La crisis dispara la contratación de seguros de viaje

Más de la mitad de viajeros asegura ahora sus desplazamientos, mientras que antes de la pandemia era solo un 30% 

ACN

Whatsapp
Pasajeros hacen cola en el aeropuerto de Reus  FOTO: Alfredo González

Pasajeros hacen cola en el aeropuerto de Reus FOTO: Alfredo González

La crisis de la Covid-19 ha impulsado la contratación de seguros de viaje en Catalunya. Diferentes empresas afirman que el porcentaje de viajeros que han comprado algún tipo de cobertura se ha disparado desde que el Gobierno decretó la apertura de fronteras.

Según cifras facilitadas por Mondo, un corredor de seguros con sede en Barcelona, antes de la pandemia tan solo el 30% de los viajeros se aseguraba, un porcentaje que ahora supera con creces el 50%. Lo mismo apuntan desde AON España, un ‘broker’ de origen británico especializado en el sector y con un fuerte peso en España. En su caso, la ratio de conversión frota el 100%.

Según explica la directora de ‘travel’ de AON España, Katia Estace, en España «tradicionalmente se han contratado menos seguros que en los países nórdicos o en Gran Bretaña». «Cuando la gente marchaba a otros puntos del Estado o de la UE casi nunca contrataba, solo cuando iba al extranjero». Tal y como apunta esta directiva, la tendencia empezó a cambiar cuando aparecieron los primeros casos en China y se acentuó con la reapertura de fronteras, cuando el coronavirus ya había sido declarada pandemia. «Los que contratan un viaje por agencia ya van asegurados, pero el comportamiento de los particulares es diferente; ahora todos van asegurados y se miran muy bien las coberturas», afirma.

En Mondo también han notado un cambio de tendencia, sobre todo en cuanto a los viajeros que se desplazan a otros países de la UE. «Aunque exista la tarjeta sanitaria europea, la gente es cada vez más sensible a viajar tranquila», comenta el cofundador y consejero delegado, Ricard Domènech. «Los desplazamientos a Europa todavía son pocos, pero los viajes se están asegurando y mucho», añade.

A pesar de que el porcentaje de turistas que decide contratar un seguro de viaje se ha incrementado notablemente, la facturación de las aseguradoras y las corredoras todavía no ha recuperado los niveles previos a la pandemia. Según los últimos datos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo, el tráfico aéreo entre enero y julio ha sido un 63% inferior respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. La entidad apunta que no será hasta 2024 cuando se llegará a los volúmenes de tráfico previos a la crisis.

Cuando la crisis afectaba a pocos países, cualquier seguro de viaje ya ofrecía garantías más que suficientes. «Cuando hablamos de una epidemia hay cierta cobertura, tanto en cancelación como en asistencia de viaje; todo esto acabó cuando el coronavirus fue declarado como una pandemia, provocando que las coberturas quedaran anuladas», explica Domènech. «Esto dejó al sector en un paso en falso y tuvimos que trabajar muy intensamente para adaptarnos a las demandas de los clientes», puntualiza.

De PCR a asistencia médica

Ahora que la situación es bastante más estable, las compañías ya han definido los límites de cada producto. Lo que sí que cubren los seguros de viaje son todos aquellos costes relacionados con la asistencia en viaje, es decir, todo aquello que esté relacionado con temas médicos: PCR, asistencia médica en caso de positivo y hospitalización entran dentro de este campo. Además, los seguros también cubren las cuarentenas médicas en caso de que el viajero sea asintomático y el coste de una prueba PCR sí es por prescripción médica. Finalmente, el seguro también cubre todos los gastos relacionados con el hecho de haber perdido el vuelo de vuelta a causa de una hospitalización.

Lo que no cubren los seguros, en cambio, son las cuarentenas preventivas. «En este caso, como que no hay afectación médica, es diferente», subraya Domènech. «Dependiendo del lugar, los costes los puede acabar asumiendo el gobierno local, pero quien lo asumirá en primera instancia será el viajero», explica el consejero de Mondo. En este sentido, desde AON recomiendan revisar bien las coberturas de cada seguro y todos los supuestos en los cuales se activa.

El auge en la contratación de seguros ha hecho ver a los viajeros que estos productos tienen un coste muy bajo en comparación con el importe total de una estancia. «Estamos hablando de un 1% o máximo un 2% del que vale todo el viaje», destaca Domènech. A modo de ejemplo, el directivo señala que un seguro de una semana en los Estados Unidos con una cobertura de hasta 1,2 millón de euros tiene un coste que se sitúa en torno a los 30 euros. En Europa, la cifra es más baja, alrededor de los 15 euros. 

Temas

Comentarios

Lea También