Más de Tarragona

Récord de herencias de viviendas por la alta mortalidad

En lo que va de año se ha alcanzado la cifra más alta de legado de inmuebles en Tarragona desde 2007. El retraso por los estados de alarma y el número de defunciones por la Covid-19, entre los factores

Raúl Cosano

Whatsapp
La alta mortalidad dispara la herencia de viviendas. Foto: DT

La alta mortalidad dispara la herencia de viviendas. Foto: DT

«Hemos notado en los despachos el aumento de la mortalidad. Todo el que muere tiene unas propiedades, unos pisos, unas cuentas en el banco y todo eso se tiene que transmitir. Y hemos visto casos duros, familias en las que el padre y la madre se mueren en pocas semanas, o hermanos, ya mayores, que vivían juntos y prácticamente han fallecido a la vez», explica Miguel Roca, delegado de la junta en la provincia de Tarragona del Col·legi de Notaris de Catalunya. «Todos estos dramas familiares se han colado en nuestro día a día. Hemos notado un incremento», añade Roca. 

La pandemia ha hecho aumentar las herencias y, en concreto, ha disparado hasta cifras récord el número de viviendas transmitidas de esa forma hasta alcanzar registros históricos en Tarragona en los primeros meses del año y situar en niveles nunca vistos este tipo de operaciones. Así, en marzo de este año se contabilizó el mayor dato en la provincia desde que en 2007 arrancara la serie histórica que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) tras anotar un total de 370. Los 1.512 traspasos de este tipo notificados de enero a mayo son también la mayor cifra registrada. Es un 54% más que en 2020 –un tramo marcado por el estallido de la pandemia– y un 12% más que en 2019. En mayo, último dato disponible, se heredaron 317 traspasos de herencias en Tarragona, un 11% más que el mismo mes de 2019 e igualmente una de las cifras mensuales más elevadas.  

«Hemos visto familias en las que el padre y la madre se mueren en pocas semanas»

Todo apunta a que ese indicador vaya en aumento en los próximos meses, a medida en que llegue el impacto de la mortalidad, por ejemplo, derivada de la tercera ola que tuvo lugar tras las fiestas de Navidad. A estas alturas, más de 1.300 personas han fallecido por la Covid-19 en la provincia. Solo en 2020 el exceso de mortalidad en Tarragona fue de más del 12%, según el INE. 

«Ha habido un incremento»

«Tenemos la impresión de que ha habido un incremento de herencias a raíz de las defunciones, y también un aumento del tiempo necesario para poder firmarlas. Ahora, por ejemplo, se tarda más en obtener el certificado de últimas voluntades. Ha afectado a gente mayor que, en general, tenía el testamento hecho, pero también a personas jóvenes que no tenían o no llegaron a tiempo antes de encontrarse con estas desgracias», cuenta el notario tarraconense Ángel Doblado. «Ha habido un cierto incremento pero nada demasiado remarcable, porque las herencias son un mercado que no varía en exceso y que es bastante cautivo. Nos han llegado casos de personas que han muerto de Covid-19 pero como de cualquier otra enfermedad», indica Martín Garrido, delegado de distrito del Col·legi de Notaris en Tarragona. 

«La pandemia ha afectado a gente que no tenía testamento»

Fallecimientos prematuros

Raquel Iglesias, vicedecana del Col·legi de Notaris de Catalunya, constata el aumento, también influido por la acumulación de operaciones pendientes debido a los parones de los diversos estados de alarma. «Durante los primeros meses de la pandemia solo podíamos atender los documentos más importantes y urgentes, a pesar de que fuimos declarados servicios esenciales. Se retrasaron una serie de firmas y hemos notado un aumento en el primer trimestre de 2021», cuenta Iglesias. En Catalunya las herencias totales, no solo las de inmuebles, han crecido un 34% y en Tarragona un 26%. 

A eso se añade el impacto de la emergencia sanitaria en términos de mortalidad. «Se han producido muchos fallecimientos prematuros, no previstos, que han ocasionado situaciones dramáticas también desde el punto de vista económico», añade Iglesias. 

Eso también ha repercutido en un aumento de las renuncias. «Ha habido fallecimientos de personas que tenían una proyección natural de muchos años más y, por lo tanto, su endeudamiento era muy superior. Por otra parte, está la situación de los herederos, personas que pueden ser hijos jóvenes, sin independencia económica y que no pueden asumir, por ejemplo, los gastos de la herencia», cuenta la vicedecana, que cree que «estas muertes prematuras han provocado situaciones económicas de difícil solución y han hecho aumentar las renuncias, dado que una herencia tiene un coste y una asunción de responsabilidad». A pesar de que existe la posibilidad de heredar a beneficio de inventario –solo se responde hasta donde alcanzan los bienes–, «a veces no se tiene un conocimiento real y exacto de la situación del causante», dice Iglesias. En Tarragona, un 13% de los fallecidos por Covid-19 tenían menos de 70 años, según cifras de Salut. 

La responsable del Col·legi también argumenta que «ha sido duro para nosotros, porque nos hemos encontrado con más de un fallecimiento consecutivo, con situaciones en las que morían el padre y la madre de una familia en un espacio breve de tiempo». 

 «Las muertes prematuras hacen que la deuda sea mayor y que haya más renuncias»

La herencia de las viviendas tiene también un trasfondo inmobiliario. «Aquí hemos tenido una cultura de la propiedad muy establecida. El hecho de que suban las defunciones han hecho crecer las herencias y hemos visto cómo ese producto se ha trasladado al mercado», diagnostica Ferran Font, director de estudios de la plataforma Pisos.com. Los inmuebles son de una tipología muy diversa y también la gestión. «A veces son pisos de personas mayores en los que quizás el mantenimiento no ha sido el mejor, pero todo depende de los herederos. Cuando hay más, todo se dificulta. La solución más fácil, cuando no hay acuerdo, puede ser vender y repartirse el dinero», añade Font. 

En España se alcanzó el récord histórico de viviendas heredadas este mes de marzo, con 19.446 operaciones. No solo ese baremo ha resultado impactado por la pandemia. «Hemos visto que han aumentado los testamentos y también los poderes preventivos. Se nota un incremento por la conciencia social de que nos puede pasar algo que antes no teníamos tan presente. Los ciudadanos saben que la muerte puede llegar de una manera sobrevenida, era algo que siempre estaba ahí pero ahora quizás somos más conscientes. A veces hacen testamento y en otras ocasiones poderes preventivos por si se quedan en una mala situación», explica Raquel Iglesias desde el Col·legi de Notaris. 

«Notamos un efecto en el mercado inmobiliario»

Después de la tercera ola, en enero, la mortalidad ha entrado ya en parámetros normales, prácticamente previos a la pandemia, gracias a los efectos protectores procurados por las vacunas, y a pesar de los diferentes envites del virus que se han padecido. 

Temas

Comentarios

Lea También