Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La jueza desimputa al concejal Carlos Castillo del caso 'Highland'

Así lo notificó ayer la magistrada mediante un auto
Whatsapp
Carlos Castillo, durante un momento del pleno que se celebró ayer en el Saló de Plens de la Plaça de la Font. Foto: Lluís Milián

Carlos Castillo, durante un momento del pleno que se celebró ayer en el Saló de Plens de la Plaça de la Font. Foto: Lluís Milián

La jueza del Juzgado de Instrucción número 2 de Tarragona notificó ayer al concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Tarragona, Carlos Castillo (PSC), que le desimputa de la investigación sobre las presuntas irregularidades cometidas en los expedientes sancionadores realizados contra el local de ocio nocturno Highland.

Castillo había sido imputado por un presunto delito de prevaricación, al paralizar presuntamente un expediente sancionador que preveía la sanción del local tras varias inspecciones realizadas por los agentes de la Guàrdia Urbana.

Según la magistrada, «no queda debidamente justificada la perpetración del delito de prevaricación que dio motivo a la imputación», que se anunció a principios del mes de enero del año pasado. Posteriormente, el edil acudió al juzgado a declarar ante la jueza el 26 de marzo y, en octubre, la representación del concejal solicitó el sobreseimiento de la causa que se le achacaba. En ese momento, la Fiscalía también consideró que no había motivos para que la jueza siguiera imputando al edil, por lo que le pidió el sobreseimiento que ahora se ha materializado.

Demora dentro de lo normal

En el auto, la magistrada considera que «si bien puede concluirse que la tramitación de alguno de los expedientes disciplinarios relativos al Highland se demoró en el tiempo, coincidiendo con la toma de posesión de Castillo como teniente de alcalde, no ha quedado acreditado que dicha demora haya sido superior a la de otros expedientes similares». La mayoría de los expedientes iniciados contra el local situado en la Rambla Vella se remontan a finales del año 2007.

Asimismo, la jueza remarca en el escrito que «todos los expedientes sancionadores abiertos fueron resueltos y se impusieron diversas sanciones económicas que fueron, asimismo, ejecutadas», así como que el Consistorio también ordenó «en más de una ocasión el cierre del establecimiento».

‘Era una imputación injusta’

El edil tarraconense mostró ayer su satisfacción por el cierre de su causa, ya que «demuestra que era una imputación injusta y que este Ayuntamiento no ha hecho nada irregular en la gestión del ocio nocturno de la ciudad». Asimismo, el político lamentó «el mal uso que a veces se hace de la justicia», si bien quiso agradecer «el trato recibido durante todo este tiempo tanto por parte del alcalde como de los partidos de la oposición».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También