Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«La historia que contamos destruye el muro del silencio y el miedo»

La compañía mallorquina La Impaciència lleva este fin de semana a la Sala Trono de Tarragona su obra ‘He vist bal·lenes’, una representación sobre el conflicto vasco que pretende hacer reflexionar al espectador

Sílvia Petit

Whatsapp
Una escena de ‘He vist bal·lenes’, de la compañía La Impaciència sobre el conflicto vasco. FOTO: Cedida

Una escena de ‘He vist bal·lenes’, de la compañía La Impaciència sobre el conflicto vasco. FOTO: Cedida

Es la primera vez que un cómic sale del papel para explicar su historia en un escenario y eso es gracias a la valentía y originalidad de la compañía mallorquina La Impaciència que nos trae a la Sala Trono He vist bal·lenes (Viernes 15 a las 20.30h con forum al terminar la función. Sábado 16 a las 18.30 y 20.30 horas), una relación entre lo imposible, el surrealismo, la verdad, la rabia y la emoción entre un exmilitante de ETA, uno del GAL y una víctima de la banda terrorista. 

La obra es la hermana pequeña del cómic He visto ballenas, del bilbaíno Javier de Isusi que en 2014 crea para contar la historia real de la relación que nace en la cárcel entre el militante de ETA y el del GAL y que, sin duda, es el inicio de una reconciliación necesaria entre la sociedad vasca.

Los actores y actriz Salvador Oliva, Jordi Cumellas, Clara Ingold y Rodo Gener, bajo la batuta de Xavi Nuñez, se enamoran de la historia de este cómic y no dudan ni un segundo en llevarla al teatro para, sobre todo, remover al espectador. De hecho, Oliva y Gener viajan a Extremadura para conocer al autor y explicarle las intenciones de la compañía. De Isusi se sorprende pero acepta gustosamente el reto. 

Emmanuel, Josu y Antón son los protagonistas del cómic de Isasi y a los que La Impaciència convierte en personajes de carne y hueso que conviven con otros 13 en los 75 minutos del espectáculo. Xavi Núñez, director, explica que «cuando el cómic cae en mis manos, flipo y acepto encantado dirigir esta historia, siempre respetando la esencia de lo que cuenta Javier a través de los tres protagonistas».

La propuesta de La Impaciència  pretende abordar con sensibilidad y sutileza las heridas causadas por el conflicto vasco. «No le pedimos al espectador que empatice con un etarra, sino que escuche a las personas que cuentan su historia, sin moralina ni maniqueísmo. Está claro que el anuncio de ETA de la disolución de la banda nos vino bien porque, posiblemente, las heridas no están tan abiertas».

Del papel al escenario, de la viñeta al teatro y con el juego entre actores, textos, escenografía y, sobre todo, dibujos en directo se consigue el efecto del cómic de donde nace la historia. «Así es, porque no era fácil conseguir la inmediatez brutal que te da el cómic ya que cada viñeta te manda una información concreta y eso lo hemos conseguido con el gran trabajo actoral, pocos elementos en el escenario y conservando los dibujos de Javier pero trazados por la mano de Rodo Gener». 

La Impaciència es diferente, única y políticamente incorrecta y es de las que cuenta historias de verdad. «Queremos que la gente salga del teatro con ganas de cambiar el mundo y habiendo hecho un proceso como persona», cuenta Nuñez. Es un tema delicado, con el que muchos, directa o indirectamente hemos sufrido, porque el terrorismo de ETA se llevó por delante la vida de muchas personas inocentes pero según cuenta el director «hablar libremente de esto es señal de salud». El conflicto vasco sensibilizó, mobilizó y cabreó a gente de toda España. 

Estamos viviendo ahora algo similar, en lo que a tensión se refiere, con lo que pasa en Catalunya y el juicio a los presos políticos? ¿Se podría llevar al teatro? «Se podría llevar siempre y cuando sirva para cambiar el mundo; tenemos que ser pedagógicos, remover sentimientos».
Este grupo de amigos y actores de las Illes Balears aterriza por primera vez en Tarragona y lo hace gracias al teatro «no convencional» que nos regala la gente de la Sala Trono.

Temas

Comentarios