Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona POLÍTICA

La oposición de Tarragona teme que el Mercat dependa 'de una empresa que no paga'

Albert Abelló (CDC) lamenta que el recinto 'abra en enero con el 50% de la superficie comercial aún vacía'. C's y ERC dudan del cumplimiento de las fechas y la CUP critica el pago de 5,4 millones

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de este martes del estado de las obras de reforma del Mercat Central

Imagen de este martes del estado de las obras de reforma del Mercat Central

Los cinco partidos de la oposición del Ayuntamiento de Tarragona (C’s, ERC, CDC, CUP e ICV) lamentan que las obras de reforma del Mercat Central «están en manos de una empresa que está en una grave situación económica» como es Corsan Corviam, una firma que a lo largo de los últimos meses se ha visto implicada en casos como el de los Pujol o una presunta malversación en la construcción del AVE a Barcelona. En gran parte por ello, el primer pago de la reversión del aparcamiento a manos municipales se destinará a las empresas subcontratadas, para que de esta manera se reactiven las actuaciones y que éstas puedan estar listas el próximo 15 de diciembre. 

‘Contradicciones’
«La situación de la empresa no nos permite ser optimistas con las fechas previstas, pero la nota positiva es que el primer fraccionamiento de 750.000 euros sea para las empresas proveedoras» indica el portavoz del grupo municipal de Ciutadans, Rubén Viñuales. 
Por su parte, Pau Ricomà (ERC) se muestra «preocupado» por las «contradicciones» del equipo de gobierno. «Mientras el alcalde dice que las obras no se han parado, ahora pagamos a las empresas para reactivar las obras» indica el edil independentista, quien denuncia «el incumplimiento del Gobierno Central» en este proyecto. «Ahora lo más importante es que el edificio pueda abrir y que se puedan beneficiar los paradistas, el entorno, la oferta global del pequeño comercio y toda la ciudad» expresa el representante de la formación republicana. 
Por su parte, Albert Abelló (CDC) celebra que se desbloquee la situación, si bien pide que «ahora que tendremos la obra civil, empecemos a dotarla de contenido». El representante soberanista se refiere al hecho de que «aún falta el 50% del espacio de la planta comercial para adjudicar», un hecho que «impide que el recinto pueda ser completamente competitivo». Por ello, cree que el ejecutivo «debería dar la máxima urgencia» para completar la zona en la que también estará Mercadona. 
‘Es escandaloso’
Desde la Cup, Laia Estrada califica la operación de adquisición del aparcamiento como de «escandalosa» ya que «no tiene nada que ver con el interés público, sino para salvar a una empresa privada». La edil cupaire lamenta que el ejecutivo local «siempre vote en contra de las propuestas para remunicipalizar servicios y que, en cambio ahora, se gaste esta cantidad de dinero para una obra que era innecesaria». 
Finalmente, Arga Sentís (ICV) asegura que la operación «es un nuevo paso de una gestión nefasta y kafkiana» que, a su juicio, «sólo buscar acabar el Mercat antes de que la empresa cese su actividad, ya que se encuentra en una situación económica muy grave. Es muy preocupante que estemos en manos de una compañía que está al límite de la quiebra», argumenta la concejal de la formación ecosocialista, quien  considera que la del Mercat es una obra «faraónica». 

Los cinco partidos de la oposición del Ayuntamiento de Tarragona (C’s, ERC, CDC, CUP e ICV) lamentan que las obras de reforma del Mercat Central «están en manos de una empresa que está en una grave situación económica» como es Corsan Corviam, una firma que a lo largo de los últimos meses se ha visto implicada en casos como el de los Pujol o una presunta malversación en la construcción del AVE a Barcelona. En gran parte por ello, el primer pago de la reversión del aparcamiento a manos municipales se destinará a las empresas subcontratadas, para que de esta manera se reactiven las actuaciones y que éstas puedan estar listas el próximo 15 de diciembre. 

‘Contradicciones’

«La situación de la empresa no nos permite ser optimistas con las fechas previstas, pero la nota positiva es que el primer fraccionamiento de 750.000 euros sea para las empresas proveedoras» indica el portavoz del grupo municipal de Ciutadans, Rubén Viñuales. 

Por su parte, Pau Ricomà (ERC) se muestra «preocupado» por las «contradicciones» del equipo de gobierno. «Mientras el alcalde dice que las obras no se han parado, ahora pagamos a las empresas para reactivar las obras» indica el edil independentista, quien denuncia «el incumplimiento del Gobierno Central» en este proyecto. «Ahora lo más importante es que el edificio pueda abrir y que se puedan beneficiar los paradistas, el entorno, la oferta global del pequeño comercio y toda la ciudad» expresa el representante de la formación republicana. 

Por su parte, Albert Abelló (CDC) celebra que se desbloquee la situación, si bien pide que «ahora que tendremos la obra civil, empecemos a dotarla de contenido». El representante soberanista se refiere al hecho de que «aún falta el 50% del espacio de la planta comercial para adjudicar», un hecho que «impide que el recinto pueda ser completamente competitivo». Por ello, cree que el ejecutivo «debería dar la máxima urgencia» para completar la zona en la que también estará Mercadona. 

‘Es escandaloso’

Desde la Cup, Laia Estrada califica la operación de adquisición del aparcamiento como de «escandalosa» ya que «no tiene nada que ver con el interés público, sino para salvar a una empresa privada». La edil cupaire lamenta que el ejecutivo local «siempre vote en contra de las propuestas para remunicipalizar servicios y que, en cambio ahora, se gaste esta cantidad de dinero para una obra que era innecesaria». 

Finalmente, Arga Sentís (ICV) asegura que la operación «es un nuevo paso de una gestión nefasta y kafkiana» que, a su juicio, «sólo buscar acabar el Mercat antes de que la empresa cese su actividad, ya que se encuentra en una situación económica muy grave. Es muy preocupante que estemos en manos de una compañía que está al límite de la quiebra», argumenta la concejal de la formación ecosocialista, quien  considera que la del Mercat es una obra «faraónica». 

 

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También