividad hospitalaria a domicilio para poder tratar a pacientes sin que estos tengan que ingresar en el hospital, según confirman fuentes del centro.

Por lo que respecta al Hospital Santa Tecla de Tarragona, actualmente solamente funcionan dos quirófanos para llevar a cabo intervenciones de cirugía oncológica y traumatología (fracturas, sobre todo).

Catalunya, a la cabeza

Precisamente, ayer se supo que Catalunya es la segunda comunidad con más retraso medio acumulado para una intervención quirúrgica y la primera en volumen de pacientes en lista de espera. Así lo recogen los datos de la memoria anual del Defensor del Paciente 2020, que sitúa la demora media en 223 días, sólo por detrás de Castilla La Mancha, donde son 269 días.

Según los mismos datos, Catalunya sí que encabeza el ranking estatal en número absoluto de pacientes que esperan para una operación. En concreto, son 167.516, que representan el 24% del total de los pacientes que esperan en todo el Estado. Con todo, la asociación denuncia «diferencias de cómputo» entre comunidades y sospecha que en algunos casos las cifras son mayores, como la comunidad de Madrid.

De acuerdo con la memoria, en Catalunya las intervenciones de rodilla, prótesis de cadera y oftalmología pueden llegar hasta los cinco meses de espera, mientras que las de juanetes o las vasectomías se pueden alargar hasta casi un año. El Defensor del Paciente apunta que como consecuencia del colapso provocado por la pandemia, se suspendieron la mayoría de las intervenciones quirúrgicas no urgentes y las consultas externas.

Precisamente en relación a este punto, sin embargo, el Defensor del Paciente constata la disparidad de números entre algunas comunidades y reclama al Ministerio de Sanidad que controle los datos que registran las comunidades y actúe como una auditoría externa.

El caso de Madrid

Uno de los casos que señalan es el de la comunidad de Madrid. Por ejemplo, según los datos disponibles que recoge el informe el tiempo medio de espera para una intervención es de 42 días y hay 60.615 personas pendientes de una operación. Consideran que estos registros no son «creíbles» teniendo en cuenta el contexto sanitario en la región.

El Defensor del Paciente ha registrado 1.444 denuncias y reclamaciones de centros sanitarios catalanes durante el pasado año 2020. La inmensa mayoría ha sido en las comarcas de Barcelona (1.175), seguido de las de la provincias de Tarragona (161), Girona (68) y Lleida (40).

Las especialidades y servicios de los que han recibido más denuncias y reclamaciones son sobre listas de espera, cirugía general, traumatología, urgencias y ginecología y obstetricia.

Los hospitales más denunciados son de la provincia de Bacerlona. Concretamente se trata de Bellvitge (Barcelona), Vall d’Hebron (Barcelona), el Clínic (Barcelona), Germans Trias i Pujol ‘Can Ruti’ (Badalona) y Sant Pau (Barcelona).

Temas

Comentarios

Lea También