Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mitad de tarraconenses no pueden irse de vacaciones ni una semana al año

Tarragona es la provincia donde la población se priva más. Las Terres de l’Ebre vuelven a ser el ámbito de Catalunya peor parado 
 

Raúl Cosano

Whatsapp
Irse de vacaciones es a día de hoy imposible para muchas familias. Foto: Lluís Milián

Irse de vacaciones es a día de hoy imposible para muchas familias. Foto: Lluís Milián

Uno de los indicadores más significativos utilizados en las encuestas de condición de vida es la privación económica. También en esa faceta las comarcas tarraconenses no salen bien paradas. Tarragona es la provincia que más privaciones materiales sufre. En las Terres de l’Ebre, el 66,4% de la población reconoce padecer una privación o más. En el Camp de Tarragona, la cifra es del 51,5%. Son datos que están sobradamente por encima de la media catalana, ubicada en el 43,4%. Por tanto, otra vez se repite la dinámica: las peores rentas –que posteriormente se traducen en pensiones de jubilación más bajas– obligan a ajustarse mucho más el cinturón. 

«Este año las vacaciones han sido en casa. No hemos podido ir de viaje a ningún sitio para ahorrar, ni en Semana Santa ni en verano», reconoce Marta. Su testimonio es compartido por muchos otros, en un signo de los tiempos de precariedad. En plena época estival, con mucha gente ya de vacaciones o pensando en ellas, la encuesta de Idescat ofrece un dato revelador. Más de la mitad de tarraconenses –en concreto, el 52%– no pueden permitirse marcharse de vacaciones ni siquiera una semana al año. Los vecinos de las Terres de l’Ebre son los que peor lo pasan al respecto: el 61,7% no pueden permitirse marcharse. Es el ámbito territorial con un peor registro de toda Catalunya. 

Peor que la media
En el Camp de Tarragona, el 43,9% de personas, según la encuesta, no se pueden permitir ese ‘lujo’ vacacional. El Penedès, el otro territorio que se incluye en la provincia, muestra un dato también elevado, del 44,5%. 

En cualquier caso, esas tres estadísticas están muy por encima del registro medio catalán, donde únicamente tres personas de cada diez –el 29,7%– reconocen que no se pueden marchar ni siete días de vacaciones.

Otros indicadores muestran las restricciones que padecen las familias a la hora de gestionar la economía doméstica. El gasto medio mensual de la vivienda principal en Catalunya se sitúa en 367,8 euros. Tanto el Camp de Tarragona (279,1 euros) como las Terres de l’Ebre (301,2) muestran cifras muy inferiores a esa media y se erigen, por tanto, en ejemplos de obligada austeridad, a pesar de que mostraron mejoras en relación a la anterior edición de la encuesta. El área metropolitana de Barcelona es la que ostenta un registro más elevado, ubicado en 393,3 euros de desembolso medio mensual. 

Temas

Comentarios

Lea También