Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La colección napoleónica se queda en TGN y se exhibirá en la Subdelegació

La muestra se expondrá en el vestíbulo del edificio de la Plaça Imperial Tarraco a partir del mes de octubre
Whatsapp
Jordi Sierra (izquierda) y Francesc Pintado admiran un sable inglés de 1813. Foto: Pere Ferré

Jordi Sierra (izquierda) y Francesc Pintado admiran un sable inglés de 1813. Foto: Pere Ferré

La colección privada de armas de la Guerra de la Independencia –también conocida en Catalunya como Guerra del Francès– más importante del Estado se quedará en Tarragona.Su propietario, el tarraconense Francesc Pintado, ha llegado a un acuerdo con el subdelegado del Gobierno central en Tarragona, Jordi Sierra, para que la colección napoleónica pueda exhibirse en el edificio de la Subdelegación, en la Plaça Imperial Tarraco y, de esta manera evitar su marcha a la ciudad de Vitoria, municipio que ya había cerrado prácticamente un entente con Pintado meses atrás.

El acuerdo, que inicialmente es de tres años, se produce semanas después que el alcalde Josep Fèlix Ballesteros manifestara públicamente que el consistorio se encargaría de la colección. La solución propuesta pasaba por la ubicación de las armas en Casa Castellarnau y Canals, pero el coleccionista, Francesc Pintado –miembro de la Associació Setge de Tarragona 1811 y de Souvenir Napoleonien (Société Française d’Histoire Napoléonienne)–, declinó esta opción porque las salas de las casas-museo no tenían el espacio suficiente ni las condiciones climáticas adecuadas para las piezas. «Era un tema de humedad. Son armas que necesitan unas condiciones ambientales muy especiales», asegura.

El lugar para exhibir la colección será el vestíbulo de la Subdelegación del Gobierno central, una sala de unos 300 metros cuadrados. Actualmente, esta sala está repleta de ciudadanos que van a realizar trámites relacionados con el impuesto sobre la renta. Una vez finalizada la campaña, el espacio quedará disponible para albergar la colección. «Nuestra intención siempre ha sido apoyar que la colección se quede en Tarragona por su valor histórico. Estamos hablando de una de las colecciones más importantes de Europa. El acuerdo contempla que el conjunto se quedará aquí hasta que encuentre un emplazamiento definitivo en la ciudad. En principio, se ha firmado un período de tres años», afirma Jordi Sierra, subdelegado del Gobierno central.

Por su parte, Francesc Pintado mostró su satisfacción por el acuerdo y aseguró que el espacio ofrecido será suficiente para albergar las 150 piezas de la colección. «En principio pedí un espacio de unos 200 metros cuadrados y cuando me ofrecieron el vestíbulo vi que era más que suficiente. Desde alcaldía me comentaron que la ubicación definitiva debería ser la Tabacalera, pero mientras esto no sea un hecho se comprometieron a buscar un espacio temporal. Puede que no lo tengan. En todo caso ya hemos encontrado uno», afirma.

Jordi Sierra descartó cualquier tipo de enfrentamiento con el consistorio por la colección y destacó la importancia de las piezas: «Es una colección de un valor incalculable. Mi trabajo ha consistido en asegurar que las piezas se queden en nuestra ciudad, nada más. No se trata de un enfrentamiento con el Ayuntamiento. Simplemente, mientras el consistorio decide dónde ubicar la colección, nosotros la exhibimos aquí ». Según el subdelegado, la propuesta de ubicar las armas en el edificio de la Plaça Imperial Tarraco es la mejor opción no solo por la amplitud del vestíbulo, sino porque garantiza la vigilancia de las mismas durante las 24 horas. «El señor Pintado solicitaba unas condiciones de espacio y seguridad que sí podemos ofrecerle. Aparte de los agentes de la Guardia Civil, es necesario disponer de seguridad privada y nosotros ya tenemos ese servicio en otros edificios de la ciudad», explica. Sierra quiso destacar que la exposición no supondrá ningún gasto extra para la Subdelegación –la entrada será libre para el público–, asegurando que se buscará un patrocinador privado que se haga cargo de los costes de la muestra. «Buscaremos un patrocinador que se haga cargo de los gastos derivados de la exposición porque la Subdelegación no gestiona dinero. En todo caso, el patrocinador es un asunto menor, ya lo encontraremos. Lo más importante para poder exhibir las armas era disponer del espacio adecuado y la seguridad, y eso ya lo tenemos», asegura.

Pîntado, visiblemente satisfecho con el acuerdo, manifestó su gratitud al subdelegado del Gobierno central por permitir que la colección se exhiba en Tarragona. «Estoy muy agradecido a Jordi Sierra por hacer posible que la colección pueda exhibirse en Tarragona. Ya en su momento, cuando se hizo una primera exposición en la Subdelegación de Defensa, se interesó mucho por ella y ahora, gracias a él, esto ha sido posible», afirmó.

La colección consta de 150 piezas que el propio Pintado ha ido atesorando durante toda su vida. La primera de ellas fue un sable que su abuelo le regaló cuando él tenía solo 9 años. A partir de entonces, sus viajes por todo el mundo le permitieron adquirir piezas únicas que convierten la colección en una de las mejores del mundo. «No sé qué pasará con ella cuando yo muera. Por eso siempre he querido ceder la colección a la ciudad, manteniendo yo la propiedad y siendo el encargado de la misma. No hay ninguna contraprestación económica en todo esto. Es una cesión gratuita y creo que Tarragona se merece tenerla».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También