Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La denuncia al mercadillo de Bonavista llega al Rey y a Rajoy

El propietario de un bar de la zona asegura que Espimsa no cumple con la normativa y pide más control y seguridad
Whatsapp
Vista aérea del mercadillo de Bonavista.

Vista aérea del mercadillo de Bonavista.

Juan Antonio Heredia, propietarios del bar Los Pilares de Bonavista, denuncia que el mercadillo de los domingos en Bonavista no cumple con la normativa. Después de muchas reivindicaciones, Heredia ha decidido enviar una carta al Rey Felipe VI y a la Reina Letizia, «para pedirles que se interesen por el tema y ayuden a encontrar una solución», explica Juan Antonio Heredia. Además, también ha enviado una carta a Pedro Sánchez, a los 350 diputados del Congreso y a los 135 parlamentarios. «Seguiré quejándome a quien convenga hasta que me canse», añade Heredia. 

En las cartas certificadas que ha enviado el tarraconense pide a los destinatarios que se interesen por el tema. Según Heredia, las paradas y furgonetas del mercadillo de Bonavista están tan enganchadas a la fachada de su bar que los clientes no pueden ni entrar. De hecho, en un mapa colgado en la misma página web de Espimsa, –empresa que gestiona el mercadillo–, marca el espacio que debe quedar entre la fachada y las paradas. Pero la realidad es muy diferente. Pero, según Heredia, «mi caso particular ya ha pasado a un segundo plano». Para él, ahora lo importante es garantizar la seguridad en el mercadillo, ya que, según explica, no hay ningún plan de autoprotección que aporte seguridad. «El día que pase alguna cosa, no sé como entrarán en el mercadillo los bomberos. Hasta ahora, los que llevan la ambulancia, deben aparcarla fuera del recinto y entrar a pie, con la camilla  a cuestas», explica Juan Antonio Heredia, quien añade que «la normativa de los bomberos contempla que debe haber una distancia mínima de cinco metros entre las paradas y las fachadas». 

Mercadillo Bonavista
Las furgonetas están pegadas a la fachada.

Por otro lado, Heredia pide a Espimsa que se controlen las ventas y las mercancías en el mercadillo, ya que según explica «hay vendedores que no están acreditado para estar allí». Heredia y el Ayuntamiento viven una lucha diaria. El afectado asiste a todos los plenos del Consistorio con una pancarta reivindicando más control y seguridad en el mercadillo de Bonavista. Ahora, solamente espera que el Rey, algún congresista o parlamentario se interesen por el tema.

Temas

Comentarios

Lea También