Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"La estabilidad del trabajo público me atrae mucho"

Tamar, Ruzith o Caty estudian para ser Mossos o policías locales. Aprovechan las nuevas convocatorias y aspiran a un oficio que colme sus vocaciones y les dé una seguridad laboral

Raúl Cosano

Whatsapp
Imagen de la comisaría central de los Mossos d´Esquadra en la ciudad de Tarragona. FOTO: ROGER SEGURA/ACN

Imagen de la comisaría central de los Mossos d´Esquadra en la ciudad de Tarragona. FOTO: ROGER SEGURA/ACN

Viene de: El 'boom' del empleo público llena las academias para oposiciones

Tamar Haro (28 años) había trabajado en tiendas de ropa y en ópticas. «Me gustaba desde hace tiempo todo el tema de la seguridad y del servicio al ciudadano. Era algo que siempre había estado en mente. Había tenido otros empleos pero esto me atraía más y he decidido probar», explica ella tras una clase en la academia Aula Magna donde los alumnos se forman para las oposiciones a Mosso d’Esquadra o policía local.

«Ahora por fin cumplía los requisitos, como el idioma, que antes no conocía. Lo mío siempre ha sido una vocación, tenía claro que quería dedicarme a esto», cuenta Ruzith Zambrano (40 años), una venezolana afincada en Tarragona que se mueve también entre libretas y apuntes.

Forman parte de la nueva hornada de estudiantes que luchan para acceder a la función pública, algo impensable hace unos años, cuando la promoción de trabajos en la administración estaba prácticamente detenida.

Una de las motivaciones es cumplir con antiguas aspiraciones, como es el caso de Caty López (32 años), que ha podido recuperar una vocación que ya viene de lejos. «Hace siete años estuve en el ejército y descubrí cómo me gustaba todo lo relacionado con la autoridad», admite ella.

‘Nada me llena como esto’

Aquello puso la semilla. Después Caty tuvo también otros empleos, pero ninguno le acabó llenando. «He sido emprendedora y me he dedicado a otras cosas de diferentes ámbitos, pero he visto que lo que más me gusta es esto».

Después de haber sido madre, Caty emprende ahora una nueva aventura académica con vistas a reforzar un cuerpo policial cuando supere las oposiciones para las que se forma. Ellas también subrayan la importancia de acceder a este tipo de puestos. «Es evidente que estos trabajos te dan una estabilidad que atrae mucho. Asegurarte un empleo para casi toda la vida es algo interesante», cuenta Tamar Haro. En tiempos donde aún azota el paro es un aliciente a tener en cuenta. Pero hay más que eso. Ellas vuelven a hablar de sus estímulos: encontrar un empleo con vocación de servicio y de ayuda al ciudadano.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También