Dan el visto bueno a ocho parques eólicos proyectados en el Camp de Tarragona

La Ponencia de Energías Renovables desestima el emplazamiento de siete centrales y cuatro siguen en trámite

ACN

Whatsapp
Vista general d'un parc eòlic al nord de la Conca de Barberà. ACN

Vista general d'un parc eòlic al nord de la Conca de Barberà. ACN

En el Camp de Tarragona, las promotoras energéticas han presentado 20 proyectos para construir nuevos parques eólicos. Dieciséis se concentran en la Conca de Barberà (algunos compartidos con la Anoia y la Segarra) y el resto en el Baix Camp, en Vandellós-l'Hospitalet de l'Infant. La Ponencia de Energías Renovables, que hace una primera criba de la viabilidad, ha dado luz verde a ocho y ha desestimado ocho.

Estos últimos son Montañas de los Muntanyes dels Burgans, Planelles y el Motarro II, en Tivissa-Vandellòs; i Puig de Gaigs, Pla Serè, Pla del Codony, Serra Guixeres i Conca de Barberà IV en diferentes municipios de la Conca de Barbera. También hay en esta comarca tres parques de once y doce molinos, de 66 y 72 MW de potencia, que se están tramitando por vía ministerial.

Los parques que han recibido un acuerdo favorable de la Ponencia por su ubicación son Vandellós, Trilla, Seré, Ondana, Portezuela, Planes de Almenara, Redondo y Conca de Barberà III. Suman 63 nuevos aerogeneradores que producirán más de 280 MW de potencia. Actualmente, en estas dos comarcas tarraconenses junto con el Priorat y el Alt Camp, hay 240 molinos de viento en funcionamiento, repartidos en 14 centrales.

El órgano colegiado también evalúa seis proyectos de nuevos parques solares, de los cuales tres han recibido un informe de emplazamiento favorable. Se proyectan en Vila-seca y Constantí (Tarragonès) y l'Arboç (Baix Penedès) en poco más de 35 hectáreas. Hay tres parques más pendientes de pasar el trámite en Vila-seca (Tarragonès), Cambrils (Baix Camp), y Sarral (Conca de Barberà).

Los grupos ecologistas de la Conca de Barbera y de la Baixa Segarra denuncian la masificación que sufre esta zona y aseguran que el modelo de energía eólica implantado en la última década no ha supuesto ningún desarrollo socioeconómico. "No ha frenado el despoblamiento, sino que ha ayudado. Cuando llueve enseguida se va la luz, no ha habido ninguna mejora con un suministro continuado y de calidad", lamenta Jordi Pasalaigua, miembro de Sobirania Energètica de la Baixa Segarra. Según su parecer, las centrales eólicas tampoco han creado puestos de trabajo, tal como prometían las empresas explotadoras, puesto que estas han subcontratado el mantenimiento de las instalaciones.

Pasalaigua también señala que el decreto 16/2009 no regula las compensaciones económicas que reciben los propietarios de los terrenos o los ayuntamientos por la instalación de los aerogeneradores y critica que detrás de las compañías hay oligopolios que solo buscan "grandes beneficios". "Tanto la Conca de Barbera, como la Terra Alta, el Baix Ebre o la Segarra, son zonas sobresaturadas.  Hay muchas zonas de Catalunya que también son buenas y no se ha presentado ningún proyecto, como en el Montseny", ha apuntado el ecologista. Por eso, denuncia que el Gobierno no haya planificado mejor el mapa eólico del país. "Estas grandes empresas buscan sol barato – que es el agrícola-, poca oposición social en zonas despobladas con núcleos pequeños. Con el decreto, la Generalitat ha dicho a las empresas promotoras que presenten los proyectos donde, como y cuando quieran", completa.

Así mismo, el miembro de Sobirania Energètica de la Baixa Segarra subraya las incoherencias de la Ponencia de Energías Renovables por el hecho que ha tumbado el parque del Seré y del Codony, y en cambio, ha dado luz verde al Plan Seré. Se trata de tres centrales situadas en los términos municipales de les Piles, Conesa y Santa Coloma de Queralt, una junto a la otra. "No sabemos los criterios que usa la Ponencia para dar el emplazamiento viable o no. En dos ha dictaminado que era inviable por motivos de conectividad biológica y en el otro no", argumenta.

Por todo ello, los ecologistas tienen previsto presentar alegaciones a los anteproyectos y preguntas al Departamento de Territorio y Sostenibilidad para averiguar si se han renovado autorizaciones administrativas antiguas. Tampoco descartan acciones más contundentes, como por ejemplo cortes de carretera para mostrar su oposición en los nuevos parques eólicos proyectados en el territorio.

80 MEUR de ingresos

Por su parte, la Asociación Eólica de Catalunya, EolicCat apunta que los parques eólicos que la Ponencia de Energías Renovables ha declarado viables supondrán ingresos de 78,9 millones de euros para los municipios del Camp de Tarragona y las Terres de l'Ebre donde se instalen así como la creación de 68 lugares del trabajo directos, además de los derivados de la construcción de los parques – unos 270 en toda Catalunya-. La cifra incluye los impuestos que recaudarán los ayuntamientos (ICIO, IAE y BICE) y los millones de euros que corresponden al alquiler de los terrenos donde se instalan los aerogeneradores, durante los 25 años de vida útil que tienen. La entidad desglosa que los ingresos serán de 31,3 millones de euros a la Ribera d'Ebre, 25,6 en la Conca de Barberà, 13,8 en la Terra Alta, 4,6 millones de euros en el Baix Camp y 3,6 en el Baix Ebre.

Temas

Comentarios

Lea También