Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cifra de donantes de leche materna se duplica, pero aún hacen falta más

El año pasado 55 madres donaron leche en Tarragona. Su gesto sirvió para alimentar a bebés prematuros, 46 en la demarcación
Whatsapp
Botes almacenados en el Banco de Leche Materna en Barcelona, donde se pasteuriza y conserva a menos 80 grados centígrados.  Foto:DT

Botes almacenados en el Banco de Leche Materna en Barcelona, donde se pasteuriza y conserva a menos 80 grados centígrados. Foto:DT

El año pasado 55 madres de Tarragona que están dando el pecho a sus hijos donaron parte de su leche al Banc de Llet Materna de Catalunya. Son el doble de las que lo hicieron en el mismo período del año pasado. Además, desde la fundación del banco, hace cuatro años, 136 han realizado este gesto.

No obstante, el apreciado líquido sigue haciendo falta en los hospitales, especialmente en las unidades de neonatología, para atender, sobre todo, a bebés prematuros (entre 800 y 1.500 gramos ) cuyas madres no tienen leche o tienen contraindicaciones para amamantar. El año pasado fueron 46 los beneficiados en la demarcación.

Es por ello que el banco y el Col·legi de Farmacèutics de Tarragona firmaron ayer, Día Internacional de la Donación de la Leche Materna, un convenio para que las oficinas de farmacia ofrezcan información sobre la donación. Según explica Joaquim Nolla, presiente del colegio, las farmacias que decidan sumarse al programa, de las 334 que hay en la demarcación, tendrán una pegatina distintiva.

El director del Banc de Sang i de Teixits a Tarragona i les Terres de l’Ebre, Enric Contreras, explica que, aunque Tarragona es una de las zonas donde más ha crecido la donación, hace falta mantener el esfuerzo y conseguir nuevas donantes. Recuerda, por ejemplo, que el año pasado en el conjunto de Catalunya se donaron 1.100 litros y prácticamente todos se consumieron.

Disponer de esta leche es particularmente importante para bebés prematuros porque su consumo disminuye la posibilidad de que sufran infecciones generalizadas graves y combate la necrosis intestinal, principal causa de muerte entre recién nacidos. La leche donada sólo es de uso hospitalario.

Contreras aseguró que la inmensa mayoría de las mujeres sanas que alimentan a sus bebés y tienen leche sobrante pueden convertirse en donantes. Es un proceso libre y altruista, y las madres pueden interrumpirlo cuando lo deseen. No obstante, la mayoría lo hace, en promedio, durante cuatro meses. Según apunta Contreras, las encuestas de las donantes indican que un 99,1% está satisfecha con la experiencia y volvería a repetir.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También