Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La denuncia falsa: una manera fraudulenta de cobrar del seguro

Este fenómeno comenzó a aparecer en el momento en que lo hicieron las compañías de seguros, aunque en los dos últimos se han incrementado

Àngel Juanpere

Whatsapp
Una mujer joven consulta su teléfono móvil. Foto: DT

Una mujer joven consulta su teléfono móvil. Foto: DT

Una de las problemáticas asociadas al robo de teléfonos móviles son las denuncias falsas. Este fenómeno comenzó a aparecer en el momento en que lo hicieron las compañías de seguros. Fue aproximadamente hace cuatro años, aunque en los dos últimos se han incrementado, señala el subinspector responsable de la Unitat d’Investigació del Tarragonès de los Mossos.

Este tipo de fraude lo comete gente de todas las edades. «Nos vino una señora mayor encantadora, de más de 60 años, a denunciar un robo violento aconsejada por una vecina. Tardamos minutos en descubrirla». A veces se delatan los mismos denunciantes. Primero acuden a comisaría a denunciar un hurto o una pérdida, y cuando el seguro les dice que no paga nada, hacen una ampliación de la denuncia para decir que sí hubo violencia.

Cuando los agentes descubren un engaño lo ponen en conocimiento de las aseguradoras para que denuncien la estafa.

Esta infracción la comete gente de todas las edades, incluso mujeres de más de 60 años

«Cuando por la mañana nos llegan el listado de denuncias del día anterior ya vemos cuáles son falsas. Lo que falta es demostrarlo», asegura el mando policial, «tienes que destinar muchos recursos que podrían estar trabajando en otros asuntos. Añade que «invertimos muchas horas y normalmente siempre caen los embusteros». Y es que todos los robos violentos se investigan. La mayoría han perdido el teléfono móvil o se lo han quitado sin violencia o intimidación, por lo que el seguro no les cubre. 

No hace mucho, los agentes imputaron a un trabajador de una tienda de telefonía móvil de Tarragona por recomendar a sus clientes que denunciasen un robo violento a pesar de no haber existido. Y hace aproximadamente un mes un joven perdió el teléfono móvil en una discoteca pero dijo que le habían amenazado. Los agentes acudieron al establecimiento y a través de las cámaras de seguridad se vio que no había sido así. Finalmente el individuo lo reconoció.

En otras ocasiones, el trabajo policial es de investigación de llamadas. Y es que en algunas ocasiones denuncian un robo que no ha existido ya que el terminal sigue en poder de su titular, que al cabo de unos días de presentar la denuncia lo vuelve a utilizar. Este paso resulta clave para que los agentes puedan cerrar el caso e imputar al denunciante un delito de denuncia falsa.

Temas

Comentarios

Lea También