Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La limpieza de cada excremento en la vía pública de TGN cuesta 10 euros

Limpiar un chicle: 4 euros; bolsas fuera del contenedor: 7 euros... He aquí un cálculo del coste de algunas de las acciones incívicas más comunes
Whatsapp
Es el coste de desplazar al operario y el equipo para recoger la deposición 'fresca' y limpiar con agua a presión

Es el coste de desplazar al operario y el equipo para recoger la deposición 'fresca' y limpiar con agua a presión

Diez euros cada excremento de perro. Este es el precio estimado que paga la ciudad por limpiar cada deposición reciente en la vía pública (las secas las retiran los barrenderos). La cifra parece exagerada, pero Joan Sanahujes, concejal de limpieza, explica que es rigurosamente cierta y que proviene de los cálculos que han hecho los técnicos del departamento. Se incluye aquí lo que cuesta desplazar al operario, que se traslada en un pequeño vehículo hasta donde se recibe el aviso, y limpiar con agua a presión. El concejal apunta, de hecho, que durante todo el día hay un operario dedicado casi en exclusiva a efectuar este tipo de tareas.

Igual que con los excrementos de perros, un motivo constante de crítica, el Ayuntamiento ha hecho un cálculo detallado de lo que cuesta enmendar algunas de las acciones incívicas más comunes y ha comenzado a difundir vídeos con el tema en las redes sociales bajo el título ‘Fes un petit gest’ (Haz un pequeño gesto). Todos apelan a lo mismo, al ‘microdato’, a la cifra de andar por casa.

También han calculado, por ejemplo, que retirar un chicle del pavimento cuesta cuatro euros, teniendo en cuenta la maquinaria utilizada, el desplazamiento de los operarios, seguros, tiempo que tarda el trabajador...

 

‘La basura’, el mayor coste

Pero que la cifra pequeña no impida ver la mayor. Mas allá de estos datos detallados, el consistorio también alude a las grandes cifras y asegura que el incivismo le costó a los tarraconenses 878.345,97 euros el año pasado, unos 40.000 más que el año anterior.

Y eso que en esta cifra, con céntimos incluidos, no se cuentan por ejemplo los excrementos o los chicles. Lo que sí figura es el coste de retirar «residuos incontrolados». Generalmente se trata de bolsas, residuos voluminosos y muebles que son dejados fuera de los contenedores o en plena calle. Sólo este concepto se llevó el año pasado 654.005,97€.

Es, sin duda, el concepto en el que se emplea más dinero. En este punto, valga un ejemplo: retirar un colchón que se ha dejado en la calle sin previo aviso cuesta unos 30 euros, a los que habría que sumar el coste de recogerlo y transportarlo hasta la planta de tratamiento de residuos.

Los contenedores también generaron, por sí mismos, un importante gasto, pues se emplearon 95.750 euros para reparar contenedores dañados otros y 60.381,23 para sustituir los quemados. Además, hubo que invertir 59.459 euros en limpiar pintadas y grafittis que aparecen en fachadas y mobiliario urbano.

La lista la cierran las papeleras arrancadas y robadas, un hecho que tuvo un coste 8.750 euros.

Sanahujes reconoce, no obstante, que algunas actitudes incívicas van a la baja, como es el caso de los dueños que no recogen los excrementos de sus mascotas. Asegura que son una pequeña minoría, molesta, pero minoría. Recuerda que en la ciudad hay censados unos 2.800 perros (aunque el número sería muy superior). «Imagínese cómo estaríamos si nadie recogiera», ejemplifica.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También