Más de Tarragona

La oposición carga contra el pacto de Ricomà

Los partidos están preocupados por cómo afectarán las contradicciones de los socios al gobierno

REDACCIÓN

Whatsapp
Ayer por la mañana, representantes del PSC de la demarcación
de Tarragona, en la Casa Joan Miret. FOTO: TARRAGONA RÀDIO

Ayer por la mañana, representantes del PSC de la demarcación
de Tarragona, en la Casa Joan Miret. FOTO: TARRAGONA RÀDIO

Las reacciones por parte de los partidos de la oposición no se hicieron esperar ante el pacto de gobierno de ERC, CUP y Junts. La mayoría de los grupos municipales señalan a la formación anticapitalista como el principal problema para la ciudad y aseguran que las contradicciones entre los socios de gobierno acabarán pasando factura a la ciudad.

El primero en salir a la palestra fue el exalcalde socialista, Josep Fèlix Ballesteros, quien criticó el pacto de gobierno y lamentó que «hayan estado dos años hablando de sillas y sueldos, en lugar de los temas que interesan a la ciudad». Ballesteros aseguraba que debería alegrarse de que la CUP entrase en el ejecutivo municipal «porque es la demostración de que irá mal». No obstante, el exalcalde, «como tarraconense», mostró su rechazo a la ampliación del gobierno y criticó la poca sintonía de Ricomà con los vecinos y con la química. También se quejó de que no haya proyecto turístico.

Por su lado, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Tarragona, José Luis Martín, recriminaba al alcalde que «después de dos años de un gobierno débil e incapaz de gestionar la ciudad, Tarragona no solo ha perdido la oportunidad de liderazgo, sino que se ha visto obligada a renunciar a la recuperación económica para pasar a preocuparnos de que no nos atraquen o de que no nos ocupen la vivienda». Martín lamentaba que Tarragona será conocida como la única capital gobernada por la CUP y reprochó al alcalde haberse librado de la cartera de Cultura. Por otro lado, el líder del PP criticó la incorporación de Junts «por las brechas» que hay entre los partidos del pacto relacionadas con el planteamiento urbanístico.

Cs: «No es un socio leal»

En la misma línea, Lorena de la Fuente, de Ciutadans, se mostraba preocupada por «como afectarán las contradicciones de los programas de los socios a la gestión de la ciudad en cuestiones como el urbanismo o el modelo de seguridad», y se mostró convencida de que «el nuevo pacto deja claro que ERC no es un socio leal».

Finalmente, Sonia Orts, concejal no adscrita y exportavoz de Cs, aseguraba que «Ricomà ha convertido el gobierno de Tarragona en un circo», y añadía que «es una vergüenza y un insulto para todos los ciudadanos que, con la que está cayendo, su única prioridad sea mantener su sillón sin pensar en los problemas reales». Orts se mostró muy contundente afirmando que «el alcalde hoy nos deja claro que no es una persona de fiar».

Temas

Comentarios

Lea También