Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mayoría de atendidos por Creu Roja no cobrará la jubilación

El 44,2% de las personas en situación vulnerable sufren de pobreza crónica, es decir, no salñen del bache desde hace tres años o más, según un estudio presentado por Creu Roja

Esther Garrido

Whatsapp
La imagen de los sin techo que duermen en la calle de Tarragona. Foto: LLUIS MILIAN

La imagen de los sin techo que duermen en la calle de Tarragona. Foto: LLUIS MILIAN

La mayoría de personas atendidas en programas de lucha contra la pobreza de la Creu Roja no cumple los requisitos mínimos para recibir la pensión contributiva de jubilación, que exige haber cotizado un mínimo de 15 años (dos de ellos en los últimos 15 años antes de la jubilación). 

Las personas atendidas en estos programas de entre 50 y 59 años sólo han cotizado una media de 11 años. Entre la población activa, un 17% de personas de una media de 41 años no ha cotizado nunca y un 12% no sabe los años que ha cotizado o tan siquiera si lo ha hecho. Este ha sido el dato que «más ha llamado la atención» de la Creu Roja, afirmó Pilar Millán, responsable del décimo estudio del Observatori ‘La cronificació de la pobresa’.

El 44,2% de las personas en situación vulnerable sufre pobreza crónica, es decir, se halla en esta situación desde hace tres años o más. El porcentaje se eleva hasta el 59% en las personas de entre 50 y 60 años. 

Además, ocho de cada diez personas atendidas sufren de pobreza severa, lo que implica que cobran menos de 568,3 euros al mes. Además, la pobreza energética ha aumentado en 30 puntos en los últimos cuatro años y afecta el 86% de las personas encuestadas, un 18% de las cuales son de la demarcación de Tarragona.

‘No podemos esperar’

El presidente de la Creu Roja en Tarragona, Ramon Grau, asegura que «no podemos esperar ni un minuto más» en ofrecerles apoyo. «Estamos especialmente preocupados por los que ahora se encuentran en el paro». Y es que siete de cada diez familias atendidas tienen todos los miembros adultos desempleados.

El estudio se ha centrado en diversos factores. Uno es la cronificación de la pobreza; otro, su perfil dentro de la demarcación, que indica que la mayoría son mujeres de unos 43 años y de nacionalidad española en un 49%. Además, aumentan las dificultades en familias con descendencia y disminuye la problemática en las familias monoparentales. De los atendidos, 6 de cada 10  tienen deudas económicas de hasta 2.000 euros, y la causa principal suele ser el pago de la vivienda.

Feminización de la pobreza

La Creu Roja ha descubierto  que se intensifica la pobreza, ya que el 84% de la muestra se encontraba en situación de pobreza grave, la mayoría familias con hijos. También se han encontrado con privación material, lo que implica una falta de recursos para cubrir imprevistos, pagar gastos o tener un ocio mínimo. 
Según Millán, el ocio y la cultura «son muy importantes para el desarrollo de los niños», por ello han puesto en marcha planes para pagar colonias y excursiones a los pequeños, para algunos de los cuales era su primera vez. 244 niños disfrutaron de ocio y recreo el pasado año. El total de ayudas a la infancia representan un 67’7% de las asistencias y casi el 100% de todos los auxiliados presentan algún tipo de afectación física y sobre todo emocional. 

Las principales causas  de la pobreza que desprende el estudio de la Creu Roja son la desocupación laboral, la precariedad de los trabajos, la feminización de la pobreza y la capacidad o incapacidad de algunas personas.

Estos hechos conllevan consecuencias como la dependencia de las ayudas, la pobreza hereditaria, problemática con las cotizaciones y empeoramiento de la salud. Según Millán, desde el tejido empresarial «se ha de contribuir a tener trabajos dignos» porque «todas las personas somos dignas pero no todas vivimos con dignidad».

Todo Salou pobre

Lo que ha alarmado del estudio a su cocreadora y coordinadora de la Creu Roja, Anna Sabaté, es que desde que empezó la crisis en el 2009, en sólo un año «se duplicaron los atendidos», aumentando exponencialmente hasta llegar a la cifra actual, unas 27.000 personas. «El número equivale a como si toda la población de Salou fuera pobre», declaró Sabaté. La coordinadora también habló de los ‘trabajadores pobres’: 1 de cada 4 atendidos tienen trabajo pero aun así no cubren sus necesidades básicas. De modo que la Creu Roja se implica en ofrecerles ayudas directas, como son alimentación, necesidades básicas, auxilio en la exclusión residencial y en la escolar. 

También se ocupan de la alimentación infantil. Ofrecen becas de comedor, ayudas en la alimentación en la ESO y en período extraescolar. También ofrecen comida para recién nacidos y ‘meriendas saludables’ para los niños. 

Durante el año 2016, se destinaron 766.000 euros de los ingresos propios de la Creu Roja para esta finalidad, más un extra de 1 millón de euros. Sabaté aseguró que «creemos en el empoderamiento de las personas», por lo que continuamente tratan tanto de encontrar trabajo a quienes les piden ayuda como a ocuparse de sus hijos. «Queremos poner voz a todas estas personas» y «darles dignidad», expuso Sabaté convencida. Desgraciadamente, «muchas de las personas nuevas en la exclusión social han venido para quedarse», declaró.

La coordinadora también exploró la parte más humana, lo que hay tras las cifras. Según Sabaté, «la primera entrada en la institución es muy importante», además, «te identificas mucho con ellos porque son tus vecinos». En palabras de Sabaté, «todo el voluntariado se ha volcado» en atender a las personas que iban a pedir ayuda.

Es más, tratando de desmentir mitos y prejuicios establecidos, la coordinadora aseguró que «nadie cruza la puerta para pedir si no lo necesita». En la sede de la Creu Roja cuentan con salas de atención individual donde la persona «manifiesta su problemática por primera vez, siempre en la intimidad y de manera digna», afirmó Sabaté. En opinión de la coordinadora, «las personas no quieren caridad, quieren trabajar», dijo, «en el momento en que tienen algún ingreso avisan corriendo».

Apoyo emocional

Y aunque no cuentan con equipo de psicólogos, sí que les aportan «soporte emocional para que puedan salir adelante», declaró. La Creu Roja da citas para recoger la comida, porque según la coordinadora, es muy importante «que no se encuentren en una cola para pedir alimento». 
También ofrecen tarjetas de prepago de supermercados y de tiendas de ropa para que puedan «ir a comprar con dignidad y nadie sepa si son pobres o no», afirmó Sabaté. 

Cada Navidad, «los Reyes Magos les traen juguetes nuevos a los niños», dijo la coordinadora, además de hacer hincapié en que las situaciones son «tan duras y tan cercanas» que «en ocasiones el propio personal necesita apoyo emocional». 

Temas

  • pobreza
  • creu roja

Comentarios

Lea También