Más de Tarragona

La antigua sede del Port, operativa a finales de abril

El siguiente paso será la recuperación del entorno, que está pendiente de adjudicarse

NÚRIA RIU

Whatsapp
Las obras de rehabilitación del edificio ya prácticamente están acabadas y ahora se centran en los detalles del interior.  
FOTO: FABIÁN ACIDRES

Las obras de rehabilitación del edificio ya prácticamente están acabadas y ahora se centran en los detalles del interior. 
FOTO: FABIÁN ACIDRES

Tarragona está a punto de recuperar uno de sus iconos. Se trata de la antigua sede de la Autoritat Portuària, en desuso desde finales de 2010, y que gracias a una rehabilitación integral ha transformado el skyline de esta parte de la ciudad.

Las fase de obras prácticamente puede darse por acabada y está previsto que esta misma semana la UTE formada por Comsa y Gisa pueda hacer su entrega definitiva. Tan solo faltará acabar los ajustes y los detalles en el interior y se iniciará la limpieza exhaustiva del espacio para que pueda ser ocupado de nuevo. La finalización de estos trabajos está fijada por el lunes 15 de febrero. De esta forma se pondrá el punto y final a unas obras que se iniciaron en abril de 2019 y que tenían un plazo de ejecución de 18 meses, que finalmente ha acabado alargándose un poco más, a raíz del parón obligatorio en abril, a causa del estado de alarma.

La Autoritat Portuària asegura que «a finales de abril» de este 2021 el edificio volverá a entrar en funcionamiento. Lo hará manteniendo la esencia del inmueble que construyó Josep Maria Garreta en 1978, pero de forma completamente renovada, acorde con los nuevos tiempos. Y es que, en estos meses, el edificio ha sido prácticamente desmontado del todo, manteniendo tan solo el esqueleto original que ha sido revestido de nuevo.

Sede institucional

El nuevo edificio pasará a ser la sede institucional del Port de Tarragona, lo que significa que su presidente, Josep Maria Cruset, tendrá su despacho aquí cuando se formalice el traslado. En cambio, la actual sede del puerto pasará a ser la administrativa.

La superficie total del edificio es de 5.000 metros cuadrados construidos. En la planta baja se habilitarán salas polivalentes para la organización de conferencias y eventos varios. Cada una de las plantas tiene una superficie de 500 metros cuadrados y allí se trasladarán los servicios que ahora mismo están en la torre de Port Control, en el Moll de Catalunya. Es el caso de los servicios técnicos y administrativos de Salvamento Marítimo, el área de señales marítimas de la APT, las salas operativas de Capitanía Marítima y la Dirección de Operaciones Portuarias, entre otros.

Asimismo, habrá dos plantas para el alquiler de oficina. En este caso, está previsto que a finales de verano se abrirá una oferta pública de cara a los interesados.

El Port de Tarragona ha invertido la suma de 4,7 millones de euros para la recuperación del viejo edificio. Un proyecto que, por otro lado, ha despertado el interés de la Unión Europea, que le ha otorgado una ayuda de 1.606.450 euros de los fondos Feder, ya que se ha tenido en cuenta que la reforma se ha hecho a partir de criterios sostenibles.

La recuperación del inmueble coincidirá con la finalización de la urbanización del entorno, un proyecto que ahora mismo está en fase de licitación y que permitirá acabar la importante mejora que se ha hecho en todo este entorno. Los servicios técnicos del puerto están acabando de valorar las propuestas que han hecho las tres empresas que han concursado y está previsto que los trabajos empiecen durante la primera quincena de febrero.

Temas

Comentarios

Lea También