Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La contaminación del aire del muelle del Port de TGN al que llegan los cruceros está por encima de lo legal

Un informe de Ecologistas en Acción relaciona la actividad del Port con problemas en la calidad del aire de poblaciones cercanas. La autoridad portuaria habla de casos puntuales 

Norián Muñoz

Whatsapp
Imagen de archivo de montañas de carbón en el Port de Tarragona.  FOTO: pere ferré/DT

Imagen de archivo de montañas de carbón en el Port de Tarragona. FOTO: pere ferré/DT

No es fácil imaginar su tamaño, por eso es útil la comparación (ver el gráfico adjunto) con el diámetro de un cabello humano. Se trata las partículas en suspensión PM10 (menores de 10 micras), uno de los indicadores que se usan para medir el nivel de contaminación del aire. 
Según el informe ‘La calidad del aire en el Estado Español durante 2017’ elaborado por Ecologistas en Acción, la estaciones de medición del Camp de Tarragona superaron el año pasado la cantidad de estas partículas en suspensión  recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Pero ¿por qué se miden? El profesor Joaquim Rovira, miembro del equipo de investigación Anàlisi i Gestió Ambiental de la URV, da una explicación clara: porque es a partir de este tamaño cuando las partículas son respirables. Además, mientras más pequeña la partícula, más profundamente puede penetrar en el sistema respiratorio, de allí que en los últimos años se ha comenzado a medir también las partículas de 2,5 M y menos. El investigador recuerda que estas partículas están asociadas a ataques al corazón, embolias y enfermedades pulmonares, entre otras.

Aclara que hay que distinguir entre los límites legales, que marca Europa, menos exigentes, y las recomendaciones de la Organización de la Salud, más restrictivas. En su opinión, el informe «no es para ser alarmistas, pero cuando se superan los valores deberíamos hacer entre todos una reflexión». Apunta que hay mucha preocupación por las emisiones de CO2, pero las partículas en suspensión también deberían estar entre nuestras preocupaciones.

El equipo al que pertenece Rovira se encuentra justamente ahora realizando un análisis sobre el impacto de partículas en suspensión tanto en el Port de Tarragona como en el interior de algunas escuelas de la ciudad. 

El impacto de los puertos

En el caso del Camp de Tarragona el estudio relaciona este problema de calidad del aire con la actividad del Port. Señalan que «con la información aportada por las autoridades portuarias se puede concluir que estas instalaciones podrían haber tenido una repercusión relevante en la calidad del aire de las ciudades en las que se ubican, en especial en aquellos casos en los que el movimiento y el almacenamiento de graneles se realiza al aire libre, o donde el tránsito de buques de mercancías y de pasajeros (cruceros) está aumentando de manera importante. En los puertos de Almería, Motril, Avilés, Gijón, Santander, Barcelona, Tarragona, Alicante, A Coruña y Cartagena se produjeron superaciones de los límites legales».

También señala en otro punto que: «Mención aparte merece la situación en los puertos de Barcelona y Tarragona, con varias estaciones (Darsena Sud y ZAL Prat en Barcelona y Dic de Llevant en Tarragona) superando el valor límite diario de PM10, y también el valor límite anual en el caso del Port de Tarragona, poniendo de manifiesto un problema con las emisiones de los barcos como principal fuente en dichas zonas portuarias, lo que puede conllevar una repercusión severa sobre la calidad del aire de las áreas residenciales cercanas en ambas ciudades».
El informe destaca que en el (Dic de Llevant) la media anual de PM10 fue de 61 cuando el límite legal está en 40 y el de la OMS en 20. Paradójicamente la terminal actual de cruceros está en esta misma zona.

En este sentido el profesor Francesc Burrull, del departamento de química analítica de la URV, señala que el dato del Dic de Llevant debería tomarse con precaución porque la estación que supera los valores legales se encuentra justo al lado de unas torres de carbón, lo que sesgaría los resultados. En su opinión el resto de datos son «aceptables».

Problemas puntuales en Llevant 

Desde la autoridad portuaria aseguran que «los problemas puntuales de superación del límite en emisiones de partículas PM10 se focalizan en la zona del Dic de Llevant, alejada de núcleos poblacionales, por el efecto de episodios de vientos de Mestral durante los procesos de manipulación y almacenaje de carbón».

Aseguran que en ningún caso «los picos puntuales de emisiones de dichas partículas PM10 son atribuibles al tránsito de barcos de mercancías o cruceros». Destacan además que las diferentes estaciones de control del aire distribuidas por el Port cercanas a núcleos poblacionales (Serrallo, Moll de Reus y Marina Tarraco) confirman que las emisiones de este tipo de partículas «se mantienen siempre muy por debajo de los límites marcados por la normativa europea, a excepción de un único día en 2017 por el fuerte viento en la zona del Serrallo y la ley no permite superar este valor más de 35 veces al año».

Destacan también que el Port realiza controles continuos a las actividades de las empresas dentro del recinto portuario «y siempre con la normativa europea como referencia, facilitando los datos oficiales a quien lo solicite». Recuerdan que en colaboración con las empresas que operan en el Dic de Llevant, aplican desde el año pasado numerosas medidas para «la mejora continua de los procesos de manipulación y almacenaje del carbón, especialmente durante la operativa y los días de fuerte viento».

Señala que desde el año pasado hay un protocolo de instrucción operativa de cumplimiento obligatorio para las empresas que operan y almacenan carbón y en el cual se establecen mejoras para reducir la emisión de partículas de carbón. Entre esas medidas se encuentra la aplicación, desde el año pasado, de un cañón microdifusor una substancia «costrante» en la superficie de las pilas de carbón, acción que fija las partículas y evita su dispersión. Finalmente esta año se ha instalado un muro/pantalla en el último tramo del Dic de Llevant para evitar la dispersión de partículas en aquella zona.

Temas

Comentarios

Lea También