Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La nieve cuaja únicamente en las cotas más altas de la demarcación

Las temperaturas generosas de ayer fundieron rápidamente el rastro que el temporal dejó el viernes por la noche a excepción de Prades, donde se acumularon 10 centímetros de nieve

Montse Plana

Whatsapp
Un vecino de Prades retirando la nieve de las calles ayer por la mañana. Foto: Pere Ferré

Un vecino de Prades retirando la nieve de las calles ayer por la mañana. Foto: Pere Ferré

Parecía que este año la primavera se había avanzado en el calendario, una sensación que este fin de semana se ha desvanecido momentáneamente con el temporal de nieve que barrió entre el viernes por la noche y la mañana de ayer el Prepirineo, la Catalunya Central y también las cotas altas del prelitoral de Tarragona, aunque en este último caso, de forma débil.

En el Camp de Tarragona, las zonas afectadas por la nieve fueron los puntos elevados del Alt Camp, Conca de Barberà, Baix Camp y Priorat, y en les Terres de l’Ebre, en la zona dels Ports y el Caro, con nevadas hasta los 600 metros de altitud.

No obstante, la nieve únicamente cuajó en las cotas más altas y ayer al mediodía solo quedaba rastro del temporal en los picos de montaña y en Prades, el municipio más afectado. De hecho, según el Servei Català de Trànsit, no fue necesario cortar carreteras, y es que con el sol y las generosas temperaturas la nieve se fundió rápidamente y sin formar placas de hielo.

Disfrutando en Prades

Aprovechando la calma de después del temporal, decenas de familias de las comarcas de Tarragona se acercaron ayer por la mañana hasta Prades para disfrutar de la nieve con los más pequeños. Muchos aparcaron en el pueblo y fueron a la plaza Major a hacerse la típica foto de postal al lado de la fuente, mientras que otros optaron por estacionar en los campos más inmediatos y pisotear la nieve aún virgen.

No fue una gran nevada, «solo una pequeña blanqueada», explicaba ayer la concejal de Turismo del municipio, Judit Olivé, desde detrás del mostrador del bar Tomaset, en la plaza Major. Aun así, los 10 centímetros acumulados por la nevada en Prades, la primera de la temporada, atrajo a un buen número de curiosos hasta este pequeño pueblo del Baix Camp.

Era el caso de Jose y Eva, una pareja de Tarragona que ayer por la mañana decidieron coger el coche y acercarse con sus dos hijos de 8 años, Julia y Pau, hasta la nieve. «Cuando hay temporal siempre vamos a Mont-ral, pero esta vez hemos tenido que hacer unos kilómetros de más y llegar a Prades», explicaba Jose mientras sus dos hijos se divertían.

De hecho, ayer por la mañana únicamente quedaba nieve en las cercanías de Prades y Vilanova de Prades. En Capafonts, por ejemplo, que se encuentra a poco más de siete kilómetros del municipio, la blanqueada solo se evidenciaba con una fina capa que cubría los tejados y los campos.

Otra familia de la demarcación que ayer también se animó a jugar con la nieve fue la de Juan Francisco y Raquel, de El Vendrell, sus dos hijos de 8 i 5 años, Pau y Alba, y un amigo de estos, Adrià. «En verano subimos regularmente a Prades, y durante el invierno, siempre que nieva», explicaban.

Poca nieve en otras zonas

La nieve también se hizo notar en otros puntos de la demarcación de Tarragona, aunque de forma muy débil, dejando ligeramente teñidas de blanco las puntas de los Ports de Tortosa-Beseit y el Montcaro, en las Terres de l’Ebre.

En el caso de la Conca de Barberà, la nieve se dejó ver en las cotas más altas como Belltall, donde los tejados se quedaron blanqueados, mientras que en el Alt Camp la nevada fue casi residual, con una mayor incidencia en la sierra de Montagut, término municipal de Querol.

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También