La ola de calor amenaza a más de 71.000 tarraconenses

El episodio de temperatura extrema alcanza con toda su intensidad Tarragona hoy y mañana. Las diez comarcas están en alerta. Los mayores de 75 años, el colectivo más afectado

Xavier Fernández José / EFE

Whatsapp
Móra d’Ebre registró ayer 34 grados. Hoy se acercará a los 40. FOTO: joan revillas

Móra d’Ebre registró ayer 34 grados. Hoy se acercará a los 40. FOTO: joan revillas

«Con este calor me canso mucho. A veces me cuesta respirar y tengo mucho sueño, quiero dormir todo el día. Puedo hacer alguna cosa pero me agoto enseguida. No tengo ni una pizca de hambre, solo sed». Así se siente Antonio, un tarraconense de 94 años de edad. La Generalitat advirtió ayer que las personas de más de 75 años son uno de los colectivos que más perjudicados pueden resultar por la ola de calor si no toman medidas. En la demarcación hay 71.266 personas que ya han alcanzado o superado esa edad. 

Otros colectivos especialmente vulnerables son los enfermos crónicos y los niños. El episodio de calor extremo azota Catalunya desde el martes pero incidirá especialmente en Tarragona hoy y mañana. La temperatura máxima prevista son los 37 grados de Móra d’Ebre a las 3 de la tarde.

Ayer se reunió la cúpula de los servicios de emergencia de la Generalitat y el conseller de Interior, Miquel Buch, registró en el Parlament un plan de choque dada la situación meteorológica. El plan contempla la aplicación de medidas «inmediatas para que los recursos humanos, los medios técnicos y las infraestructuras sean las adecuadas» para hacer frente a posibles emergencias sanitarias o a incendios.

La Generalitat cerrará mañana los accesos al macizo del Montsant y a los Ports de Tortosa 

Protección Civil decidió mantener la alerta ya que se espera que la ola de calor se mantenga hasta el sábado y recordó los ya habituales consejos a la ciudadanía, como beber mucha agua, evitar salir a la calle en las horas de máximo calor, estar fresco en casa y pensar en los mayores: «Se recomienda especialmente visitar una vez al día, en la medida de lo posible, a familiares o personas mayores que viven solas para vigilar que se hidraten y sigan los consejos ante las temperaturas elevadas».

En ese sentido, el coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Cronicidad y Dependencia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), Javier Benítez, insta a los cuidadores a estar atentos ante los síntomas del golpe de calor, como son el aturdimiento, convulsiones, calambres musculares, debilidad o aumento de la temperatura corporal hasta los 40-41 grados con la piel seca.

37º. Se alcanzarán hoy en Móra d’Ebre, la temperatura más alta de Tarragona. Mañana se llegará a los 40º

En el caso de los niños, Reyes Novoa, miembro del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría, explica que lo recomendable es mantenerles hidratados, evitar que salgan en las horas centrales del día, y vestirles con ropas holgadas de colores claros y siempre con un gorro o sombrero.

El Col·legi Oficial d’Infermeres i Infermers de Tarragona (Codita) recuerda, por su parte, que «es importante tener cuidado de bebés y niños, personas mayores y con enfermedades crónicas, especialmente de tipo respiratorio, porque les afecta especialmente el calor. Por ello, se recomienda mantenerse en contacto frecuente con personas mayores o enfermas que viven solas o aisladas».

El Codita insiste en que «el golpe de calor aparece a menudo en personas que realizan trabajos en la vía pública o en el campo en las horas de mayor insolación: se reconoce porque provoca malestar, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, respiración acelerada, confusión, o, incluso, delirio. La persona se siente mal de forma repentina, sin una causa aparente, y en algunas ocasiones la situación se puede complicarse hasta requerir ingreso hospitalario».

El año pasado se produjeron en el Estado español 42 muertes atribuibles a un golpe de calor, 22 más que en 2017, según los datos del Ministerio de Sanidad. En Francia fue todavía peor: hubo 40 fallecidos en una sola semana. 

Más allá del riesgo para la salud, el calor incrementa el peligro de incendios, como se demostró ayer mismo con el pavoroso fuego de la Ribera d’Ebre. La Generalitat ha extendido la prealerta a las diez comarcas de Tarragona y mañana cierra los accesos al macizo del Montsant y los Ports de Tortosa. La baja humedad y el alto calor son una chispa que se enciende con desgraciada facilidad.

Temas

Comentarios

Lea También