Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La oposición rechaza los urinarios y pide reubicarlos por Santa Tecla

Sólo la CUP relativiza el impacto, mientras que los otros partidos se suman a las críticas de CiU. El gobierno local reconoce la ´complejidad´ del caso pero defiende su uso
Whatsapp
Imagen de ayer al mediodía de un ciudadano orinando en el urinario al aire libre que ya está instalado en la Plaça de la Font. Foto: Alba Mariné

Imagen de ayer al mediodía de un ciudadano orinando en el urinario al aire libre que ya está instalado en la Plaça de la Font. Foto: Alba Mariné

Los partidos de la oposición del Ayuntamiento de Tarragona rechazan que los urinarios públicos de las fiestas estén instalados junto a los monumentos. Por ello, C’s, ERC, PP e ICV se sumaron ayer a las críticas realizadas el domingo por CiU, y exigen al equipo de gobierno que cambie su ubicación de cara a las celebraciones de Santa Tecla del mes de septiembre. Sólo la CUP restó importancia a la polémica.

El portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, fue el más contundente de todos. El líder de la formación naranja criticó que los urinarios «son una muestra más de que el ejecutivo socialista no valora como merecen los ejes estratégicos que deben ser el turismo y el patrimonio para el futuro de la ciudad». Viñuales calificó de «increíbles y lamentables» las imágenes de turistas orinando junto a los monumentos protegidos, y aseguró que «el incivismo no se arregla con estos servicios».

En la misma línea se manifestó Pau Ricomà (ERC), quien reconoció que los urinarios «no me gustan nada» y consideró que «si queremos tener fiestas de primera, antes debemos poner lavabos en condiciones, que no discriminen a las mujeres».

Por su parte, Alejandro Fernández (PP) reconoce que «los urinarios son necesarios en época de fiestas, pero deben ubicarse en sitios que no alteren el valor estético de nuestro patrimonio».

También coincidió con las críticas la edil ecosocialista, Arga Sentís. La líder de Iniciativa remarcó que los urinarios generan «malos olores y están pensados sólo para los hombres». Además, remarcó que «los emplazamientos son poco acertados».

La única voz discordante fue la de Laia Estrada (CUP), quien pese a reconocer que «quizás sí que podrían encontrarse espacios mejores, no creo que sea una prioridad». A juicio de la edil cupaire, este hecho pone de relieve una doble circunstancia. «Primera, que todas las fiestas se organizan en el centro y, concretamente, en la Part Alta, con la masificación que esto ocasiona. Y, segundo, que hay muy pocos servicios públicos», indicó.

 

7.000 personas al día

La concejal de Patrimoni, Begoña Floria (PSC), reiteró ayer que la instalación de los urinarios «evita que la gente orine en la vía pública», y remarcó que estos servicios tienen capacidad para «7.000 personas cada día».

La edil socialista reconoció que «se trata de un tema complejo» pero criticó que «parece que las polémicas de Barcelona dominan ahora en Tarragona» y remarcó que «los servicios técnicos han determinado que haya urinarios y que estos se encuentren en lugares que estén bien visibles».

 

Críticas de la Arqueològica

Finalmente, la Reial Societat Arqueològica Tarraconense (RSAT) también lamentó la ubicación de los servicios. Pese a que no realizó una agria crítica, el representante de la entidad, Xavier Allué, sí recordó que «el posicionamiento es que no nos gusta que haya demasiado mobiliario urbano cerca de los monumentos».

Asimismo, Allué lamentó «la concepción sexista» de las instalaciones, que catalogó de «estéticamente rechazables y de utilidad cuestionable».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También