La inspección investiga a 260 empresas de Tarragona por fraude en los ERTE

El Estado inicia 463 actuaciones en busca de praxis como fichar a empleados en negro pese al ERTE, expedientes que no eran de fuerza mayor o teletrabajar con los contratos suspendidos

Raúl Cosano

Whatsapp
Los ERTE se han aplicado en Tarragona sobre todo en el sector servicios. Foto: EFE

Los ERTE se han aplicado en Tarragona sobre todo en el sector servicios. Foto: EFE

Mano dura del Gobierno en busca de la picaresca con los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo. La Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha intensificado la detección de fraude en ERTE con una campaña que tiene una vertiente informativa pero también sancionadora. La iniciativa implica intensificar las visitas con el fin de detectar incumplimientos o prácticas irregulares, «como el reinicio de la actividad sin comunicación previa al SEPE, que implica la renudación del trabajo con personas trabajadoras cobrando la prestación por desempleo», según explica el Ministerio. En Tarragona se han abierto 463 actuaciones de inspección por fraude en ERTE. Por otra parte, se han visitado ya 260 empresas. «La campaña continúa abierta», avisan desde el Gobierno. Hay que tener en cuenta que una intervención no es igual a una visita a un centro de trabajo, ya que en un mismo desplazamiento un inspector puede realizar varias actuaciones.

Quienes también están muy encima son los sindicatos, responsables de denunciar ante la Inspección casuísticas de toda índole. «Nos encontramos ante empresas que habían colocado a sus trabajadores en ERTE y seguían teletrabajando desde casa», explica Joan Llort, secretario general de UGT en Tarragona. «Una de las claves está no solo en mirar el aspecto laboral, sino también el mercantil, la producción y el rendimiento que está generando una empresa», dicen desde una gestoría. Mercè Puig, secretaria general de CCOO en la provincia, menciona otras situaciones: «Seguimos denunciando a los fijos discontinuos, que algunas empresas no han incorporado a los ERTE y han llegado ya a perder el paro. En otra línea, hemos denunciado a empresas que han vuelto a trabajar al 100% y que no están levantando los ERTE. Son compañías estacionales, que suelen estar a pleno rendimiento o incluso más y que mantienen a su plantilla en ERTE mientras contratan personal para ETT».

El foco en la paquetería

El objetivo, según Mercè Puig, es mantener al máximo la regulación para seguir beneficiándose de ella una vez acabe la temporada turística. Llort incide en esa problemática de aparición reciente: «Hay una paradoja que estamos viendo, por ejemplo, en empresas logísticas que subcontratan servicios mientras tienen un ERTE cuando están contratando a otros que incluso pueden estar en negro. Es algo que está pasando por el incremento de la demanda telemática y los envíos, en ámbitos como la paquetería».

Llort cree que, «como ha pasado siempre, hay empresas que se aprovechan», y añade: «Hay compañías que están recuperando la actividad, en un porcentaje elevado, pero que no salen del ERTE. Estamos pendientes de todo eso». Víctor Canalda, abogado laboralista en Tarragona y profesor de derecho en la UOC, desgrana uno de los frentes en los que más énfasis pone la administración: «Muchos ERTE que eran por fuerza mayor quedaron aprobados por silencio positivo, porque se presentaban y, si no había respuesta de la administración dentro de los cinco días siguientes, quedaban aprobados. Ahora se está haciendo una campaña para ver si las causas de fuerza mayor eran correctas. En juego hay las exenciones de la Seguridad Social y el dinero de las propias prestaciones».

La situación fue tan excepcional que no quedó más remedio que rastrear la legalidad de muchos expedientes a posteriori, es decir, una vez aprobados y puestos en marcha, ya que el objetivo por encima de todo era evitar una sucesión de cierres y despidos sin precedentes. No quedó más solución, pues, que asumir que habría una inevitable bolsa de fraude que ahora se combate. Las ilegalidades también pueden alcanzar al permiso retribuido que se aplicó durante dos semanas y que obligaba a los empleados no esenciales a quedarse en casa. «Puede ser que la empresa, que dejaba de cotizar en ese tiempo mientras el trabajador cobraba su prestación, no obligara al empleado a quedarse en casa, sino que igualmente le hiciera trabajar físicamente o bien teletrabajar. Creo que ahora Inspección mirará ese tipo de supuestos», indica el letrado Jerónimo Martín, del despacho tarraconense Parareda Abogados.

Por su parte, Canalda también recalca que se van a revisar aspectos como «tener a los trabajadores suspendidos y haber hecho subcontratas o contrataciones» y que habrá una vigilancia específica de lo sucedido en la desescalada y en esta nueva normalidad: «La inspección vigilará los ingresos de explotación y pondrá su foco también en las horas extras, sobre todo de aquellos trabajadores que se vayan desafectando del ERTE, para que no asuman más trabajo del que les toca mientras hay compañeros que siguen dentro del expediente».

Las actuaciones se iniciaron en mayo y constan de diferentes fases, desde la planificación a la visita a las empresas, la aportación y el examen de la documentación y la elaboración de informes y actas, por lo que cada investigación requiere semanas hasta que queda concluida.

Paralelamente, el Ministerio de Trabajo ha activado en sus redes una campaña de divulgación que, con el hashtag #ProtegerLoPúblico, incide en el uso responsable de los recursos públicos, destinados a los ERTE, una exigencia que ha acentuado su importancia durante la crisis sanitaria de la pandemia.

«Un esfuerzo colectivo»

En este sentido, el director de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, Héctor Illueca, señala que «el esfuerzo inversor que han supuesto los ERTE para proteger el tejido productivo y preservar el empleo debe ir acompañado de un esfuerzo colectivo para prevenir situaciones de fraude, irregularidades y abusos». «Desde la Inspección de Trabajo y Seguridad Social tratamos de impedir que el fraude de unos pocos comprometa el esfuerzo de tantos», concluye el director de la Inspección de Trabajo.

La Inspección de Trabajo atenderá a las denuncias presentadas en la Inspección Provincial, que relaten hechos de los que se deduzca fraude en prestaciones por desempleo u otro tipo de fraude vinculado a ERTE Covid-19 (como la realización de horas extras con personal reincorporado, manteniendo personas trabajadoras en ERTE).

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social recuerda, además, que cuenta entre sus herramientas con un buzón online, accesible en la web de la Inspección y del Ministerio. Por medios telemáticos, la plataforma permite comunicar irregularidades vinculadas a los ERTE, salvaguardando la identidad de la persona denunciante.

Los expedientes han sido decisivos para la supervivencia de miles de empresas y evitar despidos. Alrededor de 10.000 negocios en la provincia han tenido que recurrir a ellos desde marzo.

Temas

Comentarios

Lea También