Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La madre de M. promete que la niña volverá a TGN

Amigos y familia se despiden entre lágrimas de la menor que debe regresar a Chequia y los mossos se la llevan a la fuerza al aeropuerto

Carla Pomerol

Whatsapp
Antoni Miquel y su hija, en el Balcó del Mediterrani.  FOTO: Pere Ferré

Antoni Miquel y su hija, en el Balcó del Mediterrani. FOTO: Pere Ferré

M., la tarraconense de 11 años, que la justicia ha ordenado que vuelva con su madre en contra de su voluntad, ya ha pasado su primera noche en la República Checa.

Después de la intensa jornada que vivió ayer la menor, finalmente madre e hija llegaron a un pacto en el aeropuerto del Prat. La madre prometió respetar la decisión de la pequeña, que es quedarse a vivir con su padre en Tarragona, pero a cambio le pide viajar con ella a Chequia, estarse una semana y devolverla entre el viernes y el sábado de la semana que viene. 

La niña llevaba un año y medio viviendo en Tarragona con su padre, porque acusa a su madre de «maltratarla». Después de que la progenitora interpusiera una demanda para recuperar a su hija, la jueza ordenó que la menor debía volver a Chequia con la madre antes del 17 de enero.

La magistrada dictó que ayer, el padre de la pequeña, Antoni Miquel, tenía que llevar a M. a las 9.30 h, al Servei Territorial del Departament de Justícia, para que ésta fuera devuelta a su madre y así cumplir con el procedimiento judicial. Pero M. le pidió a su padre que no lo hiciera, que la protegiera. Miquel no hizo caso a las órdenes de la jueza.

La jornada fue dura e intensa. A primera hora de la mañana, los mossos se presentaron a casa de la menor con la intención de llevársela hasta el aeropuerto del Prat, donde la estaba esperando su madre.

Una veintena de personas se atrincheraron a la puerta de su casa para evitar que se llevaran a M. La menor, que ya hacía días que no iba al colegio por el miedo a que la policía se la llevara a la fuerza–, sufrió un ataque de ansiedad y fue trasladada hasta el Hospital Joan XXIII por una ambulancia.

Al cabo de dos horas, los médicos le dieron el alta y la policía se la llevó hasta el aeropuerto del Prat. Su padre pidió acompañarla. Los más allegados, que estaban con el padre en Urgencias de Joan XXIII, se despidieron, entre lágrimas, de la pequeña. Mientras tanto, M. gritaba «no quiero irme, tengo miedo».

En el aeropuerto se encontró con su madre, que le propuso tener una conversación delante de los mossos. Después de hablar, la menor y su madre llegaron al acuerdo de que la menor viajaba ayer por la tarda a Chequia, con la condición de que la madre la devolverá el próximo viernes o sábado. Por su parte, el padre espera que «la madre cumpla con lo prometido» y pidió «poder hablar con la pequeña cada día».

El capítulo más dramático

Se trata de la historia de una menor de 11 años que la justicia le obliga volver con su madre a la República Checa. Todo empezó cuando hace un año y medio, su padre, vino a disfrutar de las vacaciones con su hija en su ciudad natal.

Cuando llevaban unos días aquí, tal como explica el padre Antoni Miquel, la menor le pidió no volver con su madre, «porque la maltrataba». Entonces, su progenitor decidió no volver a Chequia.

Hace unos meses, la madre presentó una demanda judicial para recuperar a su hija. La jueza le ha dado la razón y M. debe volver a Chequia a vivir. Ayer se vivió otro capítulo de la historia, el más dramático de todos.

Comentarios

Lea También