La huelga de los MIR llama desde hoy a 340 médicos en Tarragona

El 10% de la plantilla provincial de facultativos está citado al parón de tres días. Las protestas se harán en los hospitales Santa Tecla, Joan XXIII y Sant Joan, y en la Plaça Imperial Tarraco

Raúl Cosano/ACN

Whatsapp
Médicos internos residentes (MIR) de pediatría de Joan XXIII, con carteles para secundar la huelga de tres días.  FOTO: twitter vaga mir catalunya

Médicos internos residentes (MIR) de pediatría de Joan XXIII, con carteles para secundar la huelga de tres días. FOTO: twitter vaga mir catalunya

Unos 3.500 médicos internos residentes (MIR) de los hospitales y centros de atención primaria de Catalunya están llamados a una huelga de tres días a partir de hoy para reclamar mejoras formativas, laborales y retributivas. El colectivo tiene el apoyo del sindicato Metges de Catalunya, que es quien convoca. En la provincia de Tarragona, entre 320 y 340 facultativos residentes están llamados a este parón, sumando las regiones de Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre. Se trata de alrededor del 10% de las plantillas totales de médicos en activo, que alcanzan los 3.000 efectivos, aproximadamente. 

Las reuniones de la última semana con el Institut Català de la Salut (ICS) y las patronales han acabado sin acuerdo entre las partes, de forma que el sindicato mantiene la parada. El comité de huelga ha preparado movilizaciones, como una concentración ante el Departament de Salut, y su portavoz, Àlex Mayer, cree que el seguimiento de la huelga puede ser masivo.

Condiciones «agravadas»
Los médicos residentes denuncian unas condiciones «precarias» que se han «agravado» con la crisis de la Covid-19 y reclaman mejoras en tres bloques: formación, condiciones laborales y retribuciones. En cuanto al primero, piden que se les garantice que el 15% de la jornada ordinaria se destine a la formación y que se reserven 10 días anuales como mínimo para participar en actos formativos. En este sentido, recuerdan que la prioridad del sistema MIR es la formación especializada de los facultativos y no la dotación de personal en los centros de salud. También exigen una correcta supervisión de su trabajo y garantizar las rotaciones.

En el ámbito laboral, los residentes piden que la jornada ordinaria sea de 35 horas semanales, como en el resto de España, y un máximo de 48 horas de trabajo semanal entre la jornada ordinaria y las guardias. También, que después de una jornada, algunas de 24 horas, se cumplan las 12 horas de descanso mínimo ininterrumpido, así como las 36 continuadas de descanso semanal, como recoge la legislación.

En cuanto al tercer bloque de reivindicaciones, los MIR exigen un incremento salarial tanto en la jornada ordinaria, de unos 16.000 euros brutos anuales en el caso de los residentes de primer año, como de las guardias. También piden que las retribuciones incluyan diferentes complementos y pluses salariales, como el de nocturnidad. «Somos conscientes de que estamos en formación, pero somos personal que tenemos la carrera de Medicina, hemos aprobado una oposición larga y dura como es el MIR y estamos haciendo entre cuatro y cinco años de formación especializada. Y la realidad es que somos mileuristas», advirtió Mayer.

Concentraciones. Tres días de movilizaciones

Hoy, a las 7.45 h., hay programada una concentración en Santa Tecla y Joan XXIII. Está previsto que los médicos movilizados se desplacen luego a Barcelona para tomar parte, a las 12 h., en una protesta central ante Salut. Mañana y pasado, habrá otra movilización a las 8.00 h. en los hospitales de Santa Tecla, Joan XXIII y Sant Joan, en Reus. El acto principal será una concentración mañana, a las 19 h., en la Plaça Imperial Tarraco, abierta al público. 

Tras la reunión del viernes en el trámite de mediación, los convocantes calificaron las mejoras planteadas de «insuficientes». Según los organizadores de la huelga, el documento aportado por el ICS y las patronales plantea la creación de una comisión de seguimiento de los programas de formación sanitaria especializada, sin recoger de forma explícita ninguna de las reivindicaciones, y un incremento del 5% de la retribución base en un periodo de dos años, sin incluir otras mejoras relacionadas con las guardias y complementos salariales. Las entidades también habían hablado de cumplir la jornada y los descansos legalmente establecidos y, para el sindicato, lo único que significa esto es que asumen el »actual incumplimiento». El comité de huelga asegura que está dispuesto a negociar antes y durante la parada para encontrar soluciones.

Servicios mínimos polémicos
Treball ha decretado servicios mínimos para asegurar el funcionamiento normal del servicio de urgencias; de las unidades especiales de urgencia vital como son las UCI, coronarias, de hemodiálisis, neonatología, partos y tratamientos de radioterapia y quimioterapia; de la actividad quirúrgica inaplazable y garantizar el derecho de todo paciente a ser atendido mientras esté ingresado. En los centros de asistencia extrahospitalaria y primaria, se tiene que garantizar el normal funcionamiento de la asistencia urgente. La dirección de los centros sanitarios tiene que determinar el personal estrictamente necesario para el funcionamiento de los servicios mínimos.

Aunque era previsible que Treball decretaría servicios mínimos, el comité de huelga critica la decisión y argumenta que los MIR son personal formativo y no estructural y que, por tanto, no deberían haberse programado

El portavoz del comité y residente de tercer año cree que la huelga podría tener un seguimiento amplio. «A los sanitarios nos cuesta hacer huelga, por saber qué repercusiones tiene en el sistema, pero con los residentes muy enfadados y unas condiciones que no podemos soportar más, los inputs que nos llegan es de una movilización que podría ser masiva», afirma.

Temas

Comentarios

Lea También