Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La gestión del Anillo Mediterráneo se decidirá en enero

El Ayuntamiento y la Generalitat han encargado a Inefc un estudio que valorará si debe optarse por la privatización o por un modelo público-privado de las instalaciones deportivas de Campclar

Núria Riu

Whatsapp
Pla general de la construcció del Palau d'Esports a l'anella mediterrània que tindrà capacitat per a 5.000 persones i una coberta singular de ceràmica. FOTO: ACN

Pla general de la construcció del Palau d'Esports a l'anella mediterrània que tindrà capacitat per a 5.000 persones i una coberta singular de ceràmica. FOTO: ACN

Cuando faltan 174 días para la inauguración de los Juegos Mediterráneos, el Ayuntamiento de Tarragona asegura que se está trabajando en el legado. Uno de los principales interrogantes que ahora mismo hay encima de la mesa es la gestión de los equipamientos a partir del día después de esta cita internacional.

Desde la administración local, su máximo representante, Josep Fèlix Ballesteros, explicó que este aspecto quedará definido «el próximo mes de enero». Será tras conocer la propuesta que a petición del Consistorio y la Generalitat de Catalunya se encargó el pasado verano al Institut Nacional d’Educació Física de Catalunya (Inefc) los detalles del cual se conocerán en los próximos días. 

El documento planteará las diferentes alternativas para el modelo de gestión del conjunto de instalaciones deportivas que conforman el nuevo estadio de atletismo, las reformadas instalaciones deportivas de Campclar, la piscina de 50 metros, el velódromo y el Palau d’Esports. El conjunto de estos equipamientos son de titularidad municipal, excepto el nuevo pabellón que es de la Generalitat, por lo que ha decidido crearse un paquete en el que también se ha sumado la gestión del parque que rodea estas instalaciones. 

Deberá compatibilizarse el uso de los socios del patronato con el turismo deportivo

«Queremos que sea un solo actor el que se haga cargo de todo», decía el alcalde. No concretó si se optará por la privatización del paquete o un modelo mixto público-privado. «Serán los técnicos los que lo decidirán, pero en todo caso el Patronat Municipal d’Esports está claro que deberá participar», argumentó.
El estudio planteará diferentes modelos de gestión y los comparará con iniciativas de otras zonas polideportivas de Catalunya y España para ver los resultados. En este caso, uno de los objetivos es que deberá compatibilizarse el uso de los socios del patronato con los de las instalaciones de nueva construcción. Y este segundo bloque incluye tanto la celebración de eventos, como el Campeonato del Mundo de Handbol en 2021, como la llegada de deportistas que atraerá el proyecto turístico que quiere potenciarse. 

Más ingresos, menos gastos
El estudio que se está elaborando aportará básicamente cifras de carácter económico. El responsable del Comissionat del Jocs Mediterranis, Javier Villamayor, explica que «recogerá los datos sobre ingresos potenciales, costes de mantenimiento, cómo reducir los gastos o incrementar los costes». Con esta información, el Ayuntamiento y la Generalitat, a través del secretario general del Esport, Gerard Figueras, seleccionarán cuál es la opción que permitirá sacar una mejor rentabilidad al conjunto de estas instalaciones.

Villamayor pone en valor que hay otros elementos que pueden hacer más atractiva la gestión de este espacio. En este sentido, asegura que cerca del Anillo Mediterráneo hay unos terrenos calificados como equipamientos en los que podría llegar a construirse una residencia para deportistas. «Está claro que el Ayuntamiento no lo va a hacer, pero si queremos que venga gente necesitamos alojamiento y una de las posibilidades son las residencias para deportistas», asegura. 

La inversión de este macrocomplejo deportivo oscila los 30 millones de euros

Para el responsable municipal que ha liderado el proyecto de los Juegos «es un elemento que podría hacer atractiva la operación». El desarrollo de este equipamiento abre además nuevas posibilidades a estas instalaciones, ya que la administración local considera que el Anillo «podría convertirse en una zona de preparación para deportistas y tecnificación».

Algunas de las instalaciones de este macrocomplejo deportivo aún están en obras. Es el caso de la piscina de 50 metros y el Palau d’Esports. De hecho, la cuarta fase de obras del pabellón se licitó tan solo hace unos días, de forma que los trabajos tendrán que acelerarse para tenerlo todo a punto para este evento. Con todo, la inversión realizada asciende a más de treinta millones de euros.

Temas

Comentarios

Lea También