La clase de los más animados

Estudiantes de Animación Sociocultural del Vidal i Barraquer pusieron a bailar a 350 alumnos y profesores para un flashmob de la Marató de TV3... No es la primera vez que sorprenden a sus compañeros de instituto

Norián Muñoz

Whatsapp
http://www.youtube.com/embed/eHAAlQzpoiQ

http://www.youtube.com/embed/eHAAlQzpoiQ

El frío aprieta y, a las diez de la mañana, en el patio del Institut Vidal i Barraquer, no da el sol. No obstante, la temperatura no parece importar a las más de 350 personas que se mueven sincronizadamente al ritmo de Sobreviviré.

Y tiene mérito, porque en poco más una hora han conseguido memorizar todos los pasos de la coreografía para grabar un Flashmob ( literalmente, ‘multitud instantánea’, en inglés) . La idea es que el vídeo sirva para recaudar fondos para la Marató de TV3 que se celebrará mañana y que este año está dedicada a las enfermedades del corazón.

La idea ha partido de los alumnos del grado superior de Animación Sociocultural y Turística del instituto. Han conseguido convencer a un buen número de estudiantes de otros ciclos formativos y a algunos docentes, que también se han implicado como los que más. «¿Has visto a la profe? Estaba on fire», comentaba una de las alumnas.

También consiguieron la participación de algunos exalumnos que colaboraron en la grabación del vídeo. Los resultados podrán verse en La Marató y en la web del instituto (www.vidalibarraquer.net).

Empujando la participación

Pero no es la primera vez que los alumnos de animación organizan «una buena» en el centro. Tan pronto se disfrazan para concienciar a sus compañeros de la importancia de no ensuciar el entorno del instituto como gestionan su propio centro de inserción laboral para estudiantes... Su última campaña se titulaba: ‘Hola, gracias, de nada’, y estaba destinada a hacer hincapié en la importancia de los buenos modales en las relaciones del día a día.

Cuenta Pilar Figueras, tutora del ciclo, que se trata de unos estudios con mucha salida profesional. Su campo de acción va desde comunidades, centros cívicos y residencias de mayores hasta las ligadas al turismo, como trabajo en casas de colonias y en hoteles. La cara menos amable es que abundan los trabajos de temporada y los contratos por pocas horas, reconoce Figueras.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También