Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La esencia de El Negrito i La Negrita sigue viva

Melcior Bustos abre en la calle Governador González la tienda El Lloro de la Negrita para continuar con el legado de sus padres

Carla Pomerol

Whatsapp
El joven empresario tarraconense, Melcior Bustos, en la nueva tienda, ayer. FOTO: Pere ferré

El joven empresario tarraconense, Melcior Bustos, en la nueva tienda, ayer. FOTO: Pere ferré

Suena música estilo afro y huele a nuevo, a recién estrenado. Nadie pasa de largo, todos los tarraconenses quieren sentir otra vez esa sensación que vivieron por última vez el pasado mes de septiembre. En la entrada de la tienda, hay estanterías llenas de bolsos, mochilas, guantes y bufandas. Al fondo, abanicos con el dibujo del Balcó del Mediterrani y un anillo de plata con el rosetón de la Catedral. La esencia de El Negrito i la Negrita, la tienda de regalos que cerró en septiembre, resurge. Y lo hace en el número 25 de la calle Governador González.

El empresario tarraconense Melcior Bustos abrió el pasado viernes El Lloro de la Negrita, una tienda de regalos que pretende continuar el legado que dejaron sus padres, Assumpció Claramunt y Francesc Bustos, con El Negrito i la Negrita –la tienda de regalos más mítica de la ciudad–. Ambos decidieron jubilarse, cerrando así esta etapa que empezaron en el año 1983. Pero Melcior, quien en 2011 decidió abrir la tienda de gadgets por excelencia de Tarragona, El Lloro, estaba convencido de que aún quedaba recorrido para este sueño hecho realidad. 

«No podía permitir que El Negrito i la Negrita se acabase», confiesa Melcior Bustos, quien recuerda que un amigo fue quien le avisó de que sus padres cerraban la tienda. «Estaba de vacaciones y mis padres no querían preocuparme. Sabía que querían tomar la decisión, pero no que fuera tan inmediata», relata Bustos, quien, a partir de ese momento, su cabeza ya empezó a maquinar cómo dar continuidad al proyecto de sus padres. «Para mi fue un momento muy duro. En esa tienda he crecido y lo he vivido todo. Sí o sí tenía que continuar», explica, emocionado. Bustos confiesa que pasar por delante del local, donde hasta hace unos meses estaba El Negrito i la Negrita, y verlo vacío, «me rompe el alma».

Así que el joven empresario se puso manos a la obra. Alquiló el local ubicado en el número 25 de la calle Governador González –a muy pocos metros de El Negrito y la Negrita–, y empezó con las obras. Un mes y medio después, Bustos ha abierto la nueva tienda. A través de las redes sociales, el empresario pidió a los tarraconenses propuestas para el nombre. El llamamiento recibió una avalancha de ideas. Finalmente, optó por El Lloro de la Negrita. «Es una mezcla entre las dos tiendas: la mía y la de mis padres», explica este tarraconense.

El protagonista de esta historia recuerda cómo ha vivido los últimos meses de su vida, ya que la preparación de la nueva tienda ha coincidido en tiempo con las fiestas de Santa Tecla. Bustos, a parte de ser empresario, también realiza trabajos esporádicos para el Ayuntamiento de Tarragona. «Ha sido una época de autentica locura. Como aquel que dice, mientras dirigía el Seguici Popular, cogía llamadas de proveedores para la nueva tienda», recuerda. 

Diferente producto, misma alma
Desde el pasado viernes, Bustos cuenta con dos tiendas en la misma calle. La diferencia es el producto. El Lloro va dirigido a un público más juvenil y más atrevido. «Hay más xuminades», dice Bustos. En cambio, en El Lloro de la Negrita se pueden encontrar complementos de moda, joyas con motivos locales, y el producto estrella, merchandising de las fiestas de Santa Tecla. El viernes pasado tuvo lugar la inauguración. En el escaparate izquierdo, Bustos homenajeó a sus padres con las figuras de los Gegants Negritos. Fue un sorpresa.

Temas

Comentarios

Lea También