Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La gripe alcanza ya el nivel de epidemia y satura las urgencias

Los 119,59 casos por cada 100.000 habitantes registrados la última semana superan la barrera establecida en 110,7. Los niños menores de cinco años son los más afectados  

Älex Saldaña

Whatsapp
La sala de espera de Urgencias del Hospital Joan XXIII de Tarragona se halla estos días repleta de pacientes enfermos de gripe.   FOTO: pere ferré

La sala de espera de Urgencias del Hospital Joan XXIII de Tarragona se halla estos días repleta de pacientes enfermos de gripe. FOTO: pere ferré

Tos, estornudos, mucosidad, picor de garganta, dolor de cabeza, fiebre, miradas vidriosas, malestar general… La gripe, fiel a su cita con cada invierno, ya está aquí. Y ha llegado con fuerza, hasta el punto de que su incidencia se sitúa ya en los 119,59 casos por cada 100.000 habitantes, superando así el umbral de epidemia, establecido esta temporada en los 110,7 casos. La consecuencia se aprecia en las aulas medio despobladas en las que falta la mitad de los niños, en los centros de trabajo diezmados por las bajas y, en la otra cara de la moneda, en los centros sanitarios llenos de gente en busca de atención.

En efecto, ir al CAP esta semana es toda una odisea. Pedir cita previa supone esperar más de 12 días para una visita, pero acudir de urgencia tampoco es garantía de una pronta atención. Sobre todo en los servicios de pediatría. El CAP La Rambla, que aglutina la atención a los niños de Tarragona, por ejemplo, se halla tan colapsado que es difícil conseguir una cita para el mismo día. No es de extrañar; la incidencia gripal se ha disparado en los niños menores de 5 años (367,65 casos por 100.000 habitantes).

La situación no es mejor en la atención primaria de adultos. A pesar de los refuerzos con que cuentan algunos centros, como el CAP Tarraco, en Tarragona, los médicos se confiesan desbordados, mientras los pacientes se agolpan en la sala de espera. La mayoría ha acudido sin cita previa. «Por teléfono resulta imposible comunicarte, y por internet me dan cita para dentro de veinte días, pero yo estoy enferma ahora, no puedo esperar. Tengo 39 de fiebre y necesito la baja, porque en estas condiciones no puedo ir a trabajar», dice una mujer de mediana edad. «Le pasaremos como una incidencia. Espere en la puerta 1; le verá la enfermera y luego la doctora», le responde con amabilidad la mujer de la recepción, sobrepasada por la cola que tiene ante ella. 

Tanto las enfermeras como los médicos confirman que, «más allá de lo que digan las cifras y los informes de los centinelas de salud, aquí ya llevamos días en plena epidemia de gripe». Y los números avalan esta apreciación. En la semana entre el 7 y el 13 de enero los equipos de atención primaria de Catalunya han atendido 873.215 visitas relacionadas con la gripe, un 74,41% más que la semana anterior. Y tanto galenos como enfermeras se quejan del tiempo que les quitan las tareas burocráticas. «Es que con toda la gente que hay ahí afuera esperando a ser atendida además tenemos que hacer de administrativos», dice una médica mientras elabora un parte de baja para un paciente con gripe.

129 hospitalizados graves

La saturación y la dificultad para concertar una cita en los CAP llevan a muchos pacientes a optar directamente por las urgencias hospitalarias. «Jamás había visto tanta gente en la sala de Urgencias del Hospital Joan XXIII. Incluso había personas de pie», dice una madre que ha acudido al centro por un accidente en un brazo sufrido por su hija. La atención es más o menos rápida, pero el espacio no se vacía; siguen llegando pacientes con síntomas evidentes de gripe, por la que la sala de espera sigue a tope. No puede ser de otra manera si tenemos en cuenta que los hospitales han atendido un total de 69.651 urgencias por la gripe, de las cuales 8.107 han requerido algún tipo de ingreso hospitalario. Aunque los casos graves en los hospitales desde octubre suman129, los últimos 18 llegados esta semana. 

«No se trata de una situación excepcional», dice una médica de familia que prefiere que su nombre no aparezca en este reportaje. «Es lo que toca por las fechas en que nos encontramos. Las temperaturas han bajado y eso ha coincidido con la vuelta de los niños a las clases. Y, claro, los niños, los primeros en coger el virus, contagian a sus padres, y éstos extienden el virus por sus trabajos… Es lo de cada año. Por eso recomendamos a las familias que no lleven a sus hijos a la escuela si tienen fiebre o síntomas de gripe, porque contagiarán a los demás niños. Lo que pasa es que muchos padres no tienen con quién dejar a sus hijos y hasta que no se sienten realmente mal los siguen mandando a la escuela».

Aún crecerá más

Pero lo peor aún está por llegar. Según el modelo predictivo elaborado con datos de las primeras semanas de 2019, la actividad gripal durante las dos próximas semanas presentará un nivel epidémico que crecerá con picos elevados en algunas regiones de las demarcaciones de Lleida y Tarragona. Y el frío que se anuncia para los próximos días amenaza con favorecer la epidemia.  

Temas

  • salud

Comentarios

Lea También