Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La opinión de los líderes vecinales: «Sólo les importa los votos, sin mirar sus capacidades»

¿Las asociaciones funcionan como trampolín o los partidos buscan gente activa?

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo de la candidatura de Junts per Tarragona, con el fichaje de Elvira Vidal, líder vecinal de Solimar. FOTO: Cedida

Imagen de archivo de la candidatura de Junts per Tarragona, con el fichaje de Elvira Vidal, líder vecinal de Solimar. FOTO: Cedida

Las puertas giratorias entre entidades vecinales y partidos políticos no acaban de convencer a más de uno. ¿Los presidentes utilizan la asociación como trampolín para entrar en política? ¿O es que los partidos buscan perfiles activos de la ciudad para sus listas? Los líderes vecinales de Tarragona opinan sobre este fenómeno que ocurre desde hace años. En las últimas elecciones municipales (2015), fueron cuatro los presidentes de entidades vecinales que formaban parte de listas electorales: dos por CiU, uno por el PSC y otro por Ciutadans. Este 2019, el número aumenta considerablemente. Cabe recordar que Tarragona es la segunda ciudad de España con más asociaciones de vecinos por habitante. Por delante está Marbella.

Roser Barrio, miembro de la junta de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona, opina que «los partidos políticos van a buscar a los que mejor lo hacen. Cuando ven que trabajas de manera activa por el barrio, quieren que trabajen con ellos». Las declaraciones de Barrio demuestran que los compañeros de Cristina Berrio avalan su salto a la política. 

No opinan igual todas las entidades. Gemma Fusté, presidenta de la Federació de Veïns de Llevant, opina que «una cosa es que después de años y años trabajando por un barrio, decidas dar el salto para trabajar desde dentro. La otra es utilizar una asociación de vecinos como plataforma personal para conseguir determinados intereses. Esto es casi denunciable». Fusté cree que «los partidos se equivocan si piensan que los barrios votarán a sus representantes cuando pasan a la política. El efecto es el contrario. La gente está harta».

Por su parte, Jacinto Moreno, presidente de la Federación de vecinos Siglo XXI, asegura que «los presidentes nos ponemos al frente de las entidades para trabajar para el ciudadano, no para conseguir intereses privados. A partir de aquí, cada uno debe hacer lo que quiera». Moreno opina que las asociaciones de vecinos «casi siempre han estado politizadas».

¿Estrategia política?
Más contundente se muestra Núria Sabat, presidenta de la Associació de Veïns Tarragona Centre, quien asegura que «los partidos solamente buscan los votos, nada más. No miran las capacidades que tienen las personas que escogen para sus listas. A esto se le llama política de imagen». Sabat cree que hay dos tipologías: «Los líderes vecinales que son camelados por cuatro palabras de los políticos, y los trepas, que luchan por un puesto en las listas».

Carmen Puig, presidenta de la Associació de Veïns del Barri del Port, define este fenómeno como un «lastre» y no se muestra partidaria. «Deberían salir de las asociaciones si tienen inquietudes políticas», opina Puig, quien añade que «quizás es una estrategia de los políticos para taparnos la boca». Cabe destacar que son muchos los presidentes de entidades vecinales que aseguran que los partidos políticos les han ido a buscar, pero que han declinado la invitación.

Temas

Comentarios

Lea También