Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La fiesta de las brujas anima la Part Alta

Esoterismo. Hasta mañana, los alrededores del Pla de la Seu acogen un centenar de estands cuya temática gira alrededor del aquelarre y el mercado mágico.

Diari de Tarragona

Whatsapp
La feria volverá a abrir sus puertas hoy a las diez de la mañana.  FOTO: Pere Ferré

La feria volverá a abrir sus puertas hoy a las diez de la mañana. FOTO: Pere Ferré

El viento fuerte de la noche anterior tiró abajo algunos tenderetes, pero aun así se quedaron cien más para que ayer por la mañana arrancara de buen humor la cuarta edición de la pintoresca Fira Aquelarre. Inaugurada por Elvira Ferrando, teniente de alcalde en el Ayuntamiento tarraconense, esta fiesta proclama la diversidad del esoterismo. «Piezas únicas», «pan de pizza por 5 euros» y «elaborado de forma tradicional» fueron solo una pequeña parte de los carteles colgados en las paradas artesanas, en el Pla de la Seu en la Part Alta.

«La escoba se ha convertido en un símbolo de la suerte, junto con el laurel»

Paco Vargas y Josep Maria Marauri

Organizada por la Associació Fira Aquelarre Medieval i Màgic, se celebró con un brindis con el cava nombrado Cava de Bruixes, elaborado especialmente para la ocasión. Por un precio de 2,50 euros, los amantes de la Edad Media pudieron disfrutar de su sabor único. «Está embellecido con agua diamantina y despertado con música armónica», desveló detalles de su secreto Paco Vargas, coordinador de la feria. Él y el presidente de esta asociación, Josep Maria Marauri, respondieron a la pregunta de por qué la escoba es uno de los elementos significativos: «Antiguamente, iba acompañada de unas plantas psicotrópicas que excitaban los sentidos de las brujas». Añadieron que la escoba se ha convertido en un símbolo de la suerte mucho tiempo después, junto con el laurel, que ellos tenían al lado del cava.  

Por primera vez  
Entre los artesanos propietarios de los tenderetes de toda España había muchos que venían por primera vez. Uno de ellos era Rafael Gutiérrez, de 56 años, de Córdoba. Comentó que actualmente «es carísimo montar el tenderete». No obstante, esto no le había molestado para llegar ilusionado. Proponía unos títeres de madera muy coloridos, de personajes famosos de cuentos infantiles. «Cada uno lo hago en dos horas», contó que hace también los llamados «juegos de bolas», escudos, espadas y otros juguetes que «atraen más a los padres que a sus hijos». Un poco más arriba, Montse y Vicenç, de la provincia de Barcelona, habían expuesto varias piedras y minerales, a partir de un euro. Entre las más caras estaba una amatista que tenía un precio de 300. Vinieron porque les apasiona mostrar su trabajo. Mientras relataban sobre el simbolismo de cada piedra, agujereaban unas aquamarinas protectoras. 

Los puestos de comida no podían faltar en la feria. FOTO: Pere Ferré

El programa, abierto hasta mañana domingo por la tarde, cuenta con las visitas de los tarraconenses y huéspedes de la ciudad, proponiendo aparte del Mercat Màgic, entre otras cosas: los conciertos Músiques del Món de un músico alemán, conferencias, presentaciones de libros de escritores tarraconenses en la Casa Balcells, y talleres infantiles en la  calle Escrivanies Velles.

El espectáculo Akelarre, previsto ayer en la plaza Santiago Rusiñol, quedó suspendido por la lluvia. «Intentamos mantener la pasión por estas fiestas», dijo Josep Maria Tuset, quien tenía que actuar representando precisamente al dios Aker.

Comentarios

Lea También