Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cocina, un laboratorio de reacciones químicas

SETMANA DE LA CIÈNCIA EN LA URV. Los alumnos descubren cómo formar algodón de azúcar y preparar un bizcocho en un minuto

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
El taller ‘Vols fer de químic a la cuina’ se celebró ayer en la Facultat de Química de la URV. FOTO: PERE FERRÉ

El taller ‘Vols fer de químic a la cuina’ se celebró ayer en la Facultat de Química de la URV. FOTO: PERE FERRÉ

Por qué las ‘papas arrugadas’ se arrugan, cómo se forma el algodón de azúcar o qué es necesario para transformar la nutella en polvo fueron algunas de las cuestiones que ayer se resolvieron en el transcurso del taller Vols fer de químic a la cuina?, enmarcado en el programa Fem Recerca. El laboratorio 304 de la Facultat de Química de la Universitat Rovira i Virgili se convirtió en una cocina por un día.

Al frente de los ‘fogones’ estaban las profesoras Carme Aguilar y Marta Calull, mientras que el rol de pinches fue interpretado por alumnos de primero de Bachillerato de la Escola Joan XXIII de Bonavista. En esta ocasión, el delantal fue sustituido por la bata blanca. «Muchas de las cosas que pasan en la cocina se pueden explicar a través de la química porque los alimentos contienen muchos compuestos químicos. A la hora de cocer los alimentos, lo que hacemos es producir una serie de transformaciones y reacciones químicas», explicó Marta Calull. Como ejemplo, la profesora recordó que «un bistec de ternera tiene un color rojizo, mientras que cuando lo cocinamos a la plancha cambia de color y de textura. Esto significa que la composición química del alimento ha cambiado y se han desarrollado unas serie de reacciones químicas con el calor».

Los aprendices de científicos pudieron preparar un bizcocho en menos de un minuto. Un reto para el que contaron con la ayuda de un sifón. Y es que según la Ley de Boyle-Mariotte «cuando ponemos la carga de N2O se produce una descompresión dentro del sifón, el N2O se expande a la vez que empuja el líquido que se encuentra dentro del sifón».

En otra de las mesas del laboratorio, un grupo de estudiantes experimentó el proceso para convertir la Nutella en polvo, con la ayuda de la maltodextrina. Lo asombroso de la reacción química «es que como la maltodextrina también es soluble en agua, al entrar en contacto con la saliva la grasa se libera, volviendo a su textura original».

Igual de dulce fue para los alumnos descubrir como se forma el algodón de azúcar. «Solo es necesario azúcar normal, del que tenemos en casa, y una máquina para hacer el algodón. Lo que ocurre es que el azúcar pasa de ser un sólido cristalino, perfectamente ordenado, a convertirse en fibras que se pueden enrollar, por el hecho de calentarlo y hacerlo girar rápidamente», detalló la profesora Marta Calull.

Experiencias que sirvieron para demostrar a los jóvenes participantes que la ciencia está al alcance de la mano.

Temas

Comentarios

Lea También