Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La entrada a los monumentos de TGN será gratis el primer martes de cada mes

El Ayuntamiento está trabajando en un modelo de gestión público-privada para dinamizar el acceso a unos recintos que el año pasado alcanzaron una cifra récord de visitas

Núria Riu

Whatsapp
El Circ-Pretori fue el monumento Patrimoni de la Humanitat más visitado durante el año pasado.  FOTO: Lluís Milián/dt

El Circ-Pretori fue el monumento Patrimoni de la Humanitat más visitado durante el año pasado. FOTO: Lluís Milián/dt

Los más de dos millones de visitantes que recibió Tarragona el año pasado y la mejora de la situación economica del Ayuntamiento han permitido introducir cambios en la gestión del patrimonio a nivel local. Se traducirá en más días de apertura de los monumentos y la apuesta por garantizar que todo el mundo pueda acceder a los recintos. Por ello, el Consistori y la Generalitat acordaron que el segundo martes de cada mes la entrada será gratuita.

La medida, que ya se puso en marcha durante el mes de mayo, quiere emular jornadas exitosas, como la Nit dels Museus y la Setmana del Patrimoni. Ambas apuestas han demostrado que consiguen atraer una afluencia notoria de personas y el objetivo es arrastrar a un nuevo público que –ya sea por razones económicas o por falta de interés– puede convertirse a partir de estas acciones en visitante de los museos.

En concreto, los recintos a los que podrá accederse son el Circ, el Amfiteatre, el Pretori, el Fòrum de la Colònia y la Muralla, es decir, los que son Patrimoni de la Humanitat. «Creemos que es importante que aquella gente que quizás no puede permitirse ir a los museos ahora disponga de este día al mes en el que podrá hacerlo de forma gratuita», explica la concejal de Patrimoni del Ayuntamiento de Tarragona, Begoña Floria.

No se trata de la única novedad que se ha puesto en marcha coincidiendo con el inicio de la temporada alta turística. A finales de marzo se anunció que todos los cruceros que lleguen a la ciudad se encontrarán con los monumentos abiertos. Esto ha supuesto una reorganización del personal para cubrir aquellas franjas –como los domingos por la tarde y los lunes– en los que los recintos están cerrados. De esta forma, quiere evitarse que los visitantes se pierdan esta oportunidad.

En concreto son cuatro jornadas adicionales en el periodo de abril a octubre, que es lo que dura la temporada de cruceros. Y no tan solo los cruceristas podrán disfrutar de esta visita, ya que a partir del 1 de junio hasta el 31 de agosto también está previsto que estos recintos permanezcan abiertos durante todos los lunes. Esta medida se ha tomado tras las fuertes presiones de los últimos años en las que el sector turístico ha criticado que, cuando la ciudad estaba llena de turistas, estos se veían obligados a sacar fotos desde la puerta porque los espacios estaban cerrados.

Floria explica que ahora el Ayuntamiento puede gestionar «contratos puntuales» que permitirán un refuerzo en el personal, mientras que esto era imposible con la reforma de la ley de contrataciones públicas durante los años anteriores. Este cambio precisamente es el que ha permitido también que las casas Canals y Castellarnau puedan abrir un sábado al mes en esta nueva etapa. 

Floria mantiene que «las casas nunca han estado cerradas ya que, bajo petición, los grupos podían acceder». No obstante, la cifra de visitantes que registraron el año pasado fue residual. Un total de 928 accedieron a la Casa Castellarnau, mientras las que lo hicieron a la Casa Canals tan solo fueron 202. Son datos muy bajos si se comparan con los 32.823 visitantes de 2013 o los 23.740 de 2014. 

Sólo el primer sábado que estos palacios modernistas abrieron sus puertas, 79 personas acudieron a la Casa Canals y otras 89 a la Castellarnau. Los cambios para poner en valor el patrimonio de la ciudad se producen después de que durante el año pasado se asumió una cifra récord. Los siete espacios que se contabilizan sumaron un total de 680.191 entradas vendidas, 41.333 más que en el año anterior, y lo que representa tres años consecutivos de crecimiento.

El conjunto de estas medidas se pone en marcha cuando encima de la mesa sigue abierto el debate sobre su gestión. El Ayuntamiento defiendo un modelo público-privado a través del cual una empresa especializada se encargue de la explotación y la administración local mantenga el control. «Esto debe permitir mayor agilidad y eficacia», sentencia Floria. Es el caso, por ejemplo, de las peticiones que a menudo llegan por parte de empresas del territorio que celebran un encuentro y que quieren ofrecer a sus asistentes la posibilidad de visitar los monumentos cuando acaba la jornada.

Dos peticiones que difícilmente pueden satisfacerse porque son horarios en los que los monumentos ya están cerrados y no hay personal. Esta flexibilidad en los horarios, junto con la posibilidad de incrementar los eventos extraordinarios y las actividades que se organizan en estos espacios, son algunas de las oportunidades que la administración local contempla cuando se plantea la entrada de una empresa privada. Pese a ello, la edil socialista remarca que es un proyecto que se pondrá en marcha «siempre y cuando el control sea público».

Desde el Àrea de Patrimoni hace tiempo que se viene trabajando en esta iniciativa. Según los planes iniciales, hace un año que ésta debería haberse implantado. Pero, por el momento, no hay un calendario ni una previsión sobre si podrá entrar en marcha esta legislatura. «No me voy a aventurar con fechas», afirma  la concejal. Según dice, «es un tema mucho más complejo de lo que preveíamos. Hasta que no tengamos las garantías jurídicas no daremos ningún paso».

Temas

Comentarios

Lea También