Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La enésima vida política de Xavier Sabaté

Fue concejal, senador, diputado en el Congreso y en el Parlament, Delegat del Govern en Tarragona, conseller de la Generalitat, líder del PSC y de la oposición. Ahora, tras cinco años retirado, aspira a la alcaldía de Flix

Raúl Cosano

Whatsapp
Sabaté (Flix, 1953) se presenta a la alcaldía de su pueblo como líder de Unitat per Flix.  Foto: Joan Revillas

Sabaté (Flix, 1953) se presenta a la alcaldía de su pueblo como líder de Unitat per Flix. Foto: Joan Revillas

La hoja de servicios es larga y diversa. Concejal en Tarragona, teniente de alcalde, diputado en el Parlament, diputado en el Congreso, diputado provincial, senador, Conseller de la Generalitat, Delegat del Govern en Tarragona, presidente del grupo parlamentario del PSC y líder de la oposición. Son los diez cargos de Xavier Sabaté (Flix, 1953), que ahora, después de cinco años retirado de la primera línea política, vuelve para aspirar a un puesto que le falta, el de alcalde de su municipio. 

«No tenía intención de volver. Estoy muy bien como jefe de proyectos ambientales en el Port de Barcelona», reconoce. Desde que dejara el Parlament de Catalunya en 2015 («antes de que todo se empezara a complicar», dice, en referencia a la evolución del Procés), se ha dedicado a investigar en campos como la descarbonización o la transición energética, desde su convencimiento y su militancia en las renovables. 

Pero Sabaté ha acabado sucumbiendo a la llamada del pueblo, un requerimiento que tiene mucho que ver con sus raíces, con una conexión íntima: «Flix es mi pueblo, allí pasé mi infancia, allí vivió mi padre casi toda la vida. Cuando me lo propusieron, me costó al principio, pero luego pensé que podría construir un proyecto amplio, para dar cabida a mucha gente. Había amistades que me pedían que me presentara». 

La ligazón sentimental está clara. Su hermano, Antoni, fallecido el año pasado, fue alcalde 16 años. Ramon, su padre, fue concejal en los 80. Las otras razones son estrictamente políticas, porque este socialista de toda la vida, que se presenta bajo las siglas de Unitat per Flix-Candidatura de Progrés (PSC), cree que hay mucho por mejorar: «El pueblo está en una situación crítica. Puedo contribuir a relanzarlo, a impulsar un tejido económico destrozado después de que Ercros prácticamente haya desaparecido». 

Sabaté, que se define como un activista, quiere llevar al consistorio su pasión por la transición energética: «Tengo una propuesta, muy inédita, que incluso conoce la ministra Teresa Ribera. Quiero crear una empresa de energía, Flix Energia (Fener), y municipalizar la energía eléctrica. Cuando se acabe la etapa de Endesa al frente de la central hidroeléctrica, quiero que pase a ser propiedad del pueblo y que se municipalice la red. Creo que el aprovechamiento de las empresas lo puede hacer un ayuntamiento». 

Esta empresa prepara el rescate de la central ebrense cuando acabe la concesión, en 2023. El alcaldable plantea que sus beneficios sean para la localidad en los siguientes 75 años. La apuesta por la energía solar y la eólica, así como el impulso de la marca Flix 100% Renovable, también forman parte del programa. Además, Sabaté plantea impulsar la economía circular en los polígonos industriales del municipio y, en resumen, «recuperar el empleo» y la población «en un municipio que ha perdido 400 habitantes». «Hay que luchar –continúa– contra la mala imagen que tiene Flix, que se asocia siempre a tener el río contaminado. Hay que encarar el futuro nuclear, con unas centrales al final de su vida útil. La Ribera d’Ebre se quedó fuera de la Reserva de la Biosfera y tenemos que arreglar eso», apunta. 

Xavier Sabaté, durante 30 años acostumbrado a la alta política y a desenvolverse en parlamentos, en comisiones y hasta en gobiernos de la Generalitat, afronta ahora, en una especie de prórroga, esta nueva aventura, la enésima, ahora de micropolítica y acción a pie de calle: «Hay quien dice que tengo otros intereses, como que quiero ir a la Diputació, pero no es verdad. Voy a ir al ayuntamiento y para trabajar en él estos cuatro años. Las otras listas lo saben. Si no es como alcalde, como concejal. Estoy contento e ilusionado por poder trabajar por Flix». 

Temas

Comentarios

Lea También