Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La antigua Roma, revivida en la imaginación

Los niños aprenden a construir una ciudad romana en una actividad pedagógica celebrada en el Museu Nacional Arqueològic de Tarragona

Rossi Vas

Whatsapp
Algunos de los niños participantes se vistieron como los romanos. Foto: Pere Ferré

Algunos de los niños participantes se vistieron como los romanos. Foto: Pere Ferré

Hacer memoria del gran pasado de los romanos, cuyos herederos representan actualmente los habitantes de Tarraco, es la peculiar e innovadora idea que lleva a la realización de un proyecto único y conmovedor, convertido ya en tradicional. Bajo su lema, Construirem una ciutat romana!, surgen las actividades infantiles organizadas por la empresa tarraconense Auriga Serveis Culturals, junto con el Museu Nacional Arqueològic de la ciudad, que alberga restos de su rica antigüedad. 

Los pequeños aprendieron a construir una ciudad romana sobre un tablero. Foto: Pere Ferré

Sonrisas, diversión, conocimientos y muchos juegos didácticos llamados «pistas» o «retos». Esto es solo una parte de las grandes sorpresas que representan los días dedicados a los romanos. Esta vez, la preparación empezó en diciembre, informaron desde el museo. Llevando en el ámbito ya diez años, los organizadores están satisfechos de poder ofrecer salas adecuadas y un equipo cualificado a los pequeños amantes de la antigüedad.

Tres talleres

En esta edición destinada a la cultura del Imperio Romano, el programa de los martes, jueves y viernes del 27 de diciembre hasta el 5 de enero, muestra una gran valoración y aprecio por la herencia histórica, única en su origen e importancia. «Trae tu imaginación y viviremos juntos estas experiencias», propone el folleto. 

En los tres talleres, con numerosos retos, los chicos y chicas de la provincia de Tarragona tienen la exclusiva oportunidad, entre otras cosas, de realizar manualidades y probarse disfraces del periodo mencionado. 

El juego consistió también en la consecución de pistas. Foto: Pere Ferré

Más de seis monitores de la empresa Auriga les guían en estas participaciones, convertidas en un tipo de espectáculo particular para los pequeños. Las familias les traen satisfaciendo una cuota de entre cinco y doce euros, llevadas por el deseo de estar vinculadas a la popularidad del glorioso pasado. 

Dos mil años atrás

El horario desde las 10h hasta las 13h está pensado para dejar que la mente infantil haga un viaje espiritual de dos mil años atrás, en la época cuando por estas tierras dominaban los romanos. En dos aulas en el museo tarraconense, apropiadas para este fin, los niños disfrutan, riéndose y hablando de aquel mundo, adivinando cosas y reconstruyendo su pensamiento atrás en los siglos. 

Los jueves son para los que les encanta «convertirse en romanos», como proclama el anuncio. Dejando que la creatividad les lleve a aquellos tiempos, visten como sus compañeros de aquel entonces. Los viernes, se brinda la oportunidad de «vivir las historias de los dioses y de los héroes de la Antigua Roma».   

Estos talleres cuentan con la participación de unos 120 niños de toda la provincia

En uno de los talleres de ayer, la monitora Maira, de 30 años, no escondió su emoción. «Es bonito ver cómo juegan y se divierten», exclamó. Lleva el taller Construirem una ciutat romana!, desde hace dos años. Aunque esto sea su trabajo, se conmovió junto con los diez  participantes, de cinco a once años. Sentados en un círculo, ellos la miraban atentos y seguían sus orientaciones. No se dieron cuenta de lo rápido que pasaron las horas, absorbidos por los diez retos por cumplir: presentación mutua jugando; diciendo cada uno su nombre pasándose una pelota, construir una maqueta de muralla romana, disfrazarse de guerrero romano, expresando con palabras la sensación; representar un mercado romano, etc. Eufóricos y con ganas de seguir jugando a historia, ellos preguntaban, discutían, hacían. A la pregunta de Maira de si conocían América, uno de ellos voceó inocentemente: «Sí. ¡Capitán América!».

Entre la curiosidad y el aprendizaje, el tiempo pasaba rápido, igual que un grano de arena en el reloj de la historia…

Este año, en los días dedicados a rememorar la Antigua Roma, se espera la implicación activa de unos 120 niños de toda la provincia, de 5 a 12 años. 

Temas

Comentarios

Lea También