Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La huelga de autobuses en Tarragona sigue en pie

La mediación de este jueves ha terminado en desacuerdo entre la EMT y el comité de empresas

Jordi Cabré

Whatsapp
Uno de los autobuses de la EMT.  FOTO: Lluís Milián

Uno de los autobuses de la EMT. FOTO: Lluís Milián

Los Serveis Territorials del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat ha sido el escenario hoy jueves (por espacio de unas seis horas) del acto de mediación entre la Empresa Municipal de Transports (EMT), representada por su gerente, Néstor Cañete, y 13 trabajadores para desbloquear la situación de huelga convocada para los días 8 y 10 de este mes de mayo.

Los trabajadores de la EMT se han reafirmado en sus propuestas enfocadas en dos bloques: el económico sustentado en diferentes argumentos para incrementar la nómina con complementos económicos de productividad, disponibilidad y asistencia. Y en seguridad y salud dirigidos a la renovación urgente de la flota.

El representante de la EMT ha expuesto que hay una planificación de inversiones, pero que no pueden adelantarse en el tiempo por disponibilidad presupuestaria. Esto significa que la idea de la empresa municipal es renovar tres vehículos mediante rénting antes de finalizar el año y la compra de cinco vehículos en 2019, que se prorrogará con más adquisiciones hasta 2024.

La huelga está prevista para los días 8 y 10 de mayo de 10 a 12 y de 16 a 18 horas

Además, hasta que esta planificación de renovación de flota no sea real, la EMT pide que los trabajadores hagan una relación de deficiencias y desperfectos para que se actúe y se prioricen las necesidades que manifieste la plantilla.

Respecto a la parte económica, la empresa ha explicado en la mediación que se ha logrado la posibilidad de establecer un complemento de productividad para todos los trabajadores. Pero que el resto de exigencias económicas está atado a la ley de estabilidad presupuestaria marcada desde Madrid. Ir más allá, argumenta la EMT, es un riesgo y podría incurrir en una ilegalidad.

Los trabajadores que han asistido a la mediación no aceptan los argumentos de la empresa municipal de autobuses y por esta razón no han desconvocado la huelga. Está prevista para los días 8 y 10 de mayo de 10 a 12 y de 16 a 18 horas.

La Generalitat ha intentado establecer servicios mínimos. La EMT ha sugerido que todas las líneas estén cubiertas con la mitad de los efectivos durante la huelga de dos horas, mientras que la plantilla ha considerado que la huelga parcial no requiere de servicios mínimos.

Ante el nuevo desacuerdo, se ha dejado para una próxima mediación intentar resolver el problema. Mientras tanto, la huelga de autobuses para el martes y jueves de la próxima semana sigue en pie.

Temas

Comentarios

Lea También