Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cárcel de Tarragona permitirá el lunes contacto entre presos y familiares

La fase 2 recupera los vis a vis en Mas d'Enric (El Catllar). Los funcionarios temen que el aumento de visitas pueda ser una entrada descontrolada de droga, que provoca desde hace un tiempo peleas entre bandas rivales.

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

La cárcel de Mas d'Enric, en El Catllar, empezará la próxima semana los vis a vis entre presos y familiares, una medida que se suspendió el 13 de marzo. Esta fórmula de comunicación implican contactos entre las personas internas y sus visitantes. En esta fase se permitirá el acceso de las parejas sentimentales, y los familiares con un tope de cuatro personas.

La Secretaria de Mesures Penals, Reinserció i Atenció a la Víctima  ha iniciado la installación de cámaras térmicas y distribuye termómetros de pistola para mesurar la temperatura de todos los visitantes. La adquisición de las cámaras y las pistolas térmicas ha supuesto una inversión en el entorno de 175.000 euros. Las visitas también tendrán que utilizar mascarillas proporcionadas por las prisiones.

La vuelta a la normalidad en las cárceles de Catalunya (de momento sólo en Tarragona ya que es el centro penitenciario que pasa a la fase 2) tiene un riesgo que los funcionarios advierten con la boca pequeña.

Estos dos meses largos sin contacto exterior ha reducido la entrada de droga en Mas d'Enric y ello ha motivado que algunos de los levantamientos y sublevaciones tuvieran un trasfondo en este sentido.

Sin ir más lejos la noticia que se conocía esta semana y que hablaba de una agresión a un funcionario del módulo 3 de la cárcel de Tarragona tenía mucho que ver en el control de suministro de estas sustancias estupefacientes.

Un preso golpea con saña a un funcionario en la cárcel de Tarragona

La víctima era el jefe de unidad del módulo 3 del centro penitenciario de Mas d'Enric, situado en la localidad de El Catllar. La anterior agresión de un recluso a un funcionario se registró en diciembre de 2019, según fuentes consultadas por el Diari.

El funcionario, ahora de baja, sufrió heridas importantes en la cabeza, si bien no hubo traumatismos y parece que de momento tampoco ninguna lesión interna. 

Las lesiones llegaron tras detectar una pelea en el patio del módulo donde un preso de complexión fuerte y con una muleta arreaba a otro tras un intercambio de palabras.

La pelea tuvo una segunda parte entre un tercer preso implicado y todos terminaron en una celda de aislamiento como castigo. Estas celdas se sitúan en el módulo denominado DERT. El agresor del funcionario recibió un castigo más fuerte y los otros dos pudieron volver a su módulo una vez las cámaras confirmaron el origen y quién empezó la pelea.

Paliza en los baños

Pero esta agresión en el módulo no es la primera de esta mayo. El pasado día 9 dos reclusos rodearon a un tercero en los baños y lo apalearon. La víctima terminó en el hospital y luego devuelto a la cárcel para recuperarse en el módulo de enfermería. La pelea fue motivada también por el dominio de la droga entre bandas rivales.

Precisamente, con la reapertura de los vis a vis se teme que haya más entrada de droga en la cárcel tarraconense y que algunos puedan tener algún problema de salud tras tantos días de escaso suministro ilegal.

Temas

Comentarios

Lea También