La ciencia de Tarragona acelera en la carrera contra el virus

Auge de proyectos médicos en la provincia. Hay unos 15 en marcha, otros a punto de iniciarse y más de 100 investigadores involucrados

Raúl Cosano

Whatsapp
El biobanco del Pere Virgili, que recibe muestras del virus para la ciencia. FOTO: DT

El biobanco del Pere Virgili, que recibe muestras del virus para la ciencia. FOTO: DT

Hace solo seis meses, toda la ciencia era completamente ajena a este SARS-CoV-2. Hoy, cuando no se ha cumplido ni medio año del estallido de la pandemia, las investigaciones médicas y científicas proliferan en los centros de Tarragona. Doctores y profesores, desde la URV hasta los hospitales, están enfrascados en una carrera dura y diversa contra el virus: desde el análisis de fármacos o compuestos a la utilización de radioterapia para combatir las consecuencias de las neumonías provocadas por este coronavirus. 

Hay más de 15 proyectos en marcha, que van de los biomarcadores en sangre a la movilidad, pasando por la nutrición o el análisis de la transmisión en menores. Algunos ya han dado resultados, como un ensayo clínico en la Xarxa Santa Tecla sobre la hidroxicloroquina, o una investigación de la URV que demostró que un antiinflamatorio de uso humano y otro veterinario inhiben una enzima fundamental en la replicación del virus. Es inminente el trabajo de la propia universidad para elaborar un test rápido de detección, en esta carrera que ya suma varios meses y que tiene un organismo clave. El Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili es la entidad provincial que, de la mano de los hospitales públicos como el Sant Joan de Reus, el Joan XXIII de Tarragona o el Verge de la Cinta, aglutina gran parte de la investigación. En esa red colaboran también el Institut Pere Mata o la propia URV, volcada ampliamente con numerosos proyectos. 

Una de las iniciativas en las que se trabaja es en el ámbito de la radiología, con un proyecto a cargo de la doctora Meritxell Arenas, directora del servicio de oncología radioterápica del Sant Joan. En el estudio, en el que colaboran otros centros de España, se les administra una dosis baja de radioterapia en los pulmones a los pacientes con neumonía por Covid-19. La hipótesis es que la radioterapia a dosis baja tiene potentes efectos antiinflamatorios. «Puede ser una interesante alternativa terapéutica que, además, puede permitir conocer los mecanismos moleculares adyacentes que explican este efecto», explican desde el Pere Virgili. 

La mayor parte de estos estudios están diseñados para obtener resultados a corto plazo

El doctor Jordi Camps es el investigador principal de un proyecto en el ámbito de la nutrición y el metabolismo, que engloba a la Unitat de Recerca Biomèdica (URB-CRB), al Sant Joan y al propio Pere Virgili. Aquí la clave está en el análisis de los biomarcadores en la sangre ya la orina para el pronóstico de la infección por SARS-CoV-2, esto es, definir herramientas para predecir el riesgo de infección, la resistencia al tratamiento y las consecuencias de la dolencia a largo plazo. 

Otro estudio, este a cargo del doctor Francesc Vidal, busca biomarcadores de diagnóstico precoz de la evolución por Covid-19 y estudia potenciales dianas para mejorar la respuesta inmunitaria ante la infección. Todo ello, para intentar anticiparse a una evolución fatal de la patología. Con el mismo grupo de pacientes se realiza otra investigación que indaga en la enfermedad del coronavirus asociada a comorbilidades frecuentes en la sociedad actual, como enfermedad cardiovascular y obesidad.

La implicación fue máxima desde el principio. Farmacéuticos especialistas en análisis clínicos dejaron su trabajo de investigadores para incorporarse al servicio de análisis de Joan XXIII, pero eso fue solo el comienzo: más de 100 personas están investigando desde el punto de vista médico. «El número de científicos de cada proyecto es variable pero si sumamos investigadores clínicos y básicos, seguramente pasamos de 100. Para los estudios clínicos, hace falta la implicación del personal asistencial de muchos servicios y eso rápidamente incrementa el número de investigadores», explicaba el doctor Joan Vendrell, director del Pere Virgili. El centro, desde el primer día, ha puesto a disposición de los hospitales públicos sus aparatos para muestras. 

Cirugía, VIH o neurología son campos en exploración, así como la ligazón de la Covid-19 con la química en Tarragona. Como sucede con la propia vacuna, los trabajos son muchas veces a contrarreloj, a sabiendas de la urgencia pero teniendo en cuenta también que es la propia ciencia la que marca los plazos, como indica Vendrell: «La mayor parte de proyectos están diseñados para tener resultados al más corto plazo posible, aunque eso puede implicar meses de trabajo». 

Temas

Comentarios

Lea También