Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La historia se repite: Un incendio forestal arrasa 16,3 hectáreas en Montferri

Una veintena de dotaciones de los bomberos y once de las ADF luchaban a medianoche para poder controlar las llamas

Àngel Juanpere

Whatsapp

La historia se repitió ayer en Montferri. Como si del Día de la Marmota se tratara, un incendio forestal arrasó una zona ya quemada hace casi diez años. Sin embargo, en esta ocasión el fuego no avanzó hacia el núcleo urbano sino en dirección contraria, hacia la montaña. En la medianoche, una veintena de dotaciones terrestres de los bomberos junto con once de las ADF –unos 40 voluntarios- seguían intentando apagar unas llamas que, según cifras provisionales, había quemado unas 16,3 hectáreas. Se trata del incendio forestal más importante de este año en la demarcación.

Sobre las siete y media de la tarde, los vecinos observaron una columna de humo a un kilómetro del núcleo urbano, dirección Salomó. Lo que inicialmente parecía un incendio de matorrales en la zona de La Cargola, rápidamente se extendió por la masa arbórea, ayudado por unas turbulencias del viento. Esto provocó que las llamas avanzasen en direcciones diferentes e incluso saliesen focos secundarios.

Inicialmente, fueron movilizadas dos dotaciones de bomberos de los parques de Alcover, Valls, Vila-rodona y El Vendrell. Pero cuando iban de camino ya comenzaron a solicitar refuerzos porque la situación estaba descontrolada –a aquellas horas la columna de humo era visible desde todo el Camp de Tarragona-. 

El fuego avanzaba tanto por la zona quemada hace diez años como por la masa arbolada que se había salvado de aquel incendio. En una hora, el frente había llegado a la parte alta de la cadena montañosa, eso sí, debilitado por el escaso combustible vegetal. 

Pero en parte inferior, tocando a la carretera T-204 –que va hacia Salomó-, la situación era otra. Un frente de llamas se extendía a lo largo de un centenar de metros. Sólo la presencia de una dotación de bomberos y dos descargas de las avionetas impidió que el siniestro traspasase una vía que, por aquel entonces, ya había sido cortada al tráfico.

Con la llegada del ocaso, las cuatro avionetas y el helicóptero que habían echado toneladas de agua sobre el incendio se retiraron a su base en el aeropuerto de Sabadell.

A las once de la noche, los bomberos aseguraban que tanto la cola como el flanco derecho del incendio evolucionaban favorablemente. A esa hora se continuaba trabajando en el frente y el flanco izquierdo, que se encontraba en una bajada, a contraviento, por lo que no avanzaba rápidamente.

Los bomberos de los GRAF utilizaban fuego técnico para frenar el flanco derecho. A las once menos cuarto, el frente de esta parte del incendio tenía todavía un trozo de fuego activo muy cerca de la carretera y se trabajaba para que no la saltase. En la zona está la urbanización La Planeta, aunque inicialmente no corría peligro y no se procedió a su evacuación.
A las once y cuarto de la noche, los bomberos daban el incendio por estabilizado.

El precedente
El 15 de agosto de 2009 todavía estaba presente ayer en la mente de algunos vecinos de este municipio del Alt Camp. Poco antes de la diez de la mañana se declaró un incendio en un punto relativamente cercano al de ayer. Los bomberos lo terminaron de sofocar a las doce del mediodía. 

Pero a las dos y media las llamas volvían –no se trataba de un rebrote del anterior-, y con más virulencia. El fuego subió hacia la cadena montañosa. Pero un cambio de viento hizo que traspasase la carretera, avanzando hacia la urbanización L’Alzineta. Los Mossos desalojaron a una decena de personas que seguían la evolución del siniestro desde el Santuari de la Mare de Déu de Montserrat, poco antes de que el humo invadiera la zona. Paralelamente, se ordenaba a los vecinos del municipio que se confinasen en sus casas, mientras que tres viviendas del extrarradio fueron desalojadas. 

Por la noche la situación comenzaba a tranquilizarse tras la intervención de 43 dotaciones terrestres de los bomberos y 19 medios aéreos –además de voluntarios-. Ardieron 85 hectáreas, 60 de ellas de zona protegida de la Xarxa Natura 2000.

Temas

Comentarios

Lea También