Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mitad de los Ayuntamientos de Tarragona cederán locales el 1-O

Puigdemont reúne a 60 alcaldes y 32 ediles de otros tantos municipios de la demarcación. Se comprometen a ‘colaborar en todas aquellas actuaciones que desde elGovern se nos requieran’

Xavier Fernández

Whatsapp
El acto se desarrolló en el paraninfo de la UB. Foto: Jordi Bedmar

El acto se desarrolló en el paraninfo de la UB. Foto: Jordi Bedmar

A tres meses del 1 de octubre, fecha prevista para la celebración del referéndum sobre la independencia, el Govern buscó ayer el apoyo del mundo local para escenificar que no está solo y para reiterar que no tiene intención de dar marcha atrás, diga lo que diga y haga lo que haga el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Más de quinientos alcaldes (Catalunya tiene 947 municipios) se pusieron ayer al servicio de la Generalitat y, en un acto solemne, se comprometieron a ceder sus locales para el día del referéndum, en un momento en que el 1-O es una incógnita y en el que han saltado todas las alarmas en el mundo secesionista, pues Puigdemont no ha aclarado (se prevé que lo haga el martes) de dónde va a sacar las urnas, cómo piensa confeccionar el censo, quién va integrar la junta electoral y cómo esquivará al Constitucional.

Según fuentes de la AMI (Associació de Municipis per la Independència), coorganizadora del acto junto a la ACM (Associació Catalana de Municipis i Comarques), asistieron 60 alcaldes y 32 concejales de otros tantos municipios de la demarcación de Tarragona. Por tanto son la mitad de los 183 de la demarcación.

Puigdemont advierte: ‘Les molestamos, les damos miedo y más miedo les daremos’

Aunque no se firmó el manifiesto, la presencia en el acto suponía asumir el punto 2 de la declaración que muestra textualmente «nuestra predisposición y compromiso a colaborar en todas aquellas actuaciones que desde el Govern se nos requieran, y por eso, en el momento que se haga la convocatoria, pondremos a disposición de la organización del referéndum los locales habituales donde se celebran todas las contiendas electorales en nuestros municipios».

Entre los diez municipios más poblados de Tarragona asistieron los alcaldes de Valls, Albert Batet; y Amposta, Adam Tomàs. El de Tortosa, Ferran Bel, no acudió pero manifestó su apoyo explícito al contenido del documento. El de Vila-seca, Josep Poblet, no pudo asistir por motivos personales. En representación de Reus estuvo la primera teniente de alcalde, Monserrat Vilella.

No hicieron acto de presencia, como era de prever, ya que no han mostrado su apoyo al proceso independentista los alcaldes de Tarragona, El Vendrell, Salou y Calafell. La alcaldesa de Cambrils no figuraba en la lista de la AMI de alcaldes presentes. 
Sí que acudieron los máximos representantes de las otras cuatro capitales de comarca: Montblanc, Móra d’ebre, Gandesa y Falset, según fuentes de la AMI.

La dureza de Puigdemont

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, reivindicó el derecho de los catalanes a decidir su futuro en las urnas el 1-O y sostuvo que el Estado reacciona con amenazas porque se ha dado cuenta tarde de que el proceso soberanista va en serio. «Les molestamos, les damos miedo y más miedo les daremos», afirmó. 

Al clausurar el acto de apoyo al referéndum, aseguró que «el Estado tiene un problema con la democracia» y que además tiene miedo de que los catalanes se expresen en un referéndum. 

También tomaron la palabra diferentes alcaldes –uno por cada veguería–, que ven la celebración del referéndum como una «prioridad». De Tarragona fueron Agnès Ferré (alcaldesa de La Bisbal del Penedès), Cori Monlleó (alcaldesa de Ulldemolins) y Jordi Jardí (alcalde de Tivissa).

«Firmeza, determinación, convicción y hasta el final», concluyó la alcaldesa de Berga (Barcelona), Montserrat Venturós, que fue encausada por no descolgar la estelada en periodo electoral.

Temas

Comentarios

Lea También