La oposición de Tarragona bloqueará la subida de impuestos

Los Comuns y el PSC defienden que no es momento de incrementar la presión fiscal a las familias

ACN

Whatsapp
Sandra Ramos, durante la rueda de prensa. ACN

Sandra Ramos, durante la rueda de prensa. ACN

El gobierno municipal de Tarragona no podrá aprobar la subida de impuestos que quería hacer de cara al 2022 después de que el PSC y En Comú Podem Tarragona hayan anunciado este martes su voto negativo en el pleno previsto para el 2 de noviembre.

El ejecutivo promueve un incremento del 3,9% del IBI y del 5% de la tasa de basura, pero los grupos de la oposición -mayoritarios al consistorio- no están de acuerdo y consideran que en el contexto actual "no es el momento". Ante el escenario de reducción de ingresos y de incremento de gastos expuesto por el equipo de gobierno, la oposición apuesta por usar el remanente de tesorería en ninguna parte de incrementar la presión fiscal. El Partido Popular o Ciutadans también ya habían anunciado su voto negativo en esta cuestión.

"Saliendo de una pandemia no es el momento", ha afirmado la portavoz del PSC, Sandra Ramos. La socialista ha instado al equipo de gobierno a utilizar el remanente de tesorería. La cifra todavía se desconoce, pero el año pasado fue de 12 MEUR. Según el concejal de Servicios Sociales, Jordi Fortuny, faltarían unos 3,5 MEUR para cuadrar los números y por eso apuesta por aumentar la fiscalidad. "Será difícil de explicar que con superávit cargamos la ciudadanía con más impuestos", ha sostenido Ramos. A su parecer, no se trata de un "discurso técnico", como defiende el ejecutivo local, sino "político". En este sentido ha dejado claro que, usando el remanente, se podrán garantizar "todos los servicios".

A la vez, ha cargado por la "falta de planificación" a la hora de formular unas cuentas que los socialistas dicen que todavía no han visto. Finalmente, Ramos ha reclamado que se vuelva a convocar la Mesa Estratégica de Desarrollo Económico que se celebró en el mes de abril del año pasado.

En una línea muy similar se ha expresado la portavoz de En Comú Podem Tarragona, Carla Aguilar-Cunill. "Nuestro voto será negativo. Estamos en contra de la subida de impuestos que plantea el gobierno. Este año está siendo muy duro para las familias de la ciudad. Es un error cargarlas a ellas con la responsabilidad de ajustar presupuestariamente la ciudad por el año que viene", ha manifestado. El voto de la única concejala de los comunes es determinante en la hora de decantar la balanza de la votación hacia un lado u otro. Por lo tanto, con el voto en contra de la formación progresista, el gobierno municipal no tiene mayoría para aprobar las ordenanzas.

Además, ya pensando de cara a la votación de los presupuestos del 2022, Aguilar-Cunill ha reclamado al ejecutivo aumentar la partida por la adquisición de vivienda municipal, un plan de desarrollo de diferentes zonas de la ciudad y la creación de un servicio de dentista municipal. Con todo, espera poder conocer la propuesta de las cuentas para poderla analizar y decidir, entonces, el sentido del voto de su formación.

Temas

Comentarios

Lea También